Crisis en Indiana, lucha en la cabeza del oeste y hundimiento en Philadelphia

0
68

Con la llegada de Andrew Bynum y Evan Turner parecía que los Pacers eran todavía más favoritos para arrebatarle el trono a Lebron James y sus Miami Heat, pero el regreso del All Star parece no haber sentado demasiado bien al conjunto de Indiana. La victoria en la noche de ayer en Boston ponía fin a una racha de cuatro derrotas consecutivas. Sin embargo, el problema no son solo los partidos perdidos sino las impresiones que ha dejado el líder del este. Frank Vogel es un maniático del rigor táctico y la defensa, y ambas cosas han brillado por su ausencia en los últimos días. Paul George ya no es ese jugador determinante que anota los tiros en momentos calientes, ni Hibbert ese pívot dominador que promediaba cada noche un triple doble, ni George Hill ese base fiable que dominaba siempre la situación. Únicamente David West, siempre a su nivel, y Lance Stephenson, confirmando su progresión, han estado a la altura de las expectativas en estas derrotas. La aportación desde el banquillo de jugadores como Scola o CJ Watson debe ser mucho mayor de lo que han mostrado. Ahora los Pacers, con la vuelta de Bynum a las pistas y la esperada integración de Evan Turner, tienen que volver a demostrar que esta semana ha sido solamente un desliz y son firmes candidatos a todo.

En una situación bastante más dramática están Philadelphia 76ers, cuyos últimos diez partidos se cuentan por derrotas. Thaddeus Young, Michael Carter-Williams y el sorprendente Tony Wroten son los únicos que están aportando algo cada noche a un equipo cada día más hundido. La mejor noticia que han podido recibir en la franquicia es la posible vuelta de Nerlens Noel a las canchas antes del final de esta temporada. Los Sixers tienen muchas esperanzas depositadas en la pareja que puedan formar el pívot y Carter-Williams, además de una elevada ronda en el próxima draft que les permita reconstruir la plantilla. Aunque todo apunta que hasta final de temporada, la actual será la tónica del equipo.

Tim Duncan (37) eterno estandarte de unos Spurs que marchan bien clasificados en el oeste. Fuente: CC-BY-2.0

Donde cada día se pone más interesante la situación es en la cabeza de la conferencia oeste, con cinco equipos metidos en la pelea. Oklahoma sigue dominando pero las dudas que han levantado en los últimos partidos han llevado a que San Antonio aceche con peligro. El equipo de Greg Popovich, sin hacer ruido -como siempre-, lleva siete victorias consecutivas y nueve en los últimos diez partidos. Los texanos saben que esta probablemente sea la última opción para llevarse el anillo a casa y no quieren dejarla pasar.

Quienes también han visto la debilidad del líder y quieren hacer sangre son Clippers, Warriors y Rockets. Los angelinos parece que por fin se han desquitado de esa fama de equipo de highlights y con la férrea dirección de Doc Rivers han presentado su candidatura al anillo. Blake Griffin está a un nivel espectacular lo que sumado a la vuelta de Chris Paul representan muy buenas noticias. Los Warriors también han vuelto a meterse de lleno en la pelea, a pesar de aquel inicio dubitativo de temporada. Mark Jackson ha asentado un quinteto sólido con Stephen Curry al mando y ha dado con la tecla idónea con un banquillo de muchas garantías liderado por Harrison Barnes, Jordan Crawford y Jermaine O’neal. El tercero en discordia en este grupo son Houston Rockets, que en el momento que todas sus piezas han encajado, el equipo han respondido como serio candidato al anillo. Dwight Howard vuelve a ser el pívot dominador que había sido en Orlando, James Harden continua siendo la referencia exterior, Patrick Beverley se ha asentado como base titular y Jeremy Lin ha entendido a la perfección su nuevo rol de sexto hombre.

La pelea por el título del oeste ya está servida hasta el final de temporada, luego los playoffs dictarán justicia.

Pablo Rodríguez (@pavlinrodriguez)

Dejar respuesta