Costa de Marfil y Zambia buscan la Copa de África

0
78

Costa de Marfil y Zambia protagonizarán la final de la Copa de África en Libreville (Gabón). Los Elefantes se presentan como los grandes favoritos tras llegar invictos al último partido sin haber recibido un solo gol; mientras que los Chipolopolo buscan seguir siendo la sorpresa proclamándose campeones en un torneo en el que ninguna quiniela los incluía entre los favoritos. Dos estilos y dos formas de entender el fútbol.

El orden defensivo zambiano, principal problema para Costa de Marfil

La final de este domingo evoca la historia del fútbol africano escrita dos décadas atrás. En 1992, Costa de Marfil ganaba su primera y hasta el momento única Copa de África tras derrotar a Ghana en la tanda de penalties. Veinte años después, la histórica generación surgida de la cantera del ASEC Mimosas, el club más influyente de la capital, Abiyán, intentará hacer bueno el que puede ser su último intento de hacerse con un trofeo que los reconozca de forma oficial en la historia del fútbol africano. Es el último tren para jugadores como Didier Drogba y Kolo Touré y no quieren dejarlo pasar.

Un año después, en 1993, se produjo un accidente de aviación en la costa de Libreville que terminaba con la vida de la gran mayoría de la selección zambiana. Entre los supervivientes se encontraba Kalusha Bwalya, la figura más representativa del fútbol del país y actual presidente de la federación. Con el recuerdo de los antiguos internacionales bien presente, la selección dirigida desde el banquillo por el francés Hervé Renard quiere demostrar que son dignos herederos de aquella generación, mucho más relevante que la actual en la escena internacional.

Cada país tiene sus motivos para levantar la Copa de África grabados a fuego, y lo intentarán por dos medios muy distintos. Por un lado, Costa de Marfil no rechazará el cartel de favorito, y tendrá que asumir desde el primer minuto la responsabilidad de crear fútbol; mientras Zambia esperará en la retaguardia, procurando que ninguna de sus piezas defensivas falle y procurando armar rápidos contraataques para que Chris Katongo, Emmanuel Mayuka o Rainford Kalaba sorprendan por primera vez a Boubacar Barry, el invicto meta marfileño.

Los banquillos también muestran los dos modelos de planificación presentes en el fútbol africano. Por un lado, la confianza en el orden que llega desde Europa, con la presencia de Hervé Renard en el banquillo zambiano. Renard, a pesar de su juventud, es todo un trotamundos en el fútbol del continente negro, consiguiendo grandes resultados en la selección de Angola y en el USM Argel. En los últimos años, ante la evidencia de que África no da la talla en los Mundiales de la mano de entrenadores europeos, Costa de Marfil ha decidido cambiar el rumbo y fijarse en los banquillos locales. François Zahoui, peso pesado en la federación marfileña, es el encargado de cambiar la mentalidad de los Elefantes, en los que el ego y no los rivales han sido su mayor lastre. Con el liderazgo absoluto de Drogba y Yaya Touré, la labor de Zahoui ha sido la de hacer que jugadores como Salomon Kalou, Gervinho Yao o Kolo Touré pongan toda su experiencia y calidad al servicio del colectivo, algo que parece haber logrado a falta del partido decisivo.

Fotografía: CAF

Dejar respuesta