La San Silvestre pone fin a la temporada deportiva

0
71

El último día del año tiene nombre propio gracias a las carreras populares que tiñen de color todos los rincones del planeta para despedir el 2011 de la mejor manera posible, haciendo deporte. Las principales ciudades del mundo celebran el 31 de diciembre su carrera de San Silvestre, una prueba que toma su nombre del Papa Silvestre I.

La San Silvestre moviliza cada año a miles de atletas

El periodista brasileño Cásper Líbero, un histórico del diario La Gazeta Esportiva, tuvo en 1925 la idea de organizar una carrera por las calles de Sao Paulo, inspirándose para ello en una antiquísima prueba francesa que, según cuenta la leyenda, se celebraba en París la última noche del año con miles de corredores que portaban antorchas, las cuales iluminaban toda la ciudad.

Así nació la ‘São Silvestre’ paulista, reservada únicamente a los atletas brasileños y cuyo recorrido fue de 8.000 metros en su primera edición. Dicha distancia ha variado de los seis kilómetros a los quince que tiene desde el año 1991. La carrera, internacional desde 1945, tiene también su versión femenina desde 1975, amén de una prueba destinada a los más pequeños, la ‘São Silestrinha’, que ya ha cumplido 18 ediciones. En esta tradicional carrera han participado deportistas de todas las nacionalidades, e incluso algunos miembros de tribus indias del Amazonas.

En España, esta prueba se celebra en ciudades como Barcelona, Valencia, Sevilla, La Coruña, Toledo, Salamanca o Ávila, pero también se organizan otro tipo de competiciones deportivas en localidades como Tarragona -El Baño de San Silvestre-. Sin embargo, la San Silvestre Vallecana es la prueba que muchos atletas consideran como la más importante de Europa. Esta competición se celebra en España desde 1964, alcanzando el año pasado su récord de participación con más de 35.000 corredores.

La prueba madrileña cuenta con dos ediciones: la San Silvestre Popular, con participación abierta para cualquier persona mayor de 16 años, y la San Silvestre Internacional, para un máximo de 500 atletas con una marca inferior a 38 minutos en hombres y 45 en mujeres. Ambas tienen un recorrido de diez kilómetros, con salida en Concha Espina y llegada en el Estadio de Vallecas -para los profesionales- y Candilejas -para la prueba popular-.

En la 47ª edición internacional se podrán ver algunas de las caras más conocidas del atletismo internacional, entre las que destaca el eitreo Zersenay Tadese, ganador de la prueba en 2010. No obstante, el mayor logro corresponde en esta ocasión a la 34ª edición popular, que ha superado los 35.000 corredores, teniendo que ampliarse el cupo de inscripción hasta los 38.000 participantes.

La San Silvestre Vallecana supera cada año su número de participantes

Según apunta la organización del evento, todos los deportistas deben tener presente la importancia del calentamiento. Lo ideal es haber entrenado progresivamente durante los días anteriores a la prueba, e incluso es recomendable haber participado en alguna carrera más corta a lo largo de las semanas anteriores. En lo relativo al equipamiento, es mejor no estrenar calzado ni ropa deportiva, a fin de que la zapatilla esté adecuada a la pisada y evitar posibles rozamientos con el pantalón y la camiseta. Además, se recomienda comer pasta y beber mucho líquido antes y durante la carrera.

Con el objetivo de evitar desfallecimientos, los corredores deberán buscar su propio ritmo y acudir inmediatamente al puesto médico más cercano si sufren pinchazos o calambres. Tras los preceptivos estiramientos, lo mejor es darse una buena ducha y reponer fuerzas con una opípara cena, pues luego hay que celebrar la entrada en 2012 con la consabida fiesta de Nochevieja.

Fotografías: Maurício Maia / PromoMadrid (Max Alexander)

Dejar respuesta