Copa de goles

0
142

Diez goles en dos partidos. Las semifinales de la Copa del Rey han dejado a los aficionados del fútbol un gran sabor de boca. No sólo por el tremendo tanto anotado el pasado miércoles por Messi para el Barcelona ante el Getafe, sino porque han sido muchos y de calidad.

¿Quién dijo que la Copa del Rey era el título menos deseado de nuestro fútbol? Ahí están, Barcelona, Getafe, Sevilla y Deportivo de la Coruña dándolo todo para poder llegar a la final. Fútbol y goles, muchos goles. El miércoles, el Nou Camp fue escenario de una lluvia de goles, una lluvia en la que brilló un rayo de sol con luz propia. Messi se enfundó la camiseta y el alma de Maradona, y al estilo de “El Pelusa” partió del centro del campo con el balón controlado, recorrió algo más de 60 metros en los que superó a su paso a cinco rivales y sentó al portero para rematar, casi sin ángulo, un tanto para la historia. El resultado final del luminoso fue de 5-2, pero hubo momentos del partido en que no todo estuvo ni tan claro ni tan favorable para los azulgranas. Con el 3-0, Güiza primero y Gudjohnsen después, en tres minutos hicieron temblar el feudo blaugrana, aunque la superioridad del líder de liga también se dejó notar en la Copa. El Barcelona se convierte así en firme aspirante a la final donde, tras el partido de anoche en Riazor, el Sevilla tiene ya un pie.

El mejor Sevilla mostró en casa del Deportivo todo su juego y sacó su artillería para fusilar con tres dianas a un equipo sin fútbol que no opuso apenas resistencia, dejando su semifinal prácticamente sentenciada.  Pudieron ser más, a juzgar por la gran primera parte de los sevillistas, pero en el descanso se marcharon con una ventaja de dos goles, el primero de Kanouté y el segundo de Jesús Navas. En la segunda parte, los de Caparrós intentaron remontar un resultado adverso y se echaron arriba. Pero fue en el descuento, cuando Luis Fabianno anotaría, de penalti, el tercer tanto para los de Juande Ramos.

Un Sevilla superior en todo y un Barcelona todoterreno pasaron por encima de sus rivales en la primera semifinal, y a falta de la vuelta, los resultados contundentes apuntan a estos dos equipos como firmes candidatos para verse las caras en la final de la Copa del Rey. El considerado mejor equipo del mundo de 2006, segundo en liga, vivo en la UEFA  y el Barcelona, líder de la liga, deberán hacer valer estos resultados para el próximo partido para aspirar a levantar la Copa.

Dejar respuesta