Convertirse en voluntario para afrontar el desempleo

0
149

El voluntariado se ha convertido en una forma de enriquecimiento personal y profesional a partes igual. En España cada vez son más los jóvenes que, mirando a otros países europeos como ejemplo, deciden trabajar de manera desinteresada.

bbb

De acuerdo con informe nacional de la Comisión Europea de 2010 sobre voluntariado, en nuestro país esta actividad ha crecido considerablemente en la última década. Sin embargo, nos quedamos atrás de la media europea en cuanto a números se refiere. Se calcula que el 18% de la población realiza tareas de voluntariado, frente al 34% del total de la Unión Europea. Los Países Bajos, Reino Unido, Dinamarca o Alemania superan los 30 puntos porcentuales.

Sin embargo, la tendencia española se encuentra al alza en cuanto al trabajo voluntario. Uno de los motivos es la crisis, por la que muchos deciden colaborar con organizaciones para ganar práctica en su propio campo o en otros. “Muchos estudiantes recientemente graduados se encuentran frustrados por el mercado laboral cuando en las entrevistas de trabajo les dicen que no tienen experiencia suficiente para el trabajo solicitado”, explica Christian Georgesen, estudiante danés de un máster en estudios globales que se encuentra en España realizando su tesis y buscando voluntariado en ONGs.

Christian cree que no sólo es positivo como enriquecimiento personal, puesto que se ayuda a otra a la sociedad más desfavorecida, sino también por la posibilidad de adquirir conocimientos profesionales al mismo tiempo. “De cara a la entrevista dice mucho sobre tu carácter y tu ética laboral, si decides trabajar gratis para ayudar a otras personas”.

En este sentido también coincide Patricia Vázquez, del departamento de comunicación de ICMedia, que añade que “además ayuda a madurar y crecer”. Afirma que en ocasiones  las empresas buscan gente que haya hecho voluntariado. “Dice mucho de la forma de ser de la persona”, explica Patricia.

En Madrid existen organismos de todo tipo en los que poder realizar actividades voluntarias. Uno de los mayores es la Fundación Voluntarios por Madrid, pero desde que cerró en 2011 la Escuela de Voluntariado, donde se impartían cursos, su actividad ha disminuido bastante. ONGs como Survival buscan continuamente voluntarios para colaborar en tareas administrativas. Incluso fundaciones culturales como la Asociación Hispano Turca ofrecen la posibilidad de formarse en sus sedes.

No siempre es necesario tener vinculación directa con organizaciones o asociaciones, existe el caso de extranjeros que dedican su tiempo libre a ayudar a estudiantes de lenguas extranjeras. En la Escuela Oficial de Idiomas no es raro ver en la cafetería a alumnos conversando con hablantes nativos. Unos practican la lengua y otros pueden incluir este trabajo en el currículo. 

 

Dejar respuesta