Consumistas con cabeza

0
643

Aunque la crisis económica ha hecho que esta Navidad compremos menos regalos, los españoles gastaremos una media de 674 euros en agasajar a nuestros familiares y amigos. Una cantidad desorbitada para muchos, pero que a otros se les queda corta.

Vamos a comprar. Coge el dinero y llenemos nuestro frigorífico y nuestro armario. Aunque antes, quiero decirte algo:¿Te has preguntado alguna vez cómo se fabrican y de dónde vienen los productos que consumes y por qué cuestan lo que cuestan? A veces que las cosas sean tan baratas, supone que para que se pague un precio tan bajo hay alguien que no haya ganado lo suficiente para poder vivir.

¿Sabes cuánto cobra un trabajador cosiendo un balón de fútbol en Pakistán? Apenas 0’40€ al día. Cifra que no se ha incrementado en los últimos seis años aunque el precio final del balón haya subido un 40%. Pero no siempre lo más caro es lo mejor, en muchos casos que algo sea caro no quiere decir que se pague bien al que lo haya realizado sino que hay otras personas en la cadena comercial que se enriquecen con el proceso. Si una tableta de chocolate cuesta 1€, por ejemplo, 0’70€ es lo que gana la industria, 0’25€ los intermediarios y sólo 0’05€ es lo que se lleva el productor.

También en numerosas ocasiones, se daña el medio ambiente. Por ejemplo, para la producción de mucha de la ropa que usamos. Alrededor del 23% de los insecticidas empleados en el mundo, se utilizan en el cultivo del algodón con los consiguientes efectos contaminantes en la tierra y el agua. Además, trabajan niños y niñas sin tener en cuenta derechos fundamentales de las personas .

En resumen, muchos de los productos que compramos en las tiendas convencionales han sido fabricados por personas que viven y trabajan en países desfavorecidos y en condiciones precarias. ¿Te sorprende? A un grupo de personas en los años 60 reflexionaron y decidieron que había que cambiar esto. Así nació el movimiento de comercio justo.

En 1969 se abrió la primera tienda de comercio justo en Breukelen, Holanda, vendiendo sólo azúcar de caña y artesanía de países empobrecidos. Dos años más tarde, en este país ya existían 120 tiendas de comercio justo.

El comercio justo no es una ayuda sino una actividad comercial alternativa al comercio tradicional que permite a los productores un acceso directo a los mercados en condiciones más igualitarias, mejora su nivel de vida y colabora en la erradicación de la pobreza

Desde la coordinadora estatal de comercio justo, nos invitan a reflexionar sobre nuestro poder como consumidores porque cada euro que empleamos se transforma en un voto sobre el tipo de mundo que queremos: más humano, con trato equitativo entre el consumidor y el productor, donde hay una protección del medio ambiente, donde no se da la explotación infantil o donde hay una igualdad entre hombres y mujeres.

El 26% de los españoles comprará entre 6 y 10 regalos durante estos días según un estudio de la consultora TNS Research International. Como consumidores tenemos en nuestras manos el poder elegir y poder cambiar muchos hábitos de nuestro entorno.

Es muy importante acertar con el objeto elegido pero no está de más preguntarse dónde y cómo ha sido fabricado.

Fuentes del texto:
http://www.tns-global.es/
http://larebeliondelosproductos.org
Fuentes de las imágenes:
http://1.bp.blogspot.com/_k0MXg-X5vCk/TPclIFMrTAI/AAAAAAAAAJE/ZuLi1xhCBQk/s1600/shopping.jpg
http://www.afindemes.es/14603/desayuno-gratis-de-productos-de-comercio-justo/

Dejar respuesta