Consumir pan a diario ayuda a prevenir problemas cardiovasculares

0
104

El consumo de pan de forma habitual ayuda a mejorar la salud cardiovascular. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Barcelona asegura que quienes lo comen a diario, especialmente si es integral, tienen unas características metabólicas diferentes y acumulan menores niveles de colesterol malo y de insulina en sangre, lo que asegura un buen funcionamiento de esta hormona.

Existen ciertos mitos en torno al consumo de pan: que engorda, que es mejor comer la corteza que la miga o que, en toda dieta de adelgazamiento, se desaconseja ingerirlo. Sin embargo, un estudio realizado por investigadores de la universidad de Barcelona y que ha sido presentado en Madrid el pasado 21 de noviembre, demuestra que su ingesta diaria reduce la concentración de colesterol malo y de insulina en sangre, sin que se observen mayores niveles de glucosa. 

En su investigación ha tenido un papel central el estudio de los metabolitos –moléculas utilizadas o producidas durante el metabolismo–. Según ha explicado a los medios Rafael Llorach, director de la investigación, “este campo de estudio es muy novedoso y permite identificar modificaciones en el metabolismo de las personas”. Gracias al estudio de estos metabolitos es posible construir modelos con los que entender la respuesta a la dieta.

Para evaluar el impacto que tiene el consumo de pan sobre el metabolismo, los científicos seleccionaron a 275 voluntarios de entre 55 y 80 años, que no sufrían ninguna enfermedad cardiovascular diagnosticada. 

“Dividimos a los voluntarios en varios grupos en función de sus hábitos de consumo: no consumidores, consumidores esporádicos (de una a seis raciones de pan a la semana) de pan blanco y de pan integral, consumidores habituales (de una a siete raciones al día) de pan blanco y de pan integral”, explica Llorach.

En su estudio, una ración de pan consiste en aproximadamente 75 gramos. Los resultados mostraron que el consumo diario de pan, especialmente del integral, se asocia a un perfil lipídico más saludable y a menores concentraciones de insulina en la sangre. Sin embargo, Llorach aclara que esto es así, “siempre que exista una alimentación equilibrada y variada”.

En cuanto a los lípidos, los datos obtenidos demuestran que los consumidores diarios de pan, tanto blanco como integral, tienen una menor concentración plasmática de c-LDL, más conocido como “colesterol malo”. En cambio, en estas personas se observa una mayor concentración del denominado ‘colesterol bueno’ o c-HDL. Estos resultados fueron similares en quienes toman pan habitualmente.

El pan, preferiblemente integral

La insulina también representa una parte importante del estudio. Según Llorach, en este sentido “el consumo de pan integral parece particularmente conveniente”. Entre los participantes, las personas que consumían habitualmente pan integral presentaron una concentración de insulina en sangre significativamente menor que quienes no consumían pan.

Esto es importante porque “indica un buen funcionamiento de esta hormona”, asegura Llorach. Cuando el cuerpo no responde correctamente a la acción de la insulina, la glucosa no puede entrar en las células y se acumula en la sangre. A esta complicación se la denomina ‘resistencia a la insulina’.

Según el estudio, en los consumidores de pan blanco estos niveles de insulina no se observan de forma tan rotunda, aunque sí se aprecian niveles inferiores en la concentración de la hormona frente a quienes nunca consumen pan.

Imagen: Google

Dejar respuesta