Consejos para no sufrir de “aeropuertitis” a la hora de viajar

0
64

1833847664_3cea6d937dCon la llegada del verano, las idas y venidas en avión se ven acentuadas por el buen tiempo y las vacaciones. Da igual el motivo que nos impulse a viajar, a todos nos gusta hacerlo sin problemas y de manera tranquila. Para ello os dejamos unos cuantos consejos generales a tener en cuenta a la hora de coger un avión.

-Documentación necesaria: es el requisito indispensable. Si no tenemos la documentación necesaria, no volamos. Y hay que tener en cuenta que la compañía aérea puede tener una política de documentación más restrictiva que la del Estado. Por ejemplo, con Ryanair, un niño no puede volar a no ser que tenga un DNI o pasaporte, pero con Air Europa, si viaja acompañado de los padres, no necesita ninguna documentación. Si no aparece de manera explícita en la página web de la compañía, poneros en contacto con ellos y preguntad.

-Maletas facturadas: es habitual que las compañías de bajo coste no incluyan derecho a equipaje facturado, y que haya que pagar aparte, añadiendo un coste extra a la hora de hacer la reserva, o ya añadirlo a la reserva con posterioridad. Suelen tener un coste de entre 10 y 30€. Las compañías aéreas nacionales suelen permitir una maleta facturada, de franquicia diversa (entre 20 y 23kgs), aunque KLM ha anunciado que a partir de ahora, solo los poseedores de su tarjeta de puntos Flying Blue van a poder tener este privilegio. Las compañías low cost suelen seguir a rajatabla la franquicia, mientras que las otras compañías sí pueden ser algo más tolerantes, aunque siempre menos. Sea cual sea la compañía, jamás vas a poder facturar una maleta de más de 32kg, ya que por ley, los maleteros no pueden cargar con más de ese peso.

-Equipaje de mano: fuente de muchas disputas diarias. Si Ryanair dice que  solo se puede llevar una maleta de mano, de 10kgs como máxima, eso es lo que hay que llevar. En general, el resto de compañías son más flexibles que Ryanair, pero también hay restricciones en cuanto a peso, bultos o medidas, que siempre aparecen claramente en la página web. Acuérdate de no llevar líquidos en envases de más de 100ml, ya que te los retendrán en el control de seguridad.

-Tarjetas de embarque: con Ryanair, es obligatorio traerla impresa desde casa. Se puede sacar desde su página web 2 semanas antes, siguiendo unos sencillos pasos. El resto de compañías permiten la facilidad se sacar la tarjeta en los mostradores de facturación. Incluso algunas permiten traerla en el móvil para escanear allí en las mismas máquinas, pero este sistema todavía falla bastante, y puede ser un engorro el no tenerlo en papel.

-Control de seguridad: a la hora de pasar por el arco, el tiempo que vayas a pasar y el grado de desnudez al que vayas a llegar depende en gran medida del humor del personal de seguridad. Lo básico es quitarse cinturón, relojes grandes, chaquetas y jerseys gordos, zapatos que sobrepasen los tobillos, cualquier objeto que llevemos en los bolsillos, y sacar el iPad o ordenador y ponerlo en una bandeja aparte. No está permitido pasar con líquidos en envases de más de 100ml, aunque el envase vaya vacío. Es un buen truco el acceder con una botella completamente vacía y después rellenarla dentro en los bebedores. En el caso de querer pasar con comida para bebés, es normal que hagan probar a la madre el producto. Y en cuanto a medicamentos, mejor ir con la receta médica.

-Dónde sentarnos en el avión: las salidas de emergencia ya las cobran todas las compañías. Si el avión consta de pantalla divisoria, suele ser la parte más demandada. Intenta no quedarte con los asientos que no sean ni de pasillo ni de ventana, además de mantener las distancias con los aseos. Lo de sentarse más adelante o más atrás tampoco se nota tanto a la hora de volar.

-Internet en el avión: hay aerolíneas que ya están ofertando en sus vuelos, como Iberia en los vuelos a EE.UU. , o Lufthansa en vuelos de medio alcance.  En la mayoría hay que pagar.

-Comida y bebida: todos sabemos los precios irrisorios de los aeropuertos. Para ahorrar unos buenos euros, es siempre aconsejable ir con la botella vacía, y con lo que pensemos que vayamos a necesitar a la hora de volar.

-Tiempo: ir siempre con tiempo de sobra para poder disfrutar del viaje, y no tener que correr por todo el aeropuerto.

-Siempre mirar todo varias veces: no es necesario ponernos pesados, pero sí verificar que todo coincida: número de vuelo, nuestro nombre, que la etiqueta de nuestra maleta ponga el destino al que vamos nosotros… Miles son las personas que tienen problemas en el aeropuerto a causa de descuidos o por no mirar bien la información que se les proporciona.

-Nunca perder los nervios: hablando de manera calmada, siempre lograrás más que creando una escena. Los trabajadores del aeropuerto están acostumbrados a ver situaciones dramáticas cada día, y que se les trate con desprecio a causa del estrés al que a veces se ven sometidos los pasajeros. Marca la diferencia por explicar pausadamente el problema, y sugerir la solución que ves viable, y a ver si es factible.

Este es solo un resumen de las cosas a tener en cuenta a la hora de viajar, para no perder la cabeza en el aeropuerto. Como en todo, sentido común y paciencia. Es normal que ocurran problemas de vez en cuando, pero se pueden evitar en la medida de lo posible siguiendo estos simples pasos. 

Imagen de Tillinka

Dejar respuesta