Conoce a… Wagon Cookin’: “En España se tiende a entender que lo de fuera siempre es mejor”

0
1067

Wagon Cookin’ es el proyecto musical formado por los hermanos Luis y Javier Garayalde, dos inquietos músicos que acaban de presentar su cuarto trabajo discográfico al que han denominado Eleven. Una producción electrónica que fusiona los ritmos brasileños con influencias ochenteras y melodías funk, disco, club o new wave.

El nuevo disco del dúo navarro se publicó el pasado 11 de noviembre, una fecha muy simbólica por aquello de que cumplían once años de carrera artística, con trece temas inéditos pensados para los fieles del sonido Wagon Cookin’. Un sonido propio que se ha consolidado en la escena club internacional con un reconocimiento unánime entre público y crítica especializada. La Huella Digital ha tenido la oportunidad de charlar con ellos antes de su concierto presentación en la sala Charada de Madrid el próximo 3 de diciembre.

Pregunta: El pasado 11 de noviembre publicabais vuestro cuarto trabajo discográfico titulado Eleven, ¿once años de carrera musical se resumen en este disco?
Respuesta: No, la verdad es que no es un resumen, ha sido más un disco conceptual. Incluso nuestro sello nos propuso hacer un recopilatorio por nuestro aniversario, pero ya estaba grabándose este álbum. El lanzamiento se retrasó, porque estaba previsto para el mes de abril de este año, pero por la agenda tan apretada de lanzamientos del sello se decidió pasarlo a noviembre. Y al final coincidió todo, el disco salía en noviembre, el día once de 2011, coincidiendo con nuestros once años de carrera y lo titulamos Eleven.

P.: Un álbum que editáis con el prestigioso sello californiano Om Records, con el cual fichabais el pasado año. Todo un honor para vosotros, ¿cómo surgió este acuerdo?
R.: Con ellos hemos realizado este álbum y bastantes remixes para Underworld, Dirty Vegas,… Llevamos dos años con Om Records trabajando en un montón de cosas, estuvimos en el Winter Music Conference de Miami, fuimos a San Francisco donde estuvimos grabando con toda la gente que ha colaborado en el disco… Conocíamos al dueño del sello, que nos lleva pinchando mucho tiempo, y nos ofreció hacer el álbum con ellos porque estaban buscando gente para abrir un poco el sello a productores europeos.

P.: Como decíais, habéis contado con algunas colaboraciones de la talla de Odille Lima, Melina Jones, Roberto Q. Ingram, Ricky Husbands o Ladis Sité. ¿Qué han aportado todos y cada uno de ellos a vuestro álbum?
R.: Desde el principio hemos tenido la filosofía de que la banda somos los dos, pero siempre ha habido colaboraciones, sobre todo en la parte vocal porque nosotros no cantamos. Esas colaboraciones siempre nos han aportado, y también hemos buscado que la gente que colabore con nosotros aporte algo más a nuestra música.

P.: Tres años de ausencia discográfica son mucho tiempo, ¿se trataba de descansar para ordenar las ideas o ha sido un tiempo de trabajo en otros proyectos paralelos a Wagon Cookin’?
R.: No hemos parado de trabajar en todo este tiempo con proyectos paralelos, trabajando en producciones ajenas con remixes, singles y la producción del disco en solitario de Yotuel, de Orishas, que nos ha llevado casi dos años. No ha sido hasta este año cuando hemos enfocando el sonido del álbum de Wagon Cookin’, pero preparando otros proyectos sin que afecte al sonido del grupo.

P.: Eleven es el resultado de vuestras vivencias brasileñas en el pasado, de la fusión de ritmos ochenteros que proceden de las melodías funk, disco, club y un regreso a la New Wave. ¿De dónde nació vuestro amor por la música brasileña que tan presente ha estado en vuestra discografía?
R.: Nuestro primer disco ya tenía mucha influencia latina, aunque fue con el segundo disco cuando nos fuimos a Brasil y estuvimos grabándolo allí. Pero desde pequeños en nuestra casa siempre ha estado presente la música brasileña, junto al jazz, que nos ponía nuestro padre. Y siempre quisimos ir a Brasil para conocer la historia de la música brasileña, sus raíces, trabajar con gente de allí, y nos fuimos después de la gira del primer disco a descansar y a hacer trabajo de mesa. Después salió alguna gira en Brasil con el apoyo de la Fundación Autor y así estuvimos tres años y pico,… Después ya hemos estado yendo y viniendo entre Brasil y Madrid.

P.: Cuatro discos en once años. Las cosas os las tomáis con calma…
R.: No, todo lo contrario. Nuestros dos primeros años como Wago Cookin’ fueron una locura, de hecho comenzamos en el año 2000 editando dos maxis en vinilo que se empezaron a pinchar en todo el mundo y aquí nadie nos hacía caso, y hasta el 2002 no salió Appetizers porque teníamos un montón de trabajo. Ese disco fue un primer trabajo recopilatorio de todos esos maxis que fueron saliendo. Muy similar a lo que ocurrió con Assorted cookin, y después estuvimos viviendo en Brasil, en Salvador de Bahía casi cuatro años, donde también grabamos Everyday life, después hicimos una gira súper larga con la que estuvimos en un montón de sitios como Japón, América, toda Europa,…  

P.: El pasado 4 de noviembre presentabais en directo vuestro nuevo trabajo discográfico en Madrid, ¿sentisteis buenas vibraciones en la recepción del público?
R.: La verdad es que fue todo muy bien porque es un disco que da mucho subidón a la hora de tocarlo en directo y de trasladar la composición en estudio a una sala. Además, estuvimos toda la banda al completo y todavía no habíamos tocado en directo con ellos, y fue muy fuerte ver cómo funcionaban los temas en directo y sonaban muy bien. Pese a que sea el disco más electrónico en su concepto, es el que mejor se lleva al directo porque los temas están más pensados para ello por sus estructuras. Es un disco que crece y crece en directo, y estamos muy contentos.

P.: Para aquellos que aún no conozcan a Wagon Cookin’, ¿cómo es vuestra puesta en escena en directo?
R.: La banda que llevamos está compuesta por dos cantantes, nuestro padre al saxo como invitado especial, Segura a la guitarra y nosotros a la batería y los teclados. Todo ello hace que suene muy parecido al disco, también porque los bajos son electrónicos, y los vamos lanzando nosotros, y también contamos con una batería semi-electrónica, y todo ello es un sonido tremendo. Estamos muy, muy contentos con el directo y ya tenemos muchas ganas de volver a tocar el próximo día 3 de diciembre en el Charada, que también es su aniversario.

P.: ¿Quizás ese desconocimiento por parte del gran público español hace más cierto aquello de que nadie es profeta en su tierra?
R.: Hay momentos que piensas que sí, pero también es verdad que nosotros nos movemos en una escena muy underground, y la gente de esa escena sí que nos conoce y tenemos nuestro público. También es cierto que la gente de fuera, sobre todo en EE.UU., nos conoce más y nos tienen un respeto que aquí no se da. Creemos que en España se tiende a entender que lo de fuera siempre es mejor, incluso a la hora de programar en festivales se llama a gente de fuera como cabezas de cartel mientras que los grupos nacionales quedan en segundo plano. Eso en Alemania no pasa, siempre tiran para la gente de casa y se les valora muchísimo.

P.: Al principio vuestro nombre artístico era Way Out y después pasasteis a llamaros Wagon Cookin’, ¿de qué vagón de tren perdido nace este nombre?
R.: El proyecto de Way Out era techno y música electrónica total, nació por el año 1995 y éramos súper críos. Después llegó Wagon Cookin’ que nació y creció en un vagón de nuestro tío que está perdido en la Sierra de Gredos, en el que estuvimos viviendo casi tres años recluidos, en un sitio precioso dentro del bosque que es perfecto para retirarse un tiempo y descansar porque está habilitado como vivienda. Al final fue la mezcla de esas vivencias en aquel vagón, el gusto por la cocina y la buena música la que dio lugar al nombre del grupo.

P.: Once años cocinando buena música, ¿qué os apetecería hacer a partir de ahora?
R.: Seguimos metidos en un motón de proyectos, pero queremos seguir haciendo música de cualquier tipo, intentando hacerlo lo mejor posible, y tampoco estamos cerrados a nada. Ahora estamos intentando enfocar muy bien los singles que sacamos con un objetivo muy concreto, con un sello muy especializado y que enfoque bien esos singles para un público determinado, y en un territorio muy específico con un objetivo muy claro.

+ Info Wagon Cookin’:
Página web oficial.
Facebook.
Twitter.

+ Info Gira Eleven:
26 de noviembre – Sala Root Down Club – Freiburg, Alemania.
03 de diciembre – Charada Club – Madrid, España.
17 de diciembre – Sala Efir Club – San Petersburgo, Rusia.
23 de diciembre – Sala Playback Club – Madrid, España.
31 de diciembre – Prive Party – Interlagos, Brasil.
05 de diciembre – Prive Party – Interlagos, Brasil.

Wagon Cookin’ – Eleven album
[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=l8iJkDxYkFc&feature=channel_video_title[/youtube]

Imágenes cedidas por La Trinchera Comunicación.

Dejar respuesta