Conoce a… Víctor Sierra, escritor: "El poeta maldito es popular gracias al desprestigio que sufre su antítesis, el poeta cursi"

0
458

Víctor Sierra, a primera vista puede parecer un hombre sencillo, tímido y distante, pero cuando uno va descubriendo poco a poco su mundo, se da cuenta de que no es uno más, sino que hay algo que te hace conectar con él, te embriaga y te pide descubrir el mundo desde su punto de vista. De aspecto entrañable, taciturno, caracterizado por un insomnio que le permite hacer las más bellas creaciones, nacido hace 23 años, en esta capital, es estudiante de Filología Hispánica y devoto de la Biblioteca Nacional, lleva el amor por la escritura desde los 14 años impregnado en la retina. Habiendo publicado ya cuentos y poemas en varias revistas como Es Hora de embriagarse, Trampolín y Siglo XXI, este proyecto se empezó a gestionar hace dos años. Asiduo a las charlas literarias de uno de los templos de la literatura en Madrid como es el Bukowski Club( San Vicente Ferrer), pretende con su primer libro Garabato llevarnos a ese mundo tan cotidiano y agresivo, lleno de amor, deseos y pasión al que podemos entrar por solo 5 euros entre otras, en la librería El Bandido Doblemente Armado (c/ Apodaca 3, metros Bilbao o Tribunal) o vía correo electrónico (+info en el blog www.victorsierra.blogspot.com).

Elena- ¿Por qué te decantaste por escribir un libro de poesía?
Víctor Sierra- Pues, si te digo la verdad, no lo sé. Creo que una novela o una obra de teatro me hubieran quedado incluso mejor, ¡pero las musas son así de caprichosas! (ríe) En realidad, pienso que la poesía es un género bastante inmediato; quiero decir, entre lo que quieres expresar y lo expresado. Cuando esa conexión funciona, el poema es bueno y el que lo escribe se queda como Dios. En mi caso eso ha ocurrido con bastante asiduidad durante estos dos últimos años, por lo que me decidí a recopilar los escritos que más me gustaban y a publicarlos en un librito así.

E- ¿En qué te inspiras?
VS- Me inspiro, sobre todo, en experiencias personales. En lo que veo, en lo que escucho o en lo que leo. Con esto no me refiero a que el poemario sea autobiográfico, aunque algunos elementos de autobiografía tiene. Como el libro se ha gestado en una cantidad considerable de tiempo, hay influencias de todo tipo: lírica tradicional, canciones de rock, novela estadounidense, alguna que otro guiño al cine… No me gusta la autocensura, así que todo lo que me haya llamado la atención en aquellos momentos, y ha sido mucho, tiene cabida en Garabato.

E- ¿Estás de acuerdo con la imagen de poeta maldito?
VS- Bueno, la imagen de poeta maldito es popular gracias al desprestigio que sufre su antítesis, la imagen del poeta cursi. Pero son sólo eso: imágenes. Bajo mi punto de vista, es un error bastante pueril juzgar a los escritores por su vida y no por lo que escriben. A veces se nos olvida que lo realmente importante en literatura es la propia literatura. Para el famoseo y la farándula ya tenemos bastantes medios especializados.

E- ¿Piensas que un poeta debe sufrir para escribir, o lo esencial de la poesía es crear rima a partir de la cosa más cotidiana?
VS- Pienso que un poeta debe sufrir, pero para llegar a fin de mes (ríe). No creo que la lírica sea sinónimo de sufrimiento; como en la viña del señor, hay de todo: quienes sufren, quienes son algo más estoicos, y quien se lo pasa pipa (yo me incluyo entre estos últimos). Por lo demás, soy bastante optimista. Todos tenemos nuestras desgracias, y todos tendríamos que intentar superarlas. Lo esencial de la poesía es que tienes una pluma y un papel (o cualquier otro medio en las corrientes vanguardistas) para hacer con ellos lo que te dé la gana: tienes el poder de decir algo y de que el resto te escuche y disfrute, o se retuerza, se cabree, te ame o te odie por ello.

E- ¿Piensas seguir publicando o es un objetivo ya cumplido?
VS- Publicar nunca ha sido mi verdadero objetivo. Es algo que, si surge y te apetece, puedes hacer. Su principal ventaja es que te da la oportunidad de llegar a más gente y de poder compartir con ellos tus poemas. Pero lo realmente importante, como en casi cualquier ámbito, es disfrutar haciendo lo que haces (escribir, en este caso). Lo demás es secundario. Quien espere ganar fama o dinero escribiendo poesía… lo lleva claro. Por lo que a mí respecta, hace tiempo que no escribo poesía, pero estoy enfrascado en otros proyectos; ahora mismo escribo canciones para la Cantoblanco Experience, grupo al que pertenezco junto a los polifacéticos Manuel Villena e Ignacio Elola (pronto sacaremos un EP de 4 ó 5 canciones, a ver qué tal).

E- ¿Por qué Garabato? ¿Te identificas con su esencia de algo imperfecto e inacabado?
VS- ¡Exactamente! Ése es uno de los motivos por los que elegí el título del libro. Quiero dejar claro desde la misma portada que lo que se encontrará en sus páginas será una primera internada en el mundo de la poesía. Un garabato es lo primero que uno hace para saber si el bolígrafo que usa escribe o no: considero que la escritura también es una búsqueda personal, por lo que el libro está pensado para ser germen de nuevos poemarios y otras cosas que decir. Es bastante heterogéneo, y alguna de las partes que la integran, como los poemas cortos de Naipes o los aforismos y sentecias de Pupilas, están, efectivamente, incompletas, a la espera de ser continuadas. Por otro lado, la palabra “garabato” designa, originariamente, el gancho del que se cuelga la carne, y creo que refleja bastante bien el carácter visceral y grotesco de algunas de las composiciones (sobre todo de las incluidas en el apartado denominado Carnaval).

E- ¿Es difícil publicar? ¿Qué resultado esperas?
VS- Publicar es bastante complicado pero, como dije antes, no debe ser el objetivo de quien escribe. Al fin y al cabo publicar un libro de poesía es como lanzar al mar un mensaje en una botella: se publican tantos y tantos al año que el tuyo apenas llegará a tu círculo de amigos y, si lo que escribes gusta y funciona el boca a boca, a unas cuantas personas más. También hay editoriales que ven en la poesía un negocio, por lo que recomiendo a quien quiera publicar que sea precavido y no se precipite. Yo he tenido suerte en este sentido, ya que quienes me publican creen firmemente en lo que hago y no buscan beneficio económico alguno (de hecho, el libro se vende casi a precio de saldo, a sabiendas de que, cómo máximo, van a recuperar lo invertido). En general, Garabato está gustando. Ahora tengo unas cuantas presentaciones en Madrid y en verano “haré gira” norteña (Xixón, Lleida y León, de momento), ¡pero aún tengo que conquistar el sur! (ríe).

Fotografía:
Lucía Ponce

1 Comentario

  1. Muy buena esta entre vista a mi compi Víctor. Eso sí, tiene delito que en un artículo sobre un escritor y estudiante de Filología aparezcan cosas como “deboto” con b y “amor por el escritura”…

Dejar respuesta