Vanesa Martín: “Hablo de las emociones, del amor a la vida y del amor a la esencia”

0
800

Vanesa Martín ama, por encima de todo, la música y las sensaciones sonoras que inspira. Es algo que se desprende de su conversación simpática, de sus composiciones musicales humanas y de un directo en el que sus emociones se desnudan sin artificios. Su vida es la música y en ella refleja sus sentimientos y lo cotidiano, reflejo palmario de su personalidad cristalina.

La cantautora y compositora malagueña ha recorrido una difícil senda profesional con honestidad y mucha humildad, hasta que en septiembre del año pasado, después de tres años de intenso trabajo, lanzaba su segundo álbum, Trampas, producido por Bob Benozzo –reconocido productor italiano que ha trabajado también con artistas como Chambao, Alejandro Sanz, The Corss o Niña Pastori-. A partir de ese momento comenzó “Haciendo Trampas Tour 2010”, una gira que le ha llevado por los teatros nacionales más importantes, y que le ha valido la admiración de un público siempre fiel, los halagos de una crítica especializada y el rotundo reconocimiento de otros grandes artistas de la talla de  Alejandro Sanz, David DeMaría o Chenoa.

Vanesa Martín

El pasado 21 de marzo Vanesa triunfó en su tierra llenando el Teatro Cervantes de Málaga, con un concierto muy especial en el que contó con la compañía musical de grandes amigos y artistas como David DeMaría, Pastora Soler, Chenoa, Diana Navarro y Manuel Lombo. Un evento que se grabó en DVD y ahora acompaña a su reedición de Trampas, que salió a la venta el pasado 15 de junio con una canción adicional, “Perdiendo el equilibrio”.

Después de tres años de trabajo, ¿qué nos puede decir de su nuevo álbum Trampas?, ¿cómo lo definiría?
Como un viaje por las emociones, porque son historias cotidianas y vividas de una manera muy intensa que nos pueden pasar a cualquiera. Hablo de las emociones en todos los aspectos y del amor no sólo a nivel de pareja, hablo del amor a la vida y del amor a la esencia, a no perder la esencia de cada uno, como por ejemplo en la canción “Donde”.

Al escuchar el disco se percibe una gran evolución con respecto a su anterior trabajo discográfico, aunque sin desligarse de su línea musical, ¿está contenta con el resultado final?
Estoy muy contenta con el resultado del disco, creo que es un álbum mucho más evolucionado en letras y arreglos dentro de mi línea. Ya desde Agua se marcó un sello personal y con Carlos Jean tuve la oportunidad de mostrar cómo era yo en aquel momento. Lo que ocurre con este trabajo, y desde la perspectiva del tiempo, es que se trata de un concepto más evolucionado, más definido. Para mí supone un triunfo en cuanto a que estoy satisfecha con el resultado final, pero creo que aún tengo que aprender mucho.

Ha comentado que llamó al disco Trampas porque para es la canción más importante, ya que define a los otros once temas restantes como “pequeñas trampas acústicas”. ¿Nos podría explicar esto?
“Trampas” es una de las primeras canciones que compuse cuando aún estaba trabajando con Agua, y cuando la cantaba me emocionaba mucho. También es verdad que con este disco lo que pretendo es “atrapar” a la gente, que se quede conmigo porque mis canciones creo que tienen más de una vuelta, hay que darle más de una escucha para quedarte con los detalles. Además, me gustaba el título de Trampas, la frase de “pongo trampas a la cama” no sé ni cómo se me ocurrió a mí y me volvió loca.

Vanesa Martín en directo

La grabación de este último álbum se realizó entre Milán, Florencia y Treviso. ¿Con qué anécdotas a nivel profesional se quedaría?
Principalmente me quedo con la forma de trabajar del productor, Bob Benozzo, que es un adicto al trabajo. Trabajábamos hasta los sábados y los domingos, incluso muchos días hasta las dos de la mañana. A mí me encanta el ritmo de trabajo fuerte rollo “alemán”, pero Benozzo se pasaba y en algunas ocasiones me quedaba dormida en el estudio porque empezábamos a grabar muy pronto por la mañana.

¿Tanta perfección como para buscar vasos de colores del McDonald’s?
Eso fue una locura. Un día llegó un paquete a su casa y estaba como un niño chico de contento. Ese paquete contenía unos vasos de colores del McDonald’s porque un día fue a comer a este restaurante, regalaban un vaso con la compra de un menú, no se lo dieron y al llegar a casa presentó una reclamación por Internet. A los pocos días le mandaron varios vasos de colores. Lo más gracioso es que el cartero llegó con el paquete nevando y todo. Yo estuve tres días riéndome de aquella anécdota (risas), y cada vez que subíamos a tomarnos algo yo cogía uno de esos vasos para vacilarle.

En Trampas se encuentran ritmos más salseros, pero con letras más desgarradoras y más simbólicas. Esta utilización del lenguaje entre líneas, ¿a qué es debido?
A que soy así, a que no me gustan las cosas muy evidentes, pero tampoco muy complicadas (risas). En un término medio, entre líneas.

¿Cómo es Vanesa Martin a la hora de componer y dar vida a sus nuevos temas?
Me dejo llevar, lo que compongo me sale a impulsos, pero también con mucha perfección.

¿Cómo hace para llegar a las profundidades del amor, del deseo,…, con cada uno de sus trabajos?
Viviendo, dejándome llevar mucho.

Si tuviera que elegir una canción de su nuevo disco que le definiese, ¿cuál elegiría?
Todas, porque todas forman parte de mí, no me puedo quedar con ninguna en especial.

En la canción “Puedo llamarte” surge una voz triste, casi melancólica, por un querer y no poder. ¿El artista es capaz de reprimir unas sensaciones tan tristes cuando se sube al escenario?
A veces me atrapan emociones, sobre todo cuando me pilla un día sensible y se me escapa algo. Pero cuando pienso que se me puede escapar alguna lagrimilla y la gente me puede estar viendo me muero de la vergüenza.

En el apartado melódico ha introducido nuevo repertorio instrumental, con sonidos más británicos y latinos. Giros, ritmos latinos, fusiones, etc. se combinan en todo el disco, ¿a qué responde esta nueva identidad musical?
Soy un poco así, de esa forma. La música que voy escuchando y me va calando es mi fuente de inspiración. Creo que se ha perfilado un poco más la música con respecto al anterior disco, y ahora sé más lo que quiero, pero siempre en mi línea.

Vanesa Martín en directo

El 15 de junio ha salido a la venta la reedición de “Trampas” con un DVD del concierto que ofreció el pasado 21 de marzo en el Teatro Cervantes de Málaga. ¿Por qué una nueva reedición?, ¿qué sorpresas se ocultan en ella?
Creo que esta reedición era una forma de hacer un regalo a mis fans con una canción nueva –“Perdiendo el equilibrio”-, y con el concierto grabado en el Teatro Cervantes de Málaga, con el making-off y demás, porque creo que es importante que la gente conozca lo que pasa detrás. Y además, las colaboraciones de cinco amigos artistas como son David DeMaría, Pastora Soler, Chenoa, Manuel Lombo y Diana Navarro.

¿Qué supone para usted haber trabajado con ellos?
Una maravilla, porque realmente hay una verdadera amistad con ellos, y en los pasillos del Teatro Cervantes ese día se respiraba ese buen rollo. Yo los he admirado y los admiro, y de pronto estamos cantando juntos. Es una sensación muy bonita.

¿Qué piensa de cada uno de ellos?
David DeMaría es una persona muy perseverante que se ha currado lo que tiene. Como compositor tiene una carrera grandísima, y vocalmente es una de las mejores voces que hay en España. Pastora Soler es la voz, es la elegancia, una mujer encantadora, muy sensible y muy divertida. Diana Navarro es muy similar, en su tesitura es una garganta muy privilegiada, una cantante muy constante que se cuida muchísimo, con una personalidad muy sensible y muy tolerante. Chenoa es la fuerza, es la garra y el descaro, pero cuando la conoces también es frágil. Lombo es presencia, voz y duende porque cuando te canta transmite con mucha fuerza, con mucho don.

Ha empezado muy joven a componer y a tocar, ¿cómo fueron esos comienzos?, ¿cuándo entiende que su vocación estaba en la música?
La guitarra fue lo primero. Después, con doce o trece años, compuse mi primera canción, un poco ridícula, la verdad (risas). Aunque fue algo que no pensé, fui al colegio para tomar clases un año y luego llegó la composición. Pero nunca pensé que llegaría hasta aquí.

El año pasado recibió el Premio Dial 2009 que reconoce a los artistas destacados del panorama musical español. ¿Qué se siente cuando se le reconoce a un cantante su trabajo de esta manera?
Me emocioné muchísimo porque llevo sólo dos discos y porque allí había artistas muy grandes como Alejandro Sanz. Me vi allí, en medio de tantos buenos artistas, y me emocioné bastante porque no me lo esperaba, la gente de mi compañía me quiso dar una sorpresa cuando me presenté en la rueda de prensa. Yo pensaba que sólo iba a actuar en esa gala, que no tenía premio. Para mí este premio ha sido una inyección de fuerza, adrenalina y moral para seguir para adelante con toda la fuerza del mundo.

Con “Haciendo Trampas Tour 2010” está recorriendo los teatros más importantes de España, ¿por qué esta nueva gira da protagonismo a la escena teatral?
Porque yo tenía muchas ganas de actuar en teatros, la magia del teatro para mí es muy especial. Es muy bonito ese silencio y esa rigurosidad que aporta el teatro, siempre entre comillas, porque luego el público se me levanta y se ponen a bailar. Por eso tenía muchas ganas de actuar en teatros.

¿Qué teatro le ha impresionado más hasta el momento?
Quizá el Teatro Cervantes es el más especial por ser en mi ciudad y realizar allí la grabación del DVD. Pero también el teatro de Huelva porque me impactó muchísimo, o el teatro de Sevilla porque en él actué dos días consecutivos.

Hacía mucho tiempo que no tocaba en Madrid. Aunque no es su tierra natal aquí ha conseguido triunfar y abrirse paso en el mundo de la música. ¿Qué se siente al volver después de tanto tiempo?
Tengo una mezcla de nostalgia, de cuando actuaba aquí muchísimo, y de nerviosismo por volver a una sala más grande en esta ciudad, a pesar de que ya lo hice con anterioridad. Para mí Madrid es una ciudad a la que quiero mucho porque he vivido en ella cuatro años y medio, es la ciudad que me abrió las puertas, que me ha dado todas las oportunidades y por ello tocar aquí me enternece mucho y me encanta.

+ Info Vanesa Martín:
Página web oficial.
Facebook.
Tuenti.
Twitter.

Próximos conciertos:

  • 26 de junio – Caseta Municipal – Corrales (Huelva).
  • 8 de agosto – Manilva (Málaga).
  • 15 de agosto – Auditorio Municipal (Feria de Málaga) – Málaga.

Fotografías: Carmen García Pintado / Warner Music Spain

Compartir
Artículo anteriorUlises en las Rebajas
Artículo siguienteEspaña cumple con los pronósticos

Óliver Yuste es licenciado en Periodismo por la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid.

Su experiencia profesional como periodista se ha desarrollado en diversas publicaciones periódicas como las revistas culturales Experpento o Paisajes Eléctricos Magazine, las revistas universitarias La Huella Digital, Punto de Encuentro Complutense y mÁs UNED, o la colaboración como escritor en la revista literaria chilena Cinosargo, además de mantener sus propios blogs, como la bitácora personal donde se ahogan los gritos de mi mitad. En estas publicaciones en soporte papel y digital se divulgan algunos de sus artículos periodísticos de opinión, críticas y entrevistas musicales, además de artículos literarios como relatos cortos, cuentos y poesías.

También está dedicado a la creación literaria como escritor de novelas y poesía, una faceta en la que cuenta con el libro de cuentos Azoteas, en proceso de edición, y la publicación del cuento “La Libertad de Ser Feliz” en el libro Cuentos Selectos III, publicado en 2002 por la Editorial Jamais. Además de ser galardonado en algunos certámenes literarios: Primer Premio de Poesía Ramiro de Maeztu 1997, Premio Accésit del IV Concurso de Redacción “El Teatro Clásico en Escena 1997” o Finalista en el Concurso de Relatos Cortos “Premios Jamais 1999”.

Dejar respuesta