Conoce a… Ricardo Vaca, Presidente de Barlovento: “Los máximos responsables de la televisión no se preguntan todas las mañanas si algo tiene o no calidad”

0
635

Barlovento Comunicación es una de las consultoras audiovisuales más importantes de nuestro país. Sus análisis sobre las audiencias televisivas son decisivos a la hora de tomar decisiones millonarias en la programación de las cadenas. Ricardo Vaca, Presidente de la empresa, nos habla de las tendencias del panorama televisivo actual.

¿El sector audiovisual está saliendo de la crisis?
Hay una crisis mundial, nacional y el sector audiovisual está inmerso en ella. El audiovisual es un sector siempre puntero e innovador. Vive antes las crisis que los demás sectores, pero también la recuperación. Aún así, estamos en crisis, no hay recuperación.

¿La TDT está creando mercado?
Ha creado más mercado audiovisual en cuanto que hay muchas más cadenas operando. Ahora podemos ver casi 50 emisoras, eso significa que cada año hay que llenar como 8.740 horas de programación. Aunque muchas de ellas sean multidifusión, tenemos una crisis y la publicidad se ha reducido en un tercio con respecto al 2008, evidentemente está haciendo que el sector crezca en algunas cosas.

¿Cómo valora la nueva Ley Audiovisual?
Es muy pronto, de la Ley General Audiovisual tienen que nacer otros desarrollos jurídicos. Pero lo más importante es el cambio de concepto, una cosa es cómo se movía antes Europa con el concepto de servicio público y cómo se mueve ahora con el concepto de interés público que proviene de la escuela americana. Es un modelo más abierto, más liberal y más privado.

¿Tenemos una televisión de calidad?
La calidad es un debate de ficción ¿Qué es la calidad?, ¿Para qué es la calidad? En este sentido el debate sobre la televisión de calidad es estéril por cuanto que los máximos responsables de la televisión no se preguntan todas las mañanas si algo tiene calidad o no tiene calidad. No existe ese debate.

Planteado de otra forma, ¿Las televisiones privadas deben dar un servicio social?
En principio las concesiones son del estado y las da el estado y en ese sentido, tienen obligaciones intrínsecas que no siempre se tienen en cuenta. Por ejemplo, todas las cadenas tienen la obligación, firmada por ellos, de hacer en horario protegido una programación infantil o que no rompa la audiencia infantil. Está firmado por la que era vicepresidenta y por los que eran presidentes, directores o consejeros delegados de todas las televisiones .La pregunta es: ¿Se cumple siempre este acuerdo? En términos de industria televisiva yo si tengo audiencia sigo, si no tengo audiencia, no sigo. Es una industria muy cara, hacer un programa cuesta muchísimo dinero.

¿Por qué se han puesto de moda las miniseries?
Por dos motivos: el primero porque cuando tú contratas con una productora hacer una serie, en principio, contratas trece capítulos: una temporada. Con esta crisis que estamos viviendo, nadie te garantiza que si haces una obra de ficción vaya a ir bien, por tanto, si contratas trece y haces los trece y va mal pierdes dinero. Si haces una miniserie, lo máximo que puede pasar es que esas dos emisiones vayan mal pero no son las trece. Además, hay piezas de ficción (como la vida de Rafael o la princesa de Éboli) que te permite hacer otras cosas de ficción sin los riesgos de las series.

¿Los docu-shows (como “Callejeros”) es un género para tiempos de crisis?
Bueno, la televisión tiene también géneros y subgéneros cíclicos. Aparece “Callejeros” o “Españoles por el mundo” y todo el mundo intenta hacer algo parecido. El éxito en la televisión es una excepción porque de cada 10 programas que se empiezan solo 1 o 2 alcanzan la media de la cadena, como consecuencia de eso, cuando hay un éxito todo el mundo intenta clonarlo. Ésta es una industria muy mimética.

¿La televisión de hoy sigue siendo un bien cultural?
Es una industria cultural, pero a veces muy light. La televisión de antes de los 80 nos decía que había que informar, entretener y educar, es decir, dar servicio público. La neo televisión es de interés público. Se produce la desregulación, la aparición de las empresas privadas y como consecuencia de todo eso, cambia el eje sustantivo de la industria. Hoy la información en EEUU no se llama información, se llama info-entretenimiento. Hoy si las noticias no se dan de una determinada manera, muy espectacular, muy visual, la gente las ve menos.

Fuente de la imagen:
academiatv.es
(http://www.academiatv.es/files/Ricardo-Vaca-Foto-web.jpg)

Dejar respuesta