Conoce a… Paco Nadal, periodista de viajes: "Es muy muy raro que esté más de diez días en casa"

0
802

Paco Nadal compara su estado en Madrid con el de un semáforo. “Eres intermitente: Estás, no estás. No puedes prever nada”. Esa es una de las razones por las que elige pasar sus vacaciones en su casa del Mar Menor. “Me meto allí y no salgo”. Y no es de extrañar, se pasa el resto del año de ruta en expedición por los confines de la tierra.
Ni él mismo se hace una idea de cuántos días pasa fuera. “Nunca los he contado. Un año empecé a contarlos y cuando llevaba ya la mitad, ciento cincuenta y tantos, paré porque me estaba asustando. Es muy muy raro que esté más de semana y media en casa”.
Recuerda que desde muy pequeño tenía claro que lo que realmente le gustaba era viajar. Y lo descubrió en los campamentos y excursiones por la montaña con los boys scouts. Con quince años realizó su primer gran viaje, a Noruega. Su vocación de viajero iba al mismo ritmo que la de fotógrafo “Yo lo que quería era ser fotógrafo”. Curiosamente se licenció en Químicas y en vacaciones se dedicaba a viajar.

Luego, los viajes se convertirían en la parte fundamental de su profesión. “El ‘problema’ de mi trabajo es que es mi hobby”. Un problema con el que, según él, no hay hueco para el cansancio. “De lo que me cansaría es de quedarme en casa. Es una necesidad patológica de moverme. Va mucho con mi forma de ser. Odio la rutina, la repetición de las cosas, me es fácil estar siempre viajando porque lo que realmente me parece urticaria es la parálisis, la quietud.”

¿Sus próximos destinos? Recorrerá el Loira en bicicleta y luego, Groenlandia. “El viaje de Groenlandia es un viaje de placer, en el sentido de que esta organizado por amigos, no por montañeros, y hacemos expediciones de este tipo. Siempre me llevo la cámara de fotos, de vídeo y el bolígrafo”. En sus comienzos como reportero también llevaba consigo su cámara de fotos en blanco y negro. De hecho, su primer reportaje surgió al volver de un viaje a Perú. “Le ofrecí el reportaje a la revista Integral y les gustó. En ese tiempo yo sólo hacía fotos. Se las llevé y me dijeron que les gustaban mucho y me recomendaron que las acompañara de texto, que así sería más fácil todavía de publicar. Fue la primera vez que escribí”. Ahora, dice, publica más texto que fotos. Es colaborador habitual del suplemento El Viajero, de El País, y del programa Hoy por Hoy, de la Cadena Ser, escribe también con asiduidad en las principales revistas de viaje: Lonely Planet. National Geographic, Altair… En 2001 publico su primer libro de narrativa “El cuerno del elefante”.

Los países que ha pisado… “No he contado el número de países en los que he estado, me parece un poco pedante…Yo viajo por aprender, por descubrir, no por coleccionar países…”. Uno de sus favoritos está al otro lado del estrecho, Marruecos. “Es el gran laboratorio de prueba de los viajeros españoles. Lo tenemos ahí cerca, es barato, es exótico, es un gran cambio, saltas mil años en el tiempo… Voy mucho por Marruecos. Es una experiencia única, sobre todo al sur del país”.

Con tanto viaje no siempre es fácil ir acompañado, pero ni siquiera el hecho de viajar en solitario le parece aburrido. “Viajo mucho solo. Primero, porque me gusta y luego, por profesión. Viajar solo implica muchas cosas: ir con los cinco sentidos, la percepción es mucho mayor. No te puedes pasar un mes o dos meses viajando solo sin hablar con nadie, implica relacionarse más con la gente, la necesidad de hablar, de conocer, de interactuar… Para un comunicador, para alguien que viaja para contar cosas, para descubrir cosas de este país y transmitirlas… sea con fotos, texto o vídeos es importante. Y es una experiencia personal muy enriquecedora: tienes que resolver problemas, tienes tiempo para tus soliloquios, para pensar, reflexionar…”

¿Cómo es su maleta de viaje? Pues para ser viajero profesional, para eso soy malísimo. Siempre llevo una maleta demasiado grande. Jamás aprendí a hacer maletas reducidas. En ese sentido soy muy malo. Procuro viajar acorde a donde voy y con lo mínimo pero siempre me llevo más cosas de la cuenta.

¿Qué significa viajar para Paco Nadal? “Viajar es descubrir, aprender. Sobre todo eso, aprender. Yo viajo por aprender lo que me rodea. Aprender que hay muchos mundos y que todos son únicos”

Le falta un continente, Oceanía, que espera alcanzar en verano. Mientras, podemos seguirlo a través de su blog. Porque lo más probable es que ahora, Paco Nadal esté a cientos de kilómetros de Madrid.

Texto:
Carmen Fernández
Fotografías:
Blog de Paco Nadal
Carmen Fernández

Dejar respuesta