Natalia Ayala: “No se está pensando en el espectáculo” (1/2)

1
1056
Natala Ayala en los estudios de Radio Nacional de España

Natalia Ayala (Valladolid, 1978) es una de las periodistas jóvenes más destacadas en el panorama radiofónico español. Dentro de la plantilla del programa “Tablero Deportivo” ha podido vivir en primera persona grandes momentos del deporte español, el más destacado la victoria en el Mundial de Sudáfrica de fútbol en el verano de 2010; y ahora está viviendo, desde los estudios centrales de RNE como mano derecha de Chema Abad, la guerra del fútbol que se está librando entre la LFP, con Mediapro entre medias, y las principales radios del país.

En esta primera parte de la entrevista que Ayala concedió a La Huella Digital, cuenta cuál es la postura de las radios, concretamente de Radio Nacional de España, y cómo está la situación en estos momentos.

¿Cómo están las negociaciones entre la Liga de Fútbol Profesional y las radios?
Por lo que yo he podido hablar con la gente de la radio, poco movimiento hay. Es verdad que las radios parece que sí han aceptado pagar por algún tipo de servicio; pero nunca por  el derecho a la información. Están en total en desacuerdo, como yo también lo estoy, por supuesto, en que se pague por la narración de un acontecimiento, en este caso fútbol; sí quizá por utilizar una serie de servicios, pero por ahora los clubes no han hecho una propuesta en este sentido. Ofrecieron pagar unas cantidades por retransmitir el producto que ellos tienen, en ningún caso por ofrecer ningún servicio ni mejoras. Si algo nos vamos a llevar de esto, es que las radios, cuando quieren, se pueden poner de acuerdo con otros. Al final, se acabará pagando. Si se tiene que hacer, que sea porque la Liga ofrezca algo que hasta ahora no ha estado ofreciendo: servicios para los medios. Creo que ninguna radio debería pagar por un producto que se está cargando un programa radiofónico como los carruseles, en nuestro caso Tablero Deportivo. Nuestro fin era el de contar varios partidos a la vez. Así nacieron los carruseles. Con los nuevos horarios es imposible. ¿Cómo vas a pagar por algo que acaba con tu propia filosofía? A mí me parece absurdo pero no soy yo quien puede decidir. 

Cuando se habla de ofrecer otro tipo de servicio, ¿se están refiriendo a mayores facilidades y equipos técnicos en los estadios?
Si las radios se ofrecen a pagar algo y quieren unos servicios, ellos tendrán que negociar. Todas las cabinas no pueden estar centradas. ¿Quién va a pagar más? ¿El que esté más centrado? ¿El que tenga la exclusividad sobre algún tipo de entrevistas? Me cuesta mucho no creer que será así, porque cuando empecemos a pagar, la unión de las radios podría quebrarse un poco; y una vez se paga, cada una querrá ser la que más beneficio obtenga. Ya lo estamos viendo en las televisiones: cuando alguien tiene exclusividad, nadie puede hacer nada. Una empresa como la mía tiene las de perder en temas de exclusividad. RNE tiene en los programas deportivos, en comparación con el resto de competidores, un beneficio que no tienen otras, la falta de publicidad. También la tiene como handicap para poder pagar por el fútbol y por cualquier deporte, pero lo tiene como un beneficio para sus oyentes. Quizá no lo hemos sabido explotar como se debería, estoy segura de que no. Otros han hecho de la publicidad su buque insignia, y por eso muchos oyentes tienen otras emisoras. RNE tiene el handicap de decir: “Si no estamos ingresando, ¿cómo vamos a poder pagar para que el oyente escuche a sus protagonistas?”. Eso no ocurre en otros ámbitos, no se me ocurre que alguien pague para escuchar después del pleno del Ayuntamiento a los protagonistas de la noticia.

¿Podría llegar a sentar un precedente, peligroso en todo caso, en otros ámbitos? ¿Podríamos ver a emisoras pagando por un Pleno en el Congreso de los Diputados, por ejemplo?
Creo que no. Si se ha llegado a esto, es por la situación del fútbol. Nosotros hemos sido quizá a la última argolla que se podían agarrar los clubes de fútbol, la LFP, Mediapro, Roures, Tebas, los que han perdido dinero a espuertas y ya no saben de dónde sacar más dinero de este negocio llamado fútbol. Es como la burbuja inmobiliaria. El fútbol lo ha comprado todo el mundo, daba igual el precio. Se pagaban 12 euros por ver un partido de fútbol en tu casa, con dos personas o una por un partido; ahora, 15 euros por todo un mes. Eso no se podía sostener. Nadie puede sostener un negocio que algún día tenía que explotar. Está a punto, y había que sacar dinero de algún sitio antes de que pasara, y se han utilizado las radios. Ojalá alguien pare esto, porque como deporte me encanta; pero como negocio, cada vez menos, porque está prevaleciendo sobre el deporte. No se puede comparar con la información política, social, económica o cultural, aunque también tendrían que contar mis compañeros de Cultura todos los chanchullos y problemas que hay para poder sacar un libro, presentar un disco, etc. El fútbol ha llegado al límite en el que está a punto de romperse la gallina de los huevos de oro. Va a llegar un momento en el que van a decir: “señores, se acabó. No podemos seguir pagando 90 millones de euros por un jugador cuando no recibimos dinero de ningún sitio”; aunque sí lo están recibiendo, a través de convenios con los Ayuntamientos. Muchos estadios son de propiedad municipal.

Además, están defendiendo un producto que es bastante inferior a otros como la Liga Endesa o la Premier League en cuestión de organización.
Esto me ha costado muchas peleas dialécticas. Siguen sosteniendo que es la mejor del mundo. Una Liga que quiera ser la mejor del mundo no puede tener fútbol todos los días del año, porque terminan con el producto que se quiere vender; no puede tener fútbol a las 12 del mediodía y un domingo a las 22.00. Hay cada vez menos gente en los estadios. Si queremos hacer nuevos fieles… ¿Qué niño va a ir al fútbol a las 22.00 o quién si tiene que madrugar para ir a trabajar? Se dice que es por las televisiones. Si se está pagando por tener un paquete que permita ver los partidos que quieras, controla los horarios, que sean horarios en los que la gente pueda ver los partidos y conciliar la vida familiar. Si alguien quiere empezar a ver fútbol a las 12.00 y terminar a medianoche, es inhumano, y termina debilitando el interés por el fútbol. En la Premier League está el calendario desde que empieza la temporada, se lleva a ver fútbol en Navidad, cosa que aquí no pasa por la presión de los jugadores. Aquí da igual en el tema de horarios, en el tema de cómo vendérselo al espectador. Para mí, la Liga Endesa lo está haciendo bastante bien, pero no hemos visto en las primeras jornadas cómo han apoyado esa apuesta de dos partidos en TVE. Me sorprende menos de lo que creo que le sorprende a otras personas, que creían que la Selección podría reflotar el baloncesto. El baloncesto perdió mucho una vez que dejó de estar en una emisora pública, algo que para el fútbol no fue tan contraproducente. Ahora intentamos dar un baloncesto magnífico, con jugadores NBA, se da gratis y no engancha. Lo están haciendo muy bien y les cuesta; el fútbol lo está haciendo cada vez peor y les cuesta perder, pero creo que terminará perdiendo.

Natalia Ayala durante la retransmisión del Mundial de Fútbol 2010

¿Conoce personalmente a Jaume Roures o Javier Tebas?
De oídas. A Tebas lo sigo en Twitter por una cuestión profesional; si pudiera lo borraría, porque cuando lo leo me pongo de muy mala leche. Conozco a gente que ha trabajado cerca de ellos. Son unos animales de negocios. Que nadie espere cuando hablan en una entrevista y dicen que es lo mejor para el fútbol, que nos viene mal a los medios. Nos viene bien lo que le viene bien al espectador, al lector o al oyente de radio, no hay más. ¿Mejores horarios? Que lo demuestren. Se están equiparando a los horarios Premier: no es verdad. Que hay siete franjas: no es verdad. Están utilizando la mentira por el puro negocio.

¿El despliegue de horarios es para potenciar la Liga BBVA para los niños o para potenciarla en China?
Creo que la apuesta es para que se vea fútbol español fuera de España. China es un mercado, y ellos van a mirar únicamente por el negocio. El negocio no es que vayan niños. A largo plazo sí que lo es; son los seguidores del futuro, pero me extraña. Si la apuesta del fútbol a mediodía es para que se vea en China, ¿por qué se eligen los partidos que se están eligiendo? Salvo el derbi vasco del otro día (inmenso, precioso partido), el resto, con todo el cariño para los equipos de Primera, no son relevantes. ¿Por qué no se hace con los grandes? Florentino y Rosell quieren vender seguro. ¿Por qué les da miedo ponerse ellos mismos a las 12.00? El horario del que siempre ha hablado Florentino Pérez fue el de las 15.00, nunca las 12.00.

¿Ha salido dañado el espectáculo con los nuevos horarios?
¿Quién va a mirar un espectáculo cuando han puesto partidos en el Benito Villamarín a las 16.00 con el calor que ha estado haciendo? Es imposible disfrutar del fútbol así. Son profesionales, evidentemente, y muchos dicen que, por lo que cobran, ya pueden sudar. Ya no se trata de sudar. Están dando un espectáculo, y tendrá que ser en las mejores condiciones. No es un espectáculo un partido con 37 grados, da igual en el mes que estemos, y ocurrirá lo mismo en diciembre con un partido a las 22.00 del domingo. No se está pensando en el espectáculo, ni en el deportista, ni en el aficionado.

¿Podrían salir de algún modo beneficiados los equipos pequeños?
Yo creo que no. El partido estrella de Segunda era las 12.00 los domingos y todos estábamos enganchados. Si ahora ponen uno de Primera, no vas a tener más “remedio” que verlo. Con el tema de no poder pasar a los campos, ¿quién le está haciendo daño al fútbol pequeño? No se están desplazando periodistas a estos campos. Esto es una cadena que se retroalimenta. Si tú enseñas a un niño a ir al fútbol a determinadas horas, y no pueden ir a esa hora porque le viene mal, no querrá ver fútbol modesto. Creo que ninguno está pensando en el fútbol modesto, los que piensan son los que tienen dinero, por lo menos los que ejecutan, no sé si piensan. Ninguno se ha preguntado por lo que pueda pasar en Tercera División.

¿Qué pensó en la primera jornada de Liga, cuando los periodistas de todas las cadenas tuvieron que narrar partidos desde azoteas o bares?
Me dio mucha pena. Yo siempre he disfrutado de mi profesión, de ser periodista deportiva por poder ir a los sitios y contarlo. Ser periodista es poder ver una cosa y contarla. Ahora están obligando a contar una cosa que no estás viendo, que estás viendo a través de los ojos de unos cámaras de televisión y su realizador. Los compañeros están haciendo un esfuerzo tremendo, y tengo que valorarlo muchísimo, porque yo no sé si sería capaz de poder narrar un partido por la televisión. Ellos lo están haciendo de forma maravillosa, pero están contando el partido que echan en la cadena que lo está retransmitiendo. Hay veces que se va a negro la pantalla, y a ver cómo le explicas al oyente que no estás viendo nada; por suerte han sido pocos momentos, y apenas se ha llegado a percibir. Ahí no estás informando, estás inventando. Hay oyentes, muchos, que durante los primeros días del conflicto decían que no deberíamos pagar por entrar a los campos. Sería al revés; en todo caso la Liga en algún momento debería agradecer a las emisoras todo lo que hacen por el fútbol, y me refiero a partidos difíciles. Los bonitos son muy fáciles de contar: una final con un gol de Iniesta en la prórroga es fácil por lo bonito y emocionante; pero hay partidos, y ahora con estos nuevos horarios, que encima por alguna extraña razón están acabando 0-0, 1-0 o 0-1, que van solos en horario. Ahí tienes que ser un artista para poder entretener al oyente. Nuestros narradores, los de RNE y de todas las emisoras, son capaces de emocionar a un aficionado del Sporting en un partido ante Osasuna en el que no está pasando nada. Eso solo se puede hacer desde un estadio, en un estudio es dificílisimo. Estás mediatizado y no te contagias. Que la gente tenga claro que cuando ve la televisión, ve lo que el realizador quiere que vea. Cuando escucha, también escucha al narrador. Es inmensamente más emocionante cómo te lo puede contar un narrador de radio a otros compañeros de TV, porque ellos tienen la imagen.

¿Cree que se ha denigrado a los periodistas?
Sí. Muchísimo. Igual que le digo que estoy contentísima de que por una vez el no querer poner dinero encima de la mesa ha ayudado a la unión de las radios, también creo que los fines económicos de cada empresa, ya no hablo de emisoras, nos han convertido; quizá porque hayamos dejado de ser más que periodistas  para ser coderos o como lo quieras llamar. Están en una zona mixta intentando llegar antes que el compañero. Gracias a Dios, voy a sacar a RNE de este grupo, no porque sea la mía, sino porque nunca me han dicho “tienes que contar esto y tienes que hacerlo la primera”. Me han dicho: “tienes que hacerlo bien y que sea verdad”. No hay un cuidado por la información, esto se ve cada vez menos. Luego si hay que pedir disculpas, se piden o no; pero primero se cuenta, y antes que el contrario. Ahora somos compañeros en el conflicto, pero hasta hace dos días no lo éramos. En general, creo que hemos dado un pasito atrás. Deberíamos aprender mucho de los periodistas de toda la vida y de aquellos que no han estado vinculados al fútbol, de los deportes más modestos, incluso del baloncesto. Hay tanta diferencia… He visto cómo ha terminado un Europeo en el que hemos sido campeones: han vuelto mis compañeros y todos son amigos, han puesto la grabadora al compañero y todo es buen rollo. Nadie dice “yo tuve antes a Pau Gasol”, quizá porque Pau Gasol, además de ser uno de los deportistas más grandes de la historia, está ahí para que lo entreviste el de la SER o el de Radio Alcalá, da igual. El día que se perdió eso en el fútbol, los periodistas deportivos dimos un paso atrás y nos lo hemos ganado a pulso. El día que optaron por estar más cerca del cielo que de la tierra, deberíamos haber dicho que no nos interesa, pero se dijo que sí nos interesaba.


Imágenes cedidas por Natalia Ayala.

1 Comentario

Dejar respuesta