Conoce a… Mario Vaquerizo: "El instinto de supervivencia es tan fuerte que pensamos que vamos a vivir siempre"

6
1317

Mario Vaquerizo es uno de los principales personajes de la vanguardia española en la actualidad. Salta a los medios como el resultado de su compromiso con uno de los personajes más influyentes en la escena española (Olvida Gara) y desde entonces no ha dejado de trabajar para poder obtener su reconocimiento como artista. Polifacético y extravagante, Mario, hace pocos años, presenta uno de sus proyectos más importantes, el grupo musical “Nancys rubias”. Además de esto, ha trabajado como periodista (y ocasionalmente sigue siéndolo) y trabaja en el sector de la comunicación representando, entre otros, a su mujer. Siempre polemista y contra la corriente, Mario se ha ganado con creces la popularidad por su trabajo. Sincero y natural, Vaquerizo siempre deja su huella en todo lo que hace. Inimitable.


¿Cómo se lleva tener tantos trabajos, desde tener un grupo hasta llevar un gabinete de comunicación?
Eso se lleva disfrutando mucho de tu trabajo. Lo que pasa que lo que es mi trabajo hoy en día es mi afición. Una afición que me da mucho dinero; entonces no eres consciente de que estás trabajando el resto del día. Llevo el management de Fangoria, la prensa de Merche, de Leonor Watling.. Además escribo libros, salgo por la noches, voy al gimnasio todos los días, tengo un grupo, etc. Yo creo que es una capacidad de trabajo muy exarcebada y una capacidad para la constancia muy desarrollada, que es lo que tengo yo. Pero no lo vivo como una imposición y aunque es trabajo, no me cuesta nada hacer una entrevista, irme a un concierto, acompañar a Fangoria, etc.. Yo siempre digo que tengo la suerte de poder dedicarme a lo que me gusta, soy un privilegiado, y mi hobby me permite poder vivir bien. De todas formas, yo he sido así siempre. Mi sentido de la intuición me ha ayudado siempre en mi existencia. Siempre he tenido en mi vida muy claro lo que quería hacer y siempre he hecho lo que me gusta.

Y hablando de tus trabajos, supongo que Nancys es el proyecto en el que más implicado estás…
Pues no fíjate. Estoy muy implicado, pero como no vivo de ello, en un momento dado si en vez de hacer 25 entrevistas como Fangoria, hacemos 4 no pasa nada. Es una cosa más lúdica. Está menos profesionalizado. Pero si es cierto que es muy mío. El grupo me lo inventé yo para poder estar con mis cuatro mejores amigos y poder subirme a la Nancy furgo y estar todos los fines de semana dando conciertos, porque me divierto un montón y porque me han salvado la vida en más de una ocasión.

¿Es difícil que cuaje un proyecto tan arriesgado como Nancys?
Es difícil pero al final se ha acabado entendiendo. Las críticas de los primeros discos sobre cual es esta broma del marido de Alaska, no tocan nada, que quiere ser más famoso que ella y encima es maricón… y en este tercer disco ya la visión es otra totalmente diferente y, en cambio, la actitud es la misma. Yo me he tomado igual de en serio y me he reído de mí mismo en este tercer disco igual que en el primero. La visión que tienen los demás de ti y desde fuera es muy diferente a la que tienes desde dentro. Nancys se concibió como un disco para pasarlo bien y con un sentido muy lúdico. Yo no vengo aquí a doctrinar a nadie. Además que no hemos hecho nada nuevo. Lo diferente es la actitud sincera de las Nancys, pero no lo hicimos para provocar ni nada por el estilo, a tocar puedes aprender pero componer canciones es un don. Pero me da exactamente igual lo que opine la gente y no me gusta decir a nadie lo que tiene que hacer porque tampoco me gusta que me lo digan a mí. El respeto está en uno mismo. Además vender un millón de discos sería una responsabilidad que nosotros, porque todos compaginamos Nancys con otros muchos proyectos y si vendiéramos tal cantidad tendríamos que dedicarnos mucho más al grupo. Además no se puede gustar a todo el mundo.

¿Cómo se recupera un grupo de música cuando pierde uno de sus componentes?
Pues se lleva fatal, porque no solo pierdes un miembro del grupo, sino un amigo. Susy era hermana para mí desde que la conocí en el año 99. Y ha sido y seguirá siendo fundamental. Las personas se mueren cuando se deja de hablar de ellas y cuando la tienes presente todos los días va a estar siempre viva. Y subir al escenario sin ella es una mierda, y noto mucho su ausencia pero también la noto mucho día a día. Iba mucho más allá. Además, los primeros días lo dejamos pero Nacho y Olvido nos convencieron para seguir y me dí cuenta, en un momento dado, que porque iba a dejar de compartir esos momentos con los demás. Entonces decidimos seguir. Aún así, anulamos la presentación por respeto y porque sabía que me derrumbaría. Por ello, nos hemos inventado la figura de los teloneros con Fangoria para poder volver a los escenarios sin esa presión. Igualmente, la muerte siempre se vive mal, he pasado otros dramas como la muerte de mi hermano, y es que para la muerte nunca estamos preparados.

¿Cómo definirías la esencia de Nancys?
La amistad.

¿Llevas bien las críticas?
Sí. Me reafirman. Tú no haces las cosas para buscar el reconocimiento en los demás, las haces para buscar el reconocimiento en ti. Entonces yo el mes de agosto lo dediqué a grabar el disco de Nancys y a hacer un libro. A mí me gusta el resultado, y a quién no le guste me da igual. Las críticas me dan igual y se aceptan. Y respecto al puterio, la mala leche, la invención, pues mira donde han llegado las cuatro locas. En la casa real, más famosos que nadie, la Warner aportando por ti, etc. Y si una persona que no conozco de nada se pasa el día hablando de mí, lo hace es que me lo tenga todavía más creído. Lo único que me jode es que se inventen cosas que puedan leer mis padres y que les pueda doler. Es lo único que me da rabia.

¿Es siempre positivo tener detrás siempre la figura de Olvido?
Yo estoy casado con Alaska. Y es lo mejor que me ha pasado en mi vida es casarme con ella. Me ha beneficiado absolutamente en todo. Sentimentalmente en todo y profesionalmente, es cierto que a lo mejor, de primeras, te ven como el marido de Alaska, pero tú al primer programa que vas como tienes tanto background y tanto bagaje les dejas impresionados y te vuelven a llamar. Y, además, sea por lo que fuese el disco está hecho y Fangoria no ha tenido que convencer a nadie. Además, Nancy solo iba a crearse para un concierto. De todas maneras, desde dentro, se lleva todo con mucha más naturalidad que lo que se ve desde fuera. Yo siempre he llegado a donde he querido llegar. Desde fuera se magnifican mucho las cosas.

¿Te sientes estereotipado?
Precisamente no porque creo que a todo el mundo le rompo los esquemas. Primero con que si me pongo zapatos de tacón y me pinto, entonces es maricón, pero lleva muchos años casado con Alaska, entonces no lo será… Entonces, creo que no soy un estereotipo. Soy un tio muy natural y que en todo momento hago lo que quiero. Yo creo que las buenas formas y la buena educación son tus mejores armas para hacer lo que quieras en cada momento. Como me vean los demás me da igual. Y no lo hago por transgredir ni por nada. Entiendo que haya gente a la que fascine y gente a la que horrorice. Lo que piensan los demás es algo que les preocupa más a las madres.

Y, entre periodistas, ¿con qué te quedas de la profesión?
Con todo. Ahora ejerzo de periodista ocasionalmente, de management me encanta y a la vez el mundo business, lo de artista me encanta también. Nunca renuncio a nada. En las distintas etapas de mi vida he ido haciendo en cada momento lo que me ha apetecido.

¿Y cómo free-lance?
La auténtica libertad de poder hacer en todo momento lo que quieras. Y trabajando mucho es factible. Tienes que tener iniciativa y no estar esperando en casa que te llamen. De todas maneras, es que mi carácter se acompaña con eso. Mi hermana es brillante pero su timidez muchas veces le bloquea.

¿Qué te gustaría ser de mayor?
De pequeño yo quería ser John Travolta. Y ahora, si ser mayor es tener 34 años para cumplir 35 y dedicarte a lo que quieres y tener un grupo de rock-heavy-glam, pues ya lo he conseguido. Pero me gustaría ser escritor, de novelas. Aunque creo que no estoy capacitado, lo veo muy difícil. Incluso me propusieron un proyecto pero lo rechacé.

¿Crees en el futuro?
Creo en el presente, el pasado y el futuro. El problema es que el futuro no lo puedes controlar. Y es que el instinto de supervivencia es tan fuerte que pensamos que vamos a vivir siempre.

¿Cómo definirías al Mario Vaquerizo que hay detrás del personaje?
No hay ninguna diferencia. Soy igual siempre. Y definiría a Mario Vaquerizo como vitalidad, trabajador y buena persona.

6 Comentarios

  1. Desde luego, el refrán del “en el país de los ciegos el tuerto es el rey” le va que ni pintado al señor Vaquerizo. Desde luego, no podría haber “triunfado” en otro lugar que no sea España, y más en concreto en Madrid. Ciudad y país paleto hasta el hastío.
    Me da mucha rabia la actitud de este hombre, que se cree brillante, ocurrente, transgresor (por llevar tacones! y promover la anorexia!). El rollo pop/factory/Warhol ya huele, y más atodavía el rollo movida. No se puede ser más zafio, limitado e ignorante… Leo su blog en libertad digital, le veo de vez en cuando, y no comprendo qué ve Alaska… A mí me echa para atrás su tufo oportunista y su torpeza verbal y conceptual -y su limitado “Background”, del que tiene la osadía de presumir!!!
    Afortunadamente, parece que se ha dado cuenta de que no da de sí para escribir una novela. Aprende primero sintaxis, redacción y ortografía, al menos.
    La muerte de los beatles fue Yoko Ono, y para mí la muerte de Alaska (con lo que yo te he admirado, querida9 has sido tú, mamarracha.
    Estás caduca y no lo sabes… tu tren ha pasado hace mucho, chato.
    Y que conste que tengo los discos de las Nancys y me hacen mucha gracia. Pero no puedo con la fatuidad de esta mamarracha, lo siento.
    Putarraca Johnson, decepcionada con Alaska, por tu culpa, Vaqueriza…

  2. No sé, siempre me gustó Alaska. Al Vaquerizo este no lo trago, es abrir la boca y soltar chorradas. Lo peor es que no es más que una pose demodé de maricón encerrado.

  3. Vi el domingo pasado un programa llamado “Alaska y sus amigos”, y me llevé una gran decepción, esperaba ver a un montón de intelectuales, o si no gente educadísima y me llevé un chasco increíble. Personajes a ver cuál más ignorante y soez. A Mario no le vi transgresor en absoluto, le vi una persona muy básica, con un nivel cultural bajo y simple. Le doy la enhorabuena por haber conseguido, no ya entrar en el circulo de conocidos de Alaska, que me hubiera parecido a priori imposible, sino por lograr casarse con ella.

    Enhorabuena.

Dejar respuesta