Conoce a… María Pastor, actriz: “El teatro es mi desayuno, mi comida y mi cena desde que tengo uso de razón”

0
1133

Hija del actor y director Juan Pastor, María Pastor lleva la interpretación en las venas. Tras licenciarse en la Real Escuela Superior de Arte Dramático, ha dado vida a un amplio abanico de personajes. Actualmente compagina su trabajo en el teatro Guindalera, con grabaciones para la televisión y el cine.
¿Cómo surgió tu interés por el teatro?
Uf… (Risas) Yo vengo de una familia de teatro de toda la vida, entonces para mí es algo muy natural. Es mi desayuno, mi comida y mi cena desde que tengo uso de razón. Durante muchos años me preguntaban si quería ser actriz y yo decía que no por resistencia, hasta que con dieciocho años o así, me di cuenta de que estaba haciendo una tontería e iba a acabar estudiando otra cosa que realmente no me satisfacía. Desde entonces he tenido una determinación como en mi vida.

¿Cómo es trabajar con tu padre como director?
Tiene sus ventajas y sus desventajas, como todo. La ventaja es que nos conocemos muy bien. También es una desventaja porque conoce todas mis debilidades, pero lo bueno es que realmente entiendo lo que quiere decir más que nadie, le capto mucho y es un placer. Nos comunicamos muchísimo mejor como director y actriz que como padre e hija, creo yo (risas).

¿Cuál crees que es la receta del éxito de la sala Guindalera?
La autenticidad y el cariño. Se hace todo con muchísimo mimo, con muchísimo cuidado. No sé… como muy artesanal. Con un profundo amor y cariño a lo que hacemos. Eso es.

Y la cercanía con el público…
Eso por el espacio, si. La cercanía con el público es una ventaja y también una desventaja, porque el público lo puede ver todo. No te puedes relajar ni medio día, estás siempre expuesto a todo. Y a su vez proporciona un calor, una cosa mágica que no se produce en otros teatros más grandes.

De los personajes que has interpretado en este teatro, ¿tienes alguno favorito?
De momento sí y es el de Molly Sweeney, porque es un regalo que me ha hecho mi padre. Es algo muy especial entre él y yo. Es un personaje de los más difíciles que he interpretado por su infinidad de matices. Es un trabajo tremendamente sutil, exquisito y puramente actoral. No hay ningún artificio, es el actor, el escenario, el público y nada más.
Además fue un trabajo muy interesante también porque la investigación, el contacto con los ciegos y el trabajo de documentación que hicimos fue muy extenso y realmente muy gratificante.

¿Y cómo es Cris, la protagonista de Bailando en Lugnhasa?
Cris es un personaje dulce, indefenso… Tiene su carácter también, porque una mujer de aquella época que trabajaba en el campo y que encima ha tenido un hijo natural, ha tenido que enfrentarse a muchas dificultades. Yo creo que la época les ha debido curtir. Son mujeres recias que quizá en nuestros días son más difíciles de encontrar. Y a la vez es un personaje tremendamente vulnerable porque “pierde el culo” por Jerry completamente.

¿Puedes contar algo más de la obra?
La obra para nosotros es algo muy especial porque es la que nos hizo conocer más en profundidad a Brian Friel. Es la obra más perfecta de toda su dramaturgia y es algo muy depurado, muy sutil. No creo que se vea a simple vista. Es un trabajo muy refinado. Habla de la memoria y de la importancia que tiene el mantener los vínculos con el pasado, que también te pueden esclavizar, pero que es importante no perderlos de vista porque te dicen quien eres.

¿Cómo han sido tus experiencias en cine y televisión?
Han sido y siguen siendo, gracias a Dios, estupendas, divertidísimas. Una cosa completamente diferente a esto, pero fascinante. El cinematográfico, el televisivo y el teatral son lenguajes distintos pero la esencia es la misma. Yo siempre pongo el ejemplo de que es como conducir un coche: estudias y te sacas el carnet con las mismas normas, lo que pasa es que coger un coche pequeño es distinto a uno grande. Pero sólo requiere un par de segundos o minutos, depende de cada persona, para hacerte un poco a la idea de las distancias sobre todo. Pero la esencia para mí es la misma.

Entonces… ¿Estás haciendo algo ahora?
Si. Ahora estoy haciendo una serie de nueve capítulos que se estrenará dentro de poco en Cuatro. Se llamará Punta Escarlata y es un thriller. Es una especie de Twin Peaks a la española y tiene muy buena pinta. Es un elenco muy rico y yo creo que va a pegar fuerte porque es la apuesta nueva de Cuatro.

Aparte de eso, ¿Tienes algún otro proyecto que se pueda contar?
Estreno próximamente también una película en el Festival de Málaga que se llamará Que se mueran los feos. Tengo un papelito pequeño, pero bastante interesante y la película es una comedia romántica muy divertida. Ya la veréis.

¿Y en teatro?
En teatro la gira de Platonov con el Centro Dramático Nacional. Estaremos tres meses de gira terminando el Moscú, que es lo que más me fascina de esto. Tengo muchas ganas de estar en el Festival Internacional de Chekhov con otras compañías internacionales.
Y de momento como siempre, manteniéndome en activo, entrenándome y haciendo pruebas.

Fuente de las imágenes:
http://www.mariapastor.es

Dejar respuesta