Conoce a… Love Of Lesbian: “John Boy es lo mejor que nos ha pasado, pero no lo único”

1
1681

Después de dos años de gira, Love Of Lesbian por fin pueden tomarse un gran descanso. Tras un final apoteósico, agotando entradas en sus últimos conciertos en Madrid, Barcelona y su fin de gira en Londres, los catalanes comienzan una nueva etapa.

Para hablarnos de lo que ha sido esta gran gira y del nuevo rumbo que tomará ahora el grupo hemos podido hablar con Oriol Bonet, batería del grupo.

Pregunta: Nos gustaría que establecierais una perfecta sinopsis y un imperfecto epíteto sobre esta gigantesca gira de 1999, que os ha llevado a actuar durante dos años en la mayoría de los festivales nacionales y por cientos de salas de toda España.
Respuesta: Nos hemos convertidos en unos verdaderos estudiosos de la gastronomía española y hemos ganado algunos kilos que intentamos ocultar. Hemos pasado cerca de setenta y cinco fines de semana fuera de casa, nos han visto unas 400.000 personas y hemos pisado alrededor de ciento cincuenta escenarios. ¡Nos merecemos el descanso más triste!

P.: ¿Qué pensáis hacer, además de descansar, tras el final de gira? ¿Por qué habéis elegido Londres para terminar?
R.: Nos hemos planteado una prioridad, el nuevo disco, por lo que después de tomarnos unas semanas de descanso, nos vamos a encerrar en el local. Aún así, vamos a ir apareciendo por aquí y por allí.

¿Lo de acabar en London? Nos apetecía salir, pero para nosotros el fin de gira fue Razzmatazz. Londres ha sido una perfecta “maniobra de escapismo”.

P.: Comentarnos un poco cómo se siente el grupo al agotar las entradas cuatro días seguidos en Madrid, en una sala como la Joy Eslava que últimamente tiene una agenda de directos bastante interesante. ¿Cómo ha sido la experiencia?
R.: La Joy nos encanta. Es una sala con un encanto especial. Llenar cuatro días ha sido un lujo para nosotros. Sólo podemos que agradecer a la gente que nos permitieran pasar una semana en Madrid haciendo lo que más nos gusta.

P.: ¿Habéis tenido que hacer muchos malabares para poder compatibilizar esta enorme gira con vuestras vidas personales?
R.: Somos unos auténticos artistas de la pista central del circo “lesbiano”. Tenemos mucho que agradecer a quien nos espera en casa después de cada bolo. Ellas sí que hacen malabares.

P.: ¿Cuál ha sido el concierto más especial?, ¿y el público que habéis notado más entregado?
R.: Eso es como decidir a quién quieres más; a mamá o a papá. Cada concierto tiene su punto especial y cada público es diferente, pero todos son sobre todo,… “lesbianos”; y eso es lo que nos importa. Todos se entregan a su manera y todos los sitios nos hemos sentido acogidos.

P.: ¿Con qué canción os identificáis cada uno del grupo? ¿Con cuál disfrutáis más a la hora del directo?
R.: Es difícil contestar. Cada canción forma parte de algo más grande que la propia canción. Con lo que sí que nos identificamos personal y emocionalmente todos, es con la historia que explicamos en nuestros shows. Con 1999 y sus últimos días hemos disfrutado mucho durante dos años.

P.: ¿Cómo planeáis cada concierto? ¿Ensayáis mucho o preferís improvisar?
R.: Somos muy vagos, pero la mejor improvisación es la que lo parece pero no lo es. Preparamos cada concierto para que sea especial y eso implica trabajarlos bien, pero nos dejamos llevar mucho por el público y eso hace que en cada bolo pasen cosas únicas y diferentes.

P.: En esta gira, ¿cuál ha sido el dueto en el que habéis sentido más química?
R.: Vamos a dar las gracias a Iván y Amaro Ferreiro, Zahara, Lori Meyers, Sidonie, Mishima, Vetusta Morla, Loquillo, Anni B Sweet, Carlos Cros, Ricky Falkner, Amaral,… ¡espero no dejarme a nadie!

P.: Si tuvierais que elegir un grupo para la banda sonora del 2010, ¿quién sería?, ¿y para lo poco que llevamos de año 2011?
R.: Arcade Fire, Band of Horses, Two Doors Cinema Club, Death Cab for Cutie, Wilco, StandStill, Mishima, Nudozurdo, Iván Ferreiro, Temper Trap, The Ting Tings,…, no me decido.

P.: ¿Qué entendéis vosotros por ‘indie español’? ¿Os sentís identificados con esa etiqueta, os da lo mismo u os molesta?
R.: Nos identificamos con los cuenta cuentos,… Es lo que hacemos. Contar historias, y hay quien las explica desde un circuito que sigue luchando con pocas herramientas, aunque éstas cada vez adquieren mayor importancia, llámese Internet. Y otros las explican de otras maneras con más recursos, aunque no por ello más efectivos.

Entendemos que la industria musical ha cambiado y hoy tiene poco sentido hablar de ‘indie’ y ‘mainstream’. Hoy en día el que decide lo que se escucha ya no es una persona sentada en una oficina de una multinacional, sino cualquier persona sentada en el ordenador de su casa.

P.: ¿Qué queda de aquella banda que teloneó a The Cure en el año 2000?, ¿fue un punto de inflexión o de reflexión para vosotros?
R.: ¡Queda poco! Y nos quedamos con lo segundo. Es un buen recuerdo y aún hoy seguimos llamando a Robert Smith “tito Robert”.

P.: Último disco: 1999. ¿Un regreso a la post adolescencia quizás? Sabemos que su nombre habla sobre una relación pretérita, ¿la susodicha se ha dado por aludida?
R.: 1999 es la historia más sencilla y cotidiana que se puede explicar. Por eso mismo tanta gente se identifica con ella. Se trata de un regreso a la inocencia, al amor, a la alegría y a la tristeza.

P.: Por un momento imaginaros una puerta que tenéis que cruzar obligatoriamente pero dejando atrás algunas cosas, sucesos, vivencias, etc., de vuestra vida, buenas o malas. ¿Qué cosas serían?
R.: Todo forma parte de nuestra vida. No dejaría nada.

P.: Todo el mundo os preguntará por el nombre. ¿Es una forma de ganaros al público homosexual?
R.: No, que va. Nadie nos pregunta por el nombre.

P.: Dentro de unos años, como ejemplo que sois para las nuevas bandas emergentes, ¿habéis pensado que alguno se pondrá como nombre Jonh Boy? ¿Qué ha significado para vosotros este alter ego?
R.: John Boy es lo mejor que nos ha pasado, pero no lo único. Siempre hemos pensado que si hubiéramos dado con él en Maniobras de escapismo, hubiera acabado con nosotros. Por suerte vino más tarde y nos ha ayudado.

P.: ¿Qué opináis de MySpace?, ¿creéis que todavía puede funcionar como soporte para grupos o pensáis que está perdiendo seguidores?
R.: Te podemos decir lo que nos ha pasado a nosotros. Lo que luego venga ya no podemos predecirlo. MySpace es una herramienta que hemos hecho servir mucho pero que desde hace un tiempo no utilizamos demasiado. La hemos sustituido por otras plataformas que nos permiten un contacto más rápido y directo con nuestros fans.

P.: En vuestros momentos de descanso, ¿cantáis en la ducha o eso sería llevaros el trabajo a casa?
R.: Nos encanta nuestro trabajo pero no cantamos en la ducha.

P.: En la cantidad de conciertos que lleváis, ¿cuál es el lugar más raro en el que habéis tocado?
R.: En el salón de un pequeño palacete en el centro de Madrid. Increíble. Fue el Sallotto Live.

P.: ¿Cómo va el embarazo de vuestro futuro disco? ¿Volveréis a cantar alguna canción en inglés, quizás en catalán o será una nueva cesárea en castellano?
R.: De momento seguiremos en la lengua de Cervantes, pero no descartamos para más tarde ni a Shakespeare ni a Brossa.

P.: Para finalizar, recomendarme un buen restaurante, una película y un buen garito para salir.
R.: Lamucca en Madrid y el Kibuka en Barcelona, El gran Lebowsky (un clásico) y el Vinilo, de nuestro querido amigo Inspira.

Love Of Lesbian – “Club de fans de John Boy”
[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=8qp6uVLcHKc[/youtube]

Fotografías: Lyona.

1 Comentario

Dejar respuesta