Conoce a… Gustavo Martín Garzo, escritor: “La escritura es el único lugar donde eres verdaderamente libre”

0
256

Gustavo Martín Garzo es uno de los referentes de la literatura española actual. Recientemente ha sido el último escritor galardonado con el Premio de Novela Ciudad de Torrevieja gracias a su obra ‘Tan cerca el aire’.

Con su última novela, ‘Tan cerca el aire’, ha conseguido ganar el Premio de Novela Ciudad de Torrevieja, ¿qué novedades presenta esta novela frente a otras que ha escrito?
Más bien esta novela es como un resumen de todos los temas que han aparecido en mis otros libros. No sé si un escritor puede aportar novedades en sus libros, en el fondo cada escritor tiene una serie de temas de los que es mas o menos consciente pero que no hace sino repetir en sus novelas esas obsesiones a las que tiene que volver. Esta novela es un poco especial porque la siento muy cercana e íntima y resume en cierta forma los temas que me han obsesionado y que aparecen en otros libros.

Jacobo Mora es el pseudónimo con el que presentó la novela al concurso y que ha generado bastante polémica en algunos medios, ¿nos puede explicar por qué eligió este nombre?
Jacobo es uno de los Hermanos Grimm, Jacobo Grimm, y Mora porque es el segundo apellido de Álvaro Cunqueiro. La elección de Jacobo Grimm es porque es el gran contador de historias, sus cuentos son un resumen de todos los cuentos que se han escrito en la historia. Álvaro en nuestro país es el representante de ese mundo de la fabulación que yo considero tan importante, que conecta con el mundo del mito, cuentos orientales, cuentos maravillosos, etc. La dedicatoria a Ana María Matute es por la misma razón. Si hay un escritor o escritora que en nuestro país haya jugado con esta ambigüedad entre el mundo de la ficción y la realidad es ella. En cuanto a lo de la polémica, eso es algo que está en la bases de los concursos, pedir que no digas tu nombre es una forma de enfrentarse al libro en sí, no a quien lo escribe.

¿Le ha llevado mucho tiempo escribirla?
Es una obra breve, pero sin embargo me ha costado mucho escribirla. He reescrito muchos pasajes y supongo que he tardado entre año y año y medio.

¿Se ha presentado más veces al concurso?
Es la primera vez.

El Premio de Novela Ciudad de Torrevieja es el tercero mejor valorado del mundo en cuanto a cuantía económica. En todos los medios se informaba sobre cómo el pueblo de Torrevieja se manifestaba contra esto dada la situación de crisis económica actual, ¿cómo ha afrontado las críticas que esta última edición del premio ha recibido?
A eso soy ajeno, hay un premio, te presentas, tiene una dotación económica importante, te lo dan y bueno, si les parece mal, que acaben con el premio, no tiene que ver conmigo, yo estoy encantado. Además, eso te va a permitir dedicarte a escribir, que exige mucho tiempo y es un oficio del que se malvive. Entonces, este premio me va a permitir tener el sosiego suficiente para poder seguir escribiendo.

Ha ganado además otros premios importantes como el Premio Nadal, el Nacional de Literatura y el de las Letras de Castilla y León, ¿cuál es al siguiente que aspira?
En el fondo el premio al que de verdad aspira un escritor es escribir un libro que sea de verdad hermoso y se quede en la memoria y en la vida de los que lo lean, que su libro encuentre un lector que sea capaz de vivir a través de él.

Además de novelas, ha escrito artículos que hablan sobre la educación de los niños y la situación de los niños en Palestina.
Donde hay un niño que sufre, hay señal de que el mundo está muy mal. Es probablemente lo más inaceptable que puede haber. Hay que hacerse la pregunta de por qué el niño sufre, y es obligatorio responderla para que deje de sufrir. Qué podemos hacer para que deje de existir esto. La literatura siempre tiene que ver con la crítica, con cuestionarse el mundo y preguntarse cómo puede ser mejor.

En este sentido, el tema de la infancia y de la mujer son los que más presentes se encuentran en su obra, ¿nos puede explicar qué es lo que hace que tenga estas preferencias?
La infancia es uno de los temas más recurrentes de mi obra, creo que la infancia es la época más intensa de la vida, que el adulto es un superviviente de la infancia. El niño vive en el mundo de la poesía, los cuentos, con una naturalidad pasmosa sin necesidad de buscarlo y sin necesidad de decir no. Un niño de 4 ó 5 años es un personaje de un cuento, y su visión de la realidad es así. La realidad no esta cerrada, el mundo no esta terminado, está abierto, cualquier cosa puede suceder. Los niños creen que todo es posible. A mi me da pena que el adulto piense que la realidad es como es y no puede ser de otra manera diferente. La literatura y la poesía tienen que ver con esa mirada asombrada, de quien contempla el mundo por primera vez, y eso es lo deseable. En cuanto a las mujeres, una de las claves de la vida es el misterio de los otros, el otro como alguien que nunca nos es enteramente conocido, que siempre guarda algo, espacios de intimidad a los que no podemos llegar. La historia habla de lo diferentes que somos todas las personas y el misterio a descubrir. Y que la vida es estar pendiente de los demás. Para un hombre, ese misterio se hace más patente en el otro sexo y supongo que a las mujeres les pasa lo mismo.

¿Prefiere leer o ser leído?
Creo que lo verdaderamente placentero de la lectura es leer. Leer es una experiencia muy gratificante porque hay un montón de libros maravillosos y escritores magníficos. La escritura también, hay un momento que se transforma en una especie de adicción que tiene que ver con lo que tú buscas, con lo que tú quieres. Yo creo que no podría vivir sin leer ni sin escribir.

¿Ha tenido que autocensurarse en algún momento?
No, ya que la literatura da una especie de libertad maravillosa. Por ello cuando escribes eres libres, incluso para las mayores locuras, desatinos. Esa libertad que tienes cuando escribes es una experiencia impagable que es lo que te hace querer empezar otro libro cuando terminas otro, porque es el único lugar en el que eres verdaderamente libre.

Es Licenciado en Psicología, ¿esto le ha influido a la hora de escribir?
A esa pregunta siempre digo que a mí me influyó mucho más cuando era psicólogo ser un buen lector que al revés. Me sirvió muchísimo para entender a mis pacientes y a la gente que se acercaba a la literatura. Pero yo creo que donde de verdad se dice lo que son los hombres es en la literatura, en los grandes libros, no en los manuales de psicología. Incluso me atrevo a decir que no creo que sea posible ser un buen psicólogo sin ser un buen lector.

En todas sus obras se respira ese contraste entre realismo y ficción, ¿cómo lleva a cabo este recurso?
Siempre hay un componente fantástico, imaginativo muy poderoso. Cuando aparecen personajes fantásticos siempre tienes el problema de cómo hacerlos verosímiles. Puedes contar cualquier cosa, el problema para un escritor es hacer verosímil lo que cuenta. Pero ya no sólo cuando es fantástica sino también cuando es real. Necesito contarlo bien p ara que el lector se lo crea, porque si no, no se lo cree y es un fracaso concreto. El problema de la literatura es la verosimilitud. Cómo contarlo para que el lector se crea que eso es cierto, incluso aunque sea la historia más disparatada, para que confunda por un momento lo que es ficción de la realidad.

¿Cómo surgió su primera novela, ‘Luz no usada’?
Surgió poco a poco, sin darme cuenta, nunca pensé que podría transformarme en un escritor. Era aficionado a leer y escribir pero nunca pensé que pudiera ser un escritor. Me di cuenta un día que no conseguía escribir los poemas que a mí me gustaría y comencé a escribir un relato. Entonces ese relato comenzó a crecer, de manera inesperada para mí, a tener muchísimas ramificaciones. Y escribí, escribí, escribí y estuve como seis o siete años escribiendo eso manuscrito y al final tenia algo tan enorme que no sabía que hacer. Me di cuenta que había una parte que se podía desgajar del resto y decidí mirar a ver si eso podía constituir un libro y de ahí surgió.

Fuente de la imagen:
http://educacionupp.blogspot.com/2008/03/gustavo-martn-garzo-premio-castilla-y.html

Dejar respuesta