Conoce a… El Desván del Duende: “Bebemos de lo que vivimos, de lo que vemos y de lo que nos duele ver”

0
188

El Desván del Duende fusiona con gran acierto una rumba muy personal con reggae, funky, bossa y flamenco en su segundo trabajo discográfico Increíble, pero cierto, que salió a la venta el pasado 14 de septiembre de 2009. Ahora se encuentran inmersos en su gira de presentación, “Girasuki Tour”, que se está convirtiendo en todo un éxito de convocatoria hasta el momento.
En el año 2007 este grupo extremeño presentó su primer disco, Eres Buena Gente, autoeditado y autogestionado, con el cual llegaron a tocar en festivales de prestigio como Espantapitas, Womad, Extremúsika, Cruille de Culturas, Play Cáceres o Vícar Proyect; además de telonear a importantes artistas como Muchachito Bombo Infierno, Manu Chao, UB40 o Andrés Calamaro. Su fama comenzó gracias a la canción “Macetas de colores”, seleccionada como tema oficial de la Candidatura de Cáceres 2016, Ciudad Europea de la Cultura. Poco después eran nombrados grupo revelación de la música extremeña, siguiendo los pasos de otros artistas similares como Bebe, Estopa o Perroflauta.

P.: Estáis mostrando en directo por toda España vuestro segundo disco, Increíble, pero cierto, ¿qué sensación os dejan estos primeros conciertos de presentación?
R.: Las sensaciones son muchas y variadas, casi todas positivas. Somos un grupo autogestionado y totalmente independiente en nuestros proyectos, lo que significa trazar necesariamente un camino propio y dar pasitos cortos.

P.: ¿Qué ofrecéis de novedoso al público que va a pagar su entrada para veros en directo?
R.: El nuevo repertorio es mucho más dinámico que los de giras anteriores, formado por temas de los dos discos, de nuestras primeras maquetas y canciones totalmente inéditas. Solemos intercalar una parte más intimista y poética con otra más festiva y surrealista, para que haya cambios de ánimo, como en la vida misma.

P.: Con el país sumido aún en plena crisis económica mundial, ¿cómo tenéis el descaro de autoeditar vuestras grabaciones con un sello discográfico propio?
R.: Podríamos haber grabado este segundo trabajo con alguna multinacional pero ninguna nos ofrecía lo que nosotros buscamos, sobre todo respeto hacia nuestra libertad creativa como autores, y coherencia a la hora de asumir un proyecto musical como una obra de arte y no como un mero producto.

P.: ¿Esta situación os aporta mayor libertad a la hora de componer, producir y grabar los temas?
R.: Mayor libertad y mayor aprendizaje. Nos parecía importante asumir nuestros propios aciertos, pero también cometer nuestros propios errores.

P.: El primer single extraído del disco ha sido “Los días son aburridos”, ¿Qué ofrece esta canción para convertirse en la más oída de los próximos meses?
R.: Sin ser la mejor canción del disco es quizá la más directa, y la que fusiona más claramente la rumba con el pop, alcanzando un carácter bastante divertido según avanza el tema, por eso la elegimos como single. Pero ahora estamos preparando el lanzamiento del segundo, que será
“Vivo del aire”.

P.: ¿Qué diferencias existen entre el primer disco, Eres buena gente, y el último trabajo?
R.: Creemos que Increíble, pero cierto tiene mucho de nuestro anterior disco, sirviéndole como un complemento evolucionado en muchos de sus temas y ritmos. Volvemos a dejar ver las dos caras que el grupo muestra en directo: la cara más festiva y la cara más intimista. Volvemos a fusionar estilos y temáticas.

P.: En Eres buena gente contabais con colaboraciones de artistas como Lichis -La Cabra Mecánica-, el guitarrista Juan Diego Mateos o Los Delinqüentes. En este segundo largo os lanzáis al ruedo sin colaboración alguna. ¿Se le mete a uno el miedo en el cuerpo presentarse así, tan desnudo, tan uno mismo?
R.: El hecho de tener o no tener colaboraciones, al menos en nuestro caso, no influye a la hora de ser nosotros mismos. En Increíble, pero cierto también hay colaboraciones de músicos importantes, aunque quizá no tan reconocibles como en Eres buena gente, incluso el disco se abre con una de las voces más conocidas de España, aunque no sea cantante…

P.: El origen del Desván del duende se encuentra en Badajoz, ¿qué tiene de especial el público extremeño para el grupo?
R.: Extremadura es nuestra casa. Hablar de público extremeño es hablar de nuestra gente, de nuestros amigos, de nuestras familias, de nuestros paisanos. Los mismos que compraron nuestras primeras maquetas y que nos apoyaron en nuestros primeros conciertos.

P.: En el año 2004 publicabais vuestra primera maqueta, en 2006 la segunda, un año más tarde os decidíais a lanzar vosotros mismos el primer disco; todo puede parecer que os ha ido muy fácil… ¿Nos podéis contar la realidad de vuestros comienzos?
R.: La realidad no ha sido tan fácil, ni lo es a día de hoy. Esto surgió como un grupo de amigos sin idea de música con ganas de pasarlo bien haciendo música, tan sencillo y tan complejo a la vez. Hasta llegar donde estamos hemos tenido que renunciar a muchas comodidades y facilidades sin permitirnos renunciar a aquella primera filosofía. Todos, individualmente, hemos estudiado nuestro instrumento para poder expresarnos mejor con él y hemos tomado conciencia del papel musical y humano que tenemos dentro del grupo. En este sentido somos privilegiados, porque somos las mismas personas que cuando empezamos pero más piña, más hermanos que antes, y la ilusión y las ganas de aprender continúan intactas. La música es un modo de vida cojonudo, pero un medio de vida peligroso. Éramos cuatro amigos aporreando un cajón flamenco y dos guitarras, soñábamos ser como Mártires del compás… ahora somos ocho amigos aporreando el mismo cajón, las mismas guitarras y algún instrumento más, y soñamos ser El Desván del duende, ni más ni menos que nosotros mismos.

P.: Hasta el momento os presentabais como un conjunto de seis componentes, y ahora resulta que sois ocho…
R.: El grupo somos seis, como creadores y como responsables del proyecto, pero en directo nos suelen acompañar otros músicos, por lo que tocamos ocho o diez o doce, dependiendo del tipo de concierto que se nos plantee.

P.: “Macetas de Colores” es el tema que se eligió como Canción oficial de la Candidatura de Cáceres 2016 Ciudad Europea de la Cultura. ¿Un orgullo, un sentimiento patrio o una estrategia de marketing?
R.: Sin duda, sentimiento patrio, aunque macetas de colores haya en muchas ciudades del mundo y siempre se intente hablar de lo que se conoce para describir sentimientos universales.

P.: “Por Cáceres revientan los claveles para gritar que no, que ya es bastante. Como extremeños sabéis valorar la grandeza de vuestra propia tierra y cultura…
R.: Por supuesto. Nuestra forma de entender la música y la vida no sería la misma desde otra tierra y otra cultura. Tenemos siempre la impresión, como deporte nacional, de pensar que todo lo que llega de fuera es mejor, y no es así.

P.: Cada vez sois más conocidos en toda España, ¿qué os supondría llegar a ser un grupo famoso?
R.: Ni idea. Ni lo sabemos ni nos paramos a pensarlo mucho… Cada vez creemos menos en palabras como fama o éxito, o triunfo, quizá porque están muy pervertidas últimamente. No nos consideramos un grupo comercial, por lo que no aspiramos a tanto. Buscamos más la calidad que la cantidad en el público.

P.: Para cualquier profano que todavía no haya tenido el placer de entrar en el desván del duende ¿Cuál es la temática de las canciones que salen de ese desván?
R.: Hay de todo. Bebemos de lo que vivimos, de lo que vemos y de lo que nos duele ver. Hay poesía, surrealismo, amor, desamor, ironía, cachondeo, crítica social… Somos bastante eclécticos y camaleónicos.

P.: Con Increíble, pero cierto han sido dos meses de producción en Badajoz, tres meses de grabación en Jerez de la Frontera, un mes de edición en Madrid y un mes más para la masterización en Puerto de Santa María. ¿Cuando menos debéis estar contentos con el resultado final?
R.: Sí, estamos contentos. De otra forma jamás lo hubiéramos sacado hasta haberlo estado, pues no había prisas ni contratos por medio a la hora de lanzarlo. Se trataba de dar un pasito más que con el disco anterior y se ha dado, tanto en la calidad como en la difusión.

P.: Estrenáis un nuevo disco y comenzáis la tercera gira, “Girasuki Tour”. Ahora, ¿cuál es el objetivo?
R.: Hay muchos pequeños objetivos aún por cerrar y otros que irán surgiendo según avance el calendario de conciertos, la mayoría orientados a dar difusión al disco y a abrir fronteras allí donde aún no hemos llegado. La gira proseguirá durante todo el 2010 por teatros, salas y festivales de toda España y parte de Latinoamérica.

P.: ¿Cómo ha sido la acogida de los fans al escuchar vuestro nuevo trabajo?
R.: De momento está siendo muy buena, a pesar de ser un disco que necesita de más escuchas que el anterior para atrapar al oyente. Ese es el sentimiento general, que es mejor disco pero menos fácil de entrada. De momento, las críticas son mejores de lo que esperábamos y las ventas también están superando nuestras aspiraciones más optimistas.

P.: Una curiosidad, ¿qué significado tiene “Experimento 8-A”
R.: Es un guiño entre nosotros y la voz que lo protagoniza. A simple vista une el misterio con la ironía a través del nombre del grupo, pero el mensaje va más allá… Se trataba de contraponer sensaciones y de ver la reacción que eso causaba en la gente, de ahí el nombre de “Experimento” y “8-A”, porque el apellido del susodicho es Ochoa. Una broma, un juego, una forma de empezar el disco llamando la atención del oyente.

P.: ¿Qué opinión os merece la piratería en general y las descargas ilegales de música en Internet en particular?, ¿os influye en las ventas de vuestros discos o no os importa mucho este aspecto?
R.: Vemos la piratería como un derecho más de los que actualmente pueden disfrutar los consumidores de música, exactamente igual que un comprador tiene derecho de probarse un pantalón antes de comprarlo. En nuestro caso, sin ser un grupo mediático, la piratería y las descargas sólo nos han dado cosas positivas, como facilidad de promoción y posibilidad de llegar a muchos sitios donde la industria no nos dejaría llegar.

P.: Para finalizar, dedicad unas palabras a los lectores de La Huella Digital.
R.: Gracias por escucharnos o, al menos, por leernos. Las cosas más importantes intentamos decirlas en nuestras canciones. Ya saben donde nos tienen para lo que deseen: www.eldesvandelduende.com.

Un fuerte abrazo.
Muchas gracias y hasta pronto.

Compartir
Artículo anteriorHierro, interesante debut de Gabe Ibáñez
Artículo siguienteUna revolución pequeña

Óliver Yuste es licenciado en Periodismo por la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid.

Su experiencia profesional como periodista se ha desarrollado en diversas publicaciones periódicas como las revistas culturales Experpento o Paisajes Eléctricos Magazine, las revistas universitarias La Huella Digital, Punto de Encuentro Complutense y mÁs UNED, o la colaboración como escritor en la revista literaria chilena Cinosargo, además de mantener sus propios blogs, como la bitácora personal donde se ahogan los gritos de mi mitad. En estas publicaciones en soporte papel y digital se divulgan algunos de sus artículos periodísticos de opinión, críticas y entrevistas musicales, además de artículos literarios como relatos cortos, cuentos y poesías.

También está dedicado a la creación literaria como escritor de novelas y poesía, una faceta en la que cuenta con el libro de cuentos Azoteas, en proceso de edición, y la publicación del cuento “La Libertad de Ser Feliz” en el libro Cuentos Selectos III, publicado en 2002 por la Editorial Jamais. Además de ser galardonado en algunos certámenes literarios: Primer Premio de Poesía Ramiro de Maeztu 1997, Premio Accésit del IV Concurso de Redacción “El Teatro Clásico en Escena 1997” o Finalista en el Concurso de Relatos Cortos “Premios Jamais 1999”.

Dejar respuesta