Conoce a… Dos Bandas y un Destino: “Gracias a estos tíos hemos encontrado sentido a nuestra música”

0
678

Dos Bandas y un Destino es la autenticidad en estado puro, la suma de ideas y una actitud rock única. Los Coronas y Arizona Baby se han unido en un encuentro definitivo e intergeneracional de dos conceptos distintos sacudidos por un mismo espíritu. El resultado, ocho músicos compartiendo juntos multitud de escenarios con un repertorio diferente en conciertos únicos, exclusivos y limitados en el tiempo que están arrasando este año. 

A las cinco de la tarde del pasado viernes 21 de julio Dos Bandas y un Destino finalizaban su prueba de sonido en la tercera edición del Low Cost Festival, se disponían a volver al hotel antes de afrontar el que sería uno de los conciertos del día en la segunda jornada del festival alicantino. Siempre dispuestos y con muy buen humor, sacaron un rato para hablar con nosotros sobre este proyecto y sus planes inmediatos. Nos atendieron Javier Vielba, cantante y guitarrista de Arizona Baby, y David Krahe, guitarrista de Los Coronas.

Pregunta: En diciembre de 2009 Los Coronas daban la alternativa a Arizona Baby en la sala Moby Dick de Madrid. Aquella noche incluso hicisteis juntos una versión del “Shakin’ all over”. ¿Fue ese día el comienzo de este proyecto?
Javier Vielba: Si, ese fue el comienzo de esta larga singladura. Fue el primer careo porque luego pasó un tiempecito y ya fue cuando arrancamos con la historia de Dos Bandas y un Destino y demás. Pero sí, si no hubiese sido por ese día no hubiese pasado nada.

David Krahe: Fue el comienzo de todo, el kilómetro cero.

P.: ¿Ha ido más lejos de lo que pensabais en un principio?
D.: Pues bastante más lejos, si. Yo creo que ninguna de las dos partes de esta ecuación habíamos planeado llegar hasta este punto. Recuerdo que, cuando empezamos a tocar juntos, Rubén, el guitarrista de Arizona Baby nos decía siempre a Los Coronas: “Chicos, recordad, el arte es el reflejo del alma”. El caso es que luego con el tiempo lo comprendí. Nosotros, Los Coronas, somos tirando a aburridos, bastante aburridos. Somos unos tíos monótonos, no tenemos apenas inquietudes. Somos un poco siesos, digamos. Lo que dice mi abuela: “¡Tú eres un desabrido!”, que no tienes mucha salsilla. Y realmente esta unión ha sido un poco la vía de escape de Los Coronas para matar el aburrimiento. Gracias a estos tíos nosotros hemos encontrado sentido a nuestra música, hemos metido ahí ese puntillo, esa chispa, eso que le faltaba.

P.: ¿Tenéis pensado un próximo paso concreto, tras la edición de vuestro EP y del DVD en directo?
J.: Creo que se puede decir ya. Si no me equivoco no es ningún secreto que estamos grabando un disco juntos y que estamos ultimando los detalles de mezcla y demás. Este disco no va a ser de versiones, va a ser de repertorio original. La mitad hecho por Los Coronas y la otra mitad por Arizona Baby. Lo que es un poco la base, luego obviamente se ha desarrollado todo como una banda de ocho.

D.: A priori sin planearlo, pero yo sospecho que alguien lo tenía todo planeado. No yo, de verdad, “palabra” que yo no he sido, pero es que ha salido todo tan hilado y tan equilibrado que yo creo que alguien lo tenía planeado.

J.: Si, es verdad, porque ha sido como un calentón. Ya hemos hecho la gira que queríamos hacer juntos, hemos hecho un montón de versiones, hemos hecho el triple de fechas que las que teníamos previstas en un principio más luego el disco en directo,… Y ahora, ¿qué?, ¿adiós? No, no, ¡hay que hacer algo!

P.: ¿La formación continúa intacta?
J.: Si, lo hemos arreglado entre todos en el local de Los Coronas en Madrid. Hemos grabado en Infinity Studios, donde hicimos el EP, y ya está la cosa en el horno porque las pistas ya las hemos grabado. Lo hemos grabado todo en directo, en el estudio, y luego aparte hemos puesto las voces, arreglos de trompeta, de percusión,…, pero vamos, la banda en directo.

D.: La única diferencia respecto al EP va a ser que las mezclas y la masterización en esta ocasión van a correr a cargo de Dani Alcover, quien nos mezcló el directo. La persona que hizo el EP, que es Craig Schumacher, técnico de sonido de Tucson, Arizona, está un poco pachucho y no se va a poder encargar en esta ocasión del disco. Pero bueno, Dani Alcover se encargó de masterizar el disco en directo y en esa ocasión Craig Schmacher estaba perfectamente. Preferimos que lo hiciera Dani, porque nos ha gustado, y al no poder Craig, pues “miel sobre hojuelas”.

P.: Tanto Dos Bandas y un Destino como Los Coronas y Arizona Baby por separado se caracterizan por tener un aspecto muy cinematográfico. ¿Consideráis relevante la imagen en el rock?
J.: Yo creo que todo el arte es una experiencia estética. No hace falta tener muy buena pinta para ser un músico maravilloso. No es comparable un Chet Atkins con Kiss, ni por lo uno ni por lo otro, son totalmente distintos tanto en planteamiento y en pintas como en estilo o pericia musical. ¿Qué es mejor? Bueno, cada uno opinará lo que opine. Por eso tampoco quiero decir que haya que tener muy presente la estética visual en la música. En cuanto al tema de las pintas, la puesta en escena o el imaginario yo soy de los que piensan que es súper importante. Pero claro, habla uno que creció con el grunge, donde justo se tiraba a lo contrario. Pero tampoco se dejaba de lado, era un “cuidadamente descuidado” el rollo del grunge. Y encima soy de los grunges que en su día sus colegas -más grunges que él- le echaban la bronca porque defendía a gente como Kiss, Alice Cooper, David Bowie,… A mí me tira que haya un espectáculo que complemente la música. Eso sí, si la música no es buena el espectáculo se lo pueden meter por donde quieran.

D.: El grunge rompía con el presente sin renunciar al pasado. En lo que respecta a Los Coronas, todos nuestros discos siempre desde un principio los concebimos como una especie de banda sonora de una película imaginaria. De hecho, hay infinidad de referencias cinematográficas del primer disco hasta el último en los títulos de las canciones. Buscábamos siempre títulos que evocaran a una película, a una banda sonora o simplemente a una escena.

J.: Y ya acabando con el tema cinematográfico, creo que eso nos unió muchísimo a ambos grupos, con lo cual en este caso viene muy a huevo que hables de ello porque es un factor importante.

D.: Nosotros es una cosa a la que le hemos dado siempre importancia, pero yo creo que en el caso de Javi es casi algo obsesivo. En el buen sentido, ¿eh? (risas).

J.: Voy siempre detrás de todos en plan “Oye, ¿vas a ir con esos zapatos?, ¿pero no tenías otros zapatos que eran blancos y negros y molaban la hostia?” Siempre estoy preocupado con esas chorradas. Son cosas que yo como espectador tiendo a valorar. Me gusta ver a un Brian Setzer con una chaqueta de lentejuelas bien puesta,…

D.: Y no en cualquier sitio, con una puesta de sol, por ejemplo, un aire crepuscular.

J.: Si, porque si ya ha anochecido le digo: “Mira, Brian Setzer, me voy a casa, mañana vuelvo” (risas).

P.: ¿Pensáis que vuestro ejemplo cundirá? En España ha habido autores en solitario que han hecho discos conjuntos pero no es tan normal que lo hagan dos bandas. ¿Qué grupos os gustaría que formaran un proyecto así?
J.: Yo recuerdo lo que hicieron juntos Lagartija Nick y Enrique Morente. Eso estaba muy bien, tengo muy buen recuerdo de ese disco. Todavía a veces lo pongo y me encanta. Salvo ese ejemplo, tampoco veo más, y aquel fue un proyecto muy puntual aunque luego lo llegasen a recuperar alguna vez. Nosotros además –Arizona Baby– hemos hecho esto de juntarnos con otras bandas más veces pero nunca de una forma ni tan intensa ni tan duradera como con Los Coronas. Esto de “tocamos juntos y luego hacemos seis versiones” lo hemos hecho con Dehra Dun, con The Midnight Travellers o con gente de Valladolid como Ángel Román o Garú,…, que por desgracia no se les conoce -Estos tienen que salir, son muy buenos-. Pero bueno, que no sé si cundirá el ejemplo o no, a mi me parece refrescante para el músico. Sigues haciendo lo tuyo pero de otra manera y con otra gente, y si encima a tu público le mola y al público del otro asociado también pues mejor que mejor.

D.: Nosotros no hemos inventado de todas maneras este concepto, se ha hecho muchas veces.

J.: ¡Claro! El Mirror ball de Pearl Jam con Neil Young, un disco de cuando era adolescente con el que además conocí a Neil Young, porque yo era un chaval que seguía a Pearl Jam, a Soundgarden a Nirvana,…

D.: Ahí estamos hablando más bien de un solista y una banda. Yo en el caso de dos bandas conozco el ejemplo de la banda municipal de mi pueblo, Sigüenza, que el año pasado hicieron varios conciertos fusionándose con la banda municipal de Alcuneza, que es el pueblo de al lado, y la verdad es que quedaron la mar de bien. Ya te digo, conceptualmente no es una cosa que hayamos inventado nosotros. Quizá ese concepto trasladado al género del rock no nos ha salido mal y esperemos que hayamos abierto una vía.

J.: Cualquier cosa que dé ideas a otros siempre está bien, igual que nosotros cogimos ideas de otras gentes.

D.: No estaría mal en un momento dado, nosotros con la banda municipal de Sigüenza (risas), porque lo hacen bien los tíos.

P.: ¿Os gusta el panorama de festivales en España? ¿En cuál creéis que encajáis mejor?
J.: Por lo que respecta a Arizona Baby, nosotros nos hemos dado a conocer en festivales indies y a la vista está que hemos encajado muy bien. Si no, no estaríamos aquí. Estos festivales nos han valido para abrirnos a mucho público, sobre todo a público joven, y además para tocar con un montón de artistas del panorama independiente que en muchos casos nos han sorprendido gratamente, porque no los conocíamos. En otros casos ya los conocíamos y existían ciertos prejuicios que se han venido abajo. Nosotros veníamos de una escena más rock quizá,…

P.: Estilísticamente quizá encajáis mejor en otros.
J.: Quizá encajamos mejor sobre el papel en un Azkena que en un Benicàssim, pero vamos, nosotros estaríamos encantados de tocar en Benicàssim igual que hemos tocado en el Azkena y ha sido una experiencia única. También tenemos un cariño especial a un festival como el Sonorama, que nos ha apoyado desde el principio a saco. O festivales como el Low Cost, que es en el que estamos y es el segundo año que venimos, donde la experiencia ha sido fantástica. También festivales como Contempopranea, Ebrovisión, Rías Baixas o Cultura Quente. Hay variedad y creo que cada festival es un mundo. Por nuestra parte siempre vamos con las miras abiertas y con ganas de hacer lo nuestro lo mejor posible, y al que le guste bien y al que no también. En un festival yo creo que tiene que haber variedad. Nosotros en ese sentido creo que somos muy indies para los festivales más rockeros y muy rockeros para los festivales más indies. Puede ser un problema o puede ser una ventaja. Por ahora lo vamos consiguiendo, tocamos en todos. La otra opción sería la contraria, no tocar en ninguno. Eso es lo que no queremos, nosotros queremos tocar y tocar.

D.: Pero tocamos en todos porque realmente hay mucho esfuerzo detrás de lo que es la puesta en escena de este proyecto. Hay mucha gente que está ahí presionando para conseguir entrar en la programación de ciertos festivales. En España es verdad que hay muchos festivales, pero hay un problema, y es que la mayoría de ellos son muy poco maduros. Es una novedad realmente lo de los festivales en España si lo comparas con la tradición de festivales que hay en otros países. Todavía yo creo que les falta a muchos de ellos ese punto de madurez para apartarse de ciertos prejuicios. Y muchos festivales están demasiado encasillados.

J.: Un festival mola que no esté tan encasillado. Yo creo que un festival lo que pretende es congregar al mayor número de personas. Con lo cual, si hay una oferta más variada puede gustar a un mayor número de gente y eso yo creo que es bueno tanto para los artistas como para la organización y creo que para el propio público. Yo, que desde bastante joven he ido a festivales como público -y sigo haciéndolo- gracias a que a lo mejor voy a ver a Grinderman al Summercase, luego tengo la oportunidad de ver a Editors, a los que a lo mejor de otra manera no les hubiese visto porque no voy a pagar 30 o 50 euros por ir a verles a un pabellón, a la Riviera o a donde sea, porque no me sale a cuenta. De esta manera les veo y les disfruto, y entonces ya voy sobre seguro la próxima vez que vayan a una sala o quiera pagar la entrada.

D.: Habría que recuperar el espíritu del primer Festimad. Las ediciones del Festimad en el Parque del Soto de Móstoles eran muy eclécticas. El programa satisfacía los gustos tanto de los indies como de los rockabillies o los metaleros, de mucha gente.

+ Info Dos Bandas y un Destino:
Página web oficial Los Coronas.
Blog oficial Arizona Baby.
MySpace Arizona Baby.
MySpace Los Coronas.

+ Info gira Dos Bandas y un Destino:
03 de septiembre – Festival Valle de Tobalina – Quintana Martín Galíndez, Burgos.
10 de septiembre – Festival Jóvenes Promesas – Reinosa, Cantabria.
30 de septiembre – Sala Gazteszena – Donostia/San Sebastían.

Fotografías: Paloma de la Fuente.

Dejar respuesta