Conoce a… Anni B. Sweet, cantante: “Tengo veintidós años y creo que me queda muchísimo por aprender”

2
307

Ana López -Málaga, 1987- hace honor indiscutible a su nombre artístico por la dulzura que desprenden sus ojos, su voz y sus rasgos serenos. En muy poco tiempo se ha convertido en la nueva revelación musical de la escena independiente nacional, sin quererlo, desde su inexperiencia. Pero esta nueva princesa del indie pop-folk tiene muy claro que viene para quedarse, para endulzarnos con sus melodías atmosféricas de melancolía intimista.

Nada más grabar su maqueta con Javier Doria y Briant Hunt –ex-Russian Red, Templeton, Half Foot Outside-, la subió a MySpace y comenzó a brillar una nueva estrella: éxito total en MySpace, victoria en el concurso de maquetas de Arindelle Records y EGO, número uno de las mejores maquetas del 2008 para la revista Mondo Sonoro, conciertos abarrotados, compartió escenarios con grandes artistas como Antonio Vega, se subió invitada al escenario del FIB,…, y todo ello sin disco en la calle.

Por eso y por mucho más, el pasado año Subterfuge Records se decidía a fichar a la cantautora malagueña, lanzando su primer disco, Star, Restart, Undo, un álbum de debut que se convirtió en auténtica revelación de forma fulgurante con suaves canciones como “Motorway” o “Take on Me”. Desde ese momento llegaron constantes reconocimientos: elegido como el mejor trabajo discográfico del año 2009 por los lectores de EP3, mejor álbum de la semana en MySpace, su música aparece en el spot publicitario de McDonald’s, colaboración en el nuevo disco de la banda de rock mexicana Zoé y cabeza de cartel en muchos de los festivales veraniegos de este año.

Pregunta: Star, Restart, Undo es tu primer trabajo discográfico, ¿cómo lo definirías?
Respuesta: Es un disco muy inocente, porque como nunca había hecho un disco no lo tenía pensado, fue todo por sorpresa, no me lo esperaba. En este trabajo ha sido todo muy nuevo para mí, me metí en el estudio a grabar las canciones con mi guitarra sin saber qué hacer. Aunque ha sido todo muy natural, lo que pedía cada canción es lo que di de mí, fue muy suave, muy tranquilo. Esa es la sensación que tengo del disco.

P.: ¿Estás contenta con el resultado final?
R.: Sí, pero ahora cuando lo escucho me hace gracia porque han pasado ya unos meses y no he parado de tocar y hay cosas que cambiaría. Me imagino que le ocurre a todo el mundo con el primer disco, ahora lo escucho y pienso que aquí podía haber hecho esto o lo otro, pero es muy bonito tenerlo ahí, un tiempo congelado con el que te acuerdas del momento por el que pasaste.

P.: Once canciones propias y una versión, ¿por cuál de ellas sientes especial predilección?
R.: A todas las tengo un cariño muy especial porque están compuestas en una etapa de mi vida en la que me encontraba con alguien o me ocurrió algo personal. Casi todas son experiencias personales, pero quizá con la que más a gusto me siento es con “Let’s have a picnic”, no por letra ni nada por el estilo, sino por la canción en sí, por cómo quedó grabada.

P.: ¿Y con cuál te sientes más a gusto en directo?
R.: Eso es más difícil, porque a veces estoy más a gusto con una en unos conciertos y con otras más incómoda, pero según el día. Me gustan mucho aquellas en las que toco sola la guitarra, porque son con las que más me relajo al no estar pendiente de la banda. Quizá una de ellas sea “Mr. D”.

P.: ¿Cuánto de ti, de tu vida y de historias reales vividas hay en cada una de esas composiciones?
R.: Creo que en este disco todas las canciones son situaciones que me han ocurrido antes o algo que me ha pasado en mi vida, y cuando me alejo un poquito de lo que me ha ocurrido a mí es porque me gustaría que me ocurriese eso, porque lo he soñado de esa manera, lo he pensado o lo he sentido.

P.: Tan sólo en “Tumbado en mi moqueta azul” cantas en español, ¿tienes pensado algún día realizar un álbum completo en castellano?
R.: Me gustaría, porque lo he pensado muchas veces, incluso en mi próximo disco querría meter muchas más canciones en castellano. Pero se me hace muy difícil, aunque lo intento, porque llevo mucho tiempo con el inglés y escuchando música en ese idioma, y cuando me pongo en castellano me cuesta un montón y parece que está todo muy forzado. Creo que estoy esperando a escuchar más música en castellano y ver si me va saliendo poco a poco. Pero estoy en ello.

P.: ¿Qué te gustaría transmitir al mundo con tu música?
R.: Me gustaría transmitir lo que yo he sentido en ese momento, lo cual me parece algo casi imposible porque pertenece al mundo íntimo de una persona, pero me gustaría que fuese un tipo de música que al escucharla uno sintiera algo especial, no sólo que se escuchase y punto, me gustaría que llegase a algo más profundo, que fuera algo que impactara en el individuo al escuchar mi música.

P.: Descríbenos tu estilo musical.
R.: Es algo difícil porque nunca me han gustado las etiquetas, aparte no sé exactamente qué es cada una de ellas. Mi música está influenciada por lo que he escuchado de pequeña, artistas como Nina Simone, Bob Dylan, The Beatles,… Algo tiene que haber de ellos en mi música, será una mezcla de todos ellos lo que ha quedado en mí para hacer estas canciones. A pesar de todo ello la gente lo llama ‘indie-pop’ o folk.

P.: ¿Cuáles son las influencias musicales que te han inspirado para realizar este disco?
R.: Para este disco he estado escuchando mucho a gente como Fleet Foxes, Bob Dylan, The Beatles, America, The Who o Nina Simone. Es una mezcla personal.

P.: Tienes una perfecta dicción en inglés y una voz muy cálida cuando cantas, ¿de dónde te viene?
R.: De pequeña fui a un colegio británico en el que estuve estudiando muchos años, quizá de ahí venga el dominio del inglés. Pero sobre la voz, no lo sé, supongo que es lo que te pide cuando tocas la guitarra, aunque no he ido nunca a clases de guitarra ni de voz. Estuve de pequeña dando clases de piano, pero fuel algo anecdótico.

P.: Siempre se dice que las comparaciones son odiosas, pero tu similitud con el estilo de Russian Red es más que palpable, incluso has contado con la producción de Brian Hunt, ¿te molesta este paralelismo?
R.: No, no me molestan estas comparaciones, pero me parece algo muy cómodo. Veo que estas similitudes no tienen mucho sentido, porque si me comparas con algún artista de hace muchos años y me dices que te recuerdo a ese artista, pues lo aceptaría. Aún así lo veo algo cómodo, porque siempre nos van a ver como cantautoras con guitarra, pero hay que profundizar un poco más, porque nuestras letras y nuestras melodías no son tan parecidas.

P.: ¿Qué piensas sobre Russian Red?
R.: Me parece una música que está muy bien, pero este estilo de música viene ya de muy atrás. Cuando yo vi que ella salió y había muchas chicas haciendo ese mismo estilo de música, me dije: “qué bonito, qué bien que alguien haya sacado esto adelante”, pero de ahí a que sea un ejemplo a seguir es algo muy lejano.

P.: ¿Te consideras una pesimista que adorna su pena con melodías ideales o una optimista que plasma su actitud de superación en sus canciones?
R.: Suelo ser pesimista por naturaleza, y es algo que está presente en mi música. Creo que soy más triste que alegre, y si hay algo alegre en mi música es desde el sarcasmo, exagerando todo mucho desde lo dramático.

P.: ¿Cuándo empezaste a cantar y a componer tus primeras canciones?
R.: Pues empecé a cantar desde pequeña, era algo que me llamaba mucho la atención y me gustaba mucho. Además, mi madre cantaba flamenco y yo me fijaba en ella, en cómo cantaba. También comencé a componer ya desde muy pequeña, era algo que me gustaba muchísimo. Yo me rallaba ya de chica, me fijaba en por qué la gente es de una forma u otra, o en cosas así. Y todo eso lo plasmaba en canciones, lo escribía. Me gustaba mucho escribir, ya con siete años componía canciones en las que describía lo que me gustaría ser de mayor o lo que me gustaría tener o lo que me pasaba en ese momento.

P.: ¿Cómo fueron tus comienzos musicales?
R.: Al comienzo tocaba con mis amigos canciones de Led Zeppelin, Metallica o The Beatles. Pero no fue hasta mi llegada a Madrid cuando me dediqué a la música de manera profesional. Vine a estudiar arquitectura, después conocí a varios amigos y me comentaron que había sesiones de ‘open mics’ -micrófonos abiertos- donde podía tocar. Empecé a cantar en estos sitios y a las dos semanas grabé una maqueta en casa con un amigo y la subimos a MySpace. Un mes después me llamó Subterfuge, empezaron a subir las visitas, y de ahí a grabar el disco y hasta ahora. Fue todo muy rápido.

P.: De Málaga a Madrid, de pequeños locales a tocar en el FIB, de una maqueta a un LP con Subterfuge Records. Muchos cambios en tampoco tiempo… Cuéntanos cómo ha sido la experiencia.
R.: Todo ha ocurrido muy rápido. Realmente noté el cambio cuando tuve que dejar de estudiar a finales del año 2008, cuando comenzaron a decirme que “ahora tienes tantos conciertos la semana que viene, y tantas entrevistas”. No sabía qué hacer, y al final tuve que dejar de estudiar. Todo empezó a ir tan rápido que aún no lo he asimilado, estaba estudiando arquitectura y ahora tengo un disco que se lanza en España y en varios países como Taiwan, Francia, Alemania, Inglaterra,…

P.: ¿Qué sentiste cuando subiste al escenario del FIB?
R.: Yo no sabía ni siquiera qué era el FIB (risas), y la gente me empezó a contar tres meses antes de tocar que era un festival en el que estaban grupos como Oasis y gente así, y me comenzó a hacer mucha ilusión. Pero era algo tan fuerte que pensaba que no iba a ocurrir, aunque yo iba muy tranquila, pero cuando subí al escenario y vi tanto público entendí que ese no era un concierto como los que había hecho hasta ese momento. Para mí fue una pasada y supuso un cambio, de dar conciertos pequeños para poca gente a tener enfrente tanta gente mirándome. Ahí me sentí un poco sorprendida, pero fue muy bien.

P.: ¿De dónde salió tu nombre artístico, Anni B. Sweet?
R.: Pues surgió porque tenía que hacerme el MySpace muy rápido y estaba con mi compañera de piso, empezamos a pensar en el nombre que quería poner, estábamos escuchando la canción “Johnny B. Goode” de Chuck Berry, y mi compañera me dijo: “oye, pues tú podías ponerte Anni B. Sweet porque tienes una cara y una voz muy dulce”, y así fue. Pero ni siquiera pensé en ese momento el nombre. Hacerme el MySpace era como tener el Tuenti o el Facebook, otro entretenimiento más para hacer amigos y perder el tiempo en vez de estudiar (risas).

P.: ¿Por qué una carrera en solitario y no refugiada en una banda?
R.: En un principio fue porque no encontré banda, y ahora me alegro bastante porque aprender a tocar la guitarra me ha enseñando a componer canciones más elaboradas y hacer lo que realmente quiero hacer y no lo que otra gente me diga. Ni siquiera me planteo el por qué, salió todo así y en ese momento no me pregunté si quería comenzar yo sola o con banda.

P.: ¿Hacia dónde pretendes proyectar tu carrera musical?
R.: A mí me gustaría seguir subiendo pero aprendiendo muy poco a poco y que la gente me vaya conociendo, porque tengo veintidós años y creo que me queda muchísimo por aprender. Aún me queda mucho por recorrer y creo que aún no estoy preparada para afrontar algo tan grande, y me gustaría llegar a ser algo muy bueno, que llegara a mucha gente y le gustara, me da igual que fuera indie o comercial, pero que llegara a mucha gente.

P.: Has llegado a realizar ya una gira internacional por Argentina y Francia, ¿cómo fue la experiencia?
R.: En Francia fue un pequeño concierto en la playa muy coqueto y que le gustó mucho a la gente. En Argentina fue toda una aventura con veinte horas de vuelo incluidas. Al llegar allí toqué el primer día con Nena Daconte y más gente, y luego me llamaron para que telonease a Virus, un grupo argentino muy bueno similar a Nacha Pop. Luego fueron otros dos conciertos más, pero algo así tan grande no lo llegas a asimilar del todo. Fue muy bien, aunque creo que me falta más madurez para asimilar esas experiencias.

P.: ¿Cuántos conciertos has realizado ya desde que comenzaste en esto de la música?
R.: El otro día estuvimos contando un poco y desde que empecé a tocar en serio creo que han sido más de ciento cincuenta conciertos.

P.: ¿Cuáles son tus próximos objetivos y qué sueño musical te gustaría cumplir?
R.: Me gustaría llegar a tocar con la gente que siempre me ha gustado como Bob Dylan o Cat Power, me gustaría llegar a ese nivel o acercarme. Pero sobre todo me encantaría vivir de la música.

P.: ¿En qué momento disfrutas más, componiendo canciones o cantándolas sobre un escenario?
R.: Cuando compongo canciones llego a pasarlo mal en algunas ocasiones, aunque me desahogo y me siento muy bien. Pero no puedo compararlo con subirme a un escenario, donde disfruto muchísimo con la gente.

P.: ¿Con quién te gustaría realizar un concierto?
R.: Con Tom Yorke de Radiohead porque hace una música que te envuelve, y me encantaría hacer eso, que llegase a todo el mundo con ese tipo de música. Le admiro un montón.

P.: Has triunfado gracias a plataformas como MySpace, ¿qué opinas sobre la piratería en Internet?
R.: Creo que es algo muy perjudicial. Pienso que tenemos que adaptarnos al tiempo que nos ha tocado vivir, y en estos tiempos domina Internet, entonces es normal que la gente se descargue música porque es lo más fácil, dar a un clic y te descargas música. Pero creo que esto no va por buen camino, debería concienciarse a la gente para pagar por este trabajo, porque si seguimos así los músicos no vamos a poder vivir de la música.

P.: ¿No crees que la gente comienza a pensar que los músicos viven más de los conciertos que de sus discos?
R.: Los discos ya no se venden como antes, eso es una realidad, creo que el futuro de los artistas serán los conciertos.

Take on Me
[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=GJuwdcQlT1g[/youtube]

Más información sobre Anni B. Sweet:
Visita su MySpace
Visita su
Facebook

Próximos conciertos:

  • Lagarto Rock (Jaén) – 22 de mayo.
  • Showcase Energy Radio&TV (Munich, Alemania) – 27 de mayo.
  • The Coronita Sundays (Madrid) – 30 de mayo.
  • Festival Rock in Rio (Madrid) – 4 de junio.
  • Taste of Spain Festival (Londres) – 6 de junio.
  • Día de la Música (Madrid) – 26 de junio.
  • Festival Contempopranea (Alburquerque, Badajoz) – 23 de julio.
  • Torrevieja Music Festival (Torrevieja, Alicante) – 7 de agosto.
  • Plaza Mayor de Oviedo (Asturias) – 10 de septiembre.
  • Fiestas de Fuenlabrada (Madrid) – 14 de septiembre.

Entrevista:
Oliver Yuste
Fotografías:
Carmen García Pintado

Compartir
Artículo anteriorUn año sin él
Artículo siguienteAgua, fuente de riqueza y desarrollo social

Óliver Yuste es licenciado en Periodismo por la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid.

Su experiencia profesional como periodista se ha desarrollado en diversas publicaciones periódicas como las revistas culturales Experpento o Paisajes Eléctricos Magazine, las revistas universitarias La Huella Digital, Punto de Encuentro Complutense y mÁs UNED, o la colaboración como escritor en la revista literaria chilena Cinosargo, además de mantener sus propios blogs, como la bitácora personal donde se ahogan los gritos de mi mitad. En estas publicaciones en soporte papel y digital se divulgan algunos de sus artículos periodísticos de opinión, críticas y entrevistas musicales, además de artículos literarios como relatos cortos, cuentos y poesías.

También está dedicado a la creación literaria como escritor de novelas y poesía, una faceta en la que cuenta con el libro de cuentos Azoteas, en proceso de edición, y la publicación del cuento “La Libertad de Ser Feliz” en el libro Cuentos Selectos III, publicado en 2002 por la Editorial Jamais. Además de ser galardonado en algunos certámenes literarios: Primer Premio de Poesía Ramiro de Maeztu 1997, Premio Accésit del IV Concurso de Redacción “El Teatro Clásico en Escena 1997” o Finalista en el Concurso de Relatos Cortos “Premios Jamais 1999”.

2 Comentarios

Dejar respuesta