Conoce a… Aída Castaño Torrijos, coordinadora de la ‘Asociación UAM Entiende’: “La ignorancia provoca el odio”

0
330

Las desigualdades sociales siguen siendo una realidad tanto dentro como fuera de España. Es el caso de los homosexuales, los bisexuales y los transexuales, cuyos derechos se debaten en el seno de los diferentes gobiernos olvidando que ante todo son personas que quieren tener un vida normal como cualquier ciudadano. Aída Castaño Torrijos, estudiante de 4º de psicología en la Universidad Autónoma de Madrid, es coordinadora de la Asociación UAM Entiende, que nace en 2003 y en la que participan activamente entre 10 y 15 personas para defender los derechos de aquellos a los que nunca se les tiene en cuenta en las decisiones políticas.
¿Qué objetivos os planteasteis desde un principio?
Lo principal fue hacer visible el colectivo dentro de la Universidad, y buscar la igualdad dentro de todos sus miembros. Esta universidad es bastante abierta, y no hemos tenido muchos problemas. Pero siempre hay facultades en las que hay determinada gente con la que es mejor no buscar enfrentamiento.

¿Madrid es una ciudad tan acogedora para los homosexuales como se cree fuera de ella?
No (risas). No hay una discriminación, pero sabes que en cuanto sales del “cogollo” Gran Vía-Tribunal-Chueca, te encuentras con problemas. Por ejemplo, no es muy aconsejable ir por el barrio de Salamanca de la mano de una chica porque sabes que te vas a buscar problemas, o te van a decir algo, o te van a mirar mal…Por eso aunque parezca que hay mucho clima de aceptación, en verdad no es así.

¿Sentís que con estos colectivos se está haciendo una especie de gueto en Madrid?
Bueno, se puede entender desde fuera que nos encerramos en Chueca, que es lo más representativo, pero no es gueto, no todos los gays de Madrid están en Chueca, estamos en todos lados (risas). Que luego lo más visible sea Chueca…es posible, pero no es que nos encerremos allí, sino que es donde tenemos más libertad para expresarnos.

En www.chuecamovil.com salió un titular en el que se decía que en Galicia cuatro de cada diez personas encuestadas piensan que ser homosexual es una enfermedad, ¿creéis que estas actitudes siguen siendo frecuentes?
Es que ahora parece que está mal visto el ser intolerante. En España encuentras muy poca gente que te diga de frente lo que piensa. Pero luego en su casa lo dicen o en la calle lo demuestran pero de forma más encubierta. Creo que todavía hay mucha gente que piensa que es una enfermedad.

Y dadas las circunstancias que se han dado como por ejemplo con las quejas del PP a que se llame matrimonio a las uniones de homosexuales, ¿creéis que se puede ser del colectivo LGTB y ser de derechas?
Sí, de hecho los hay (risas). Igual hay muchos homosexuales que son de derechas no por la parte social pero sí por la parte económica o por otras ideas que no sólo engloban la parte social. Y en cuanto a lo del matrimonio homosexual no les interesa que se llame así porque quieren que se llame pareja de hecho, y eso conlleva menos derechos. Y nosotros pagamos Hacienda, pagamos Seguridad Social…pagamos todo. Si tenemos las mismas obligaciones tenemos que tener los mismos derechos.

¿Ser transexual puede condicionar a la hora de encontrar trabajo?
Sí, actualmente el 90% de los transexuales tienen que dedicarse a la prostitución. La gran mayoría lo hace porque se ven forzados a esa situación, porque no les dan trabajo en ningún sitio. De todos es el colectivo más discriminado en ese sentido.

Discriminado y también se banaliza en programas de televisión como Gran Hermano…
Sí, la ventaja es que visibilizas el colectivo, pero se visibiliza mal. Que yo sepa los heterosexuales que han entrado en la casa no se han considerado como imágenes prototípicas del español medio, sin embargo las lesbianas, los gays y los transexuales sí que se han convertido en representantes de todo el colectivo. Se busca el estigmatizar, el minusvalorar. Y ante todo son personas, no tienen que llevar el calificativo de homosexual, bisexual o transexual.

A pesar de todo, ¿creéis que se ha mejorado con respecto a unos años atrás?
Sí, desde que se acabó la dictadura fue todo a pasos agigantados: los derechos de la mujer, los derechos del colectivo LGTB…muchas cosas que se han ido conquistando muy deprisa en lo jurídico, y no tanto por parte de la sociedad. Pero la verdad es que creo que España es uno de los países más afortunados en este tema y que sí se ha avanzado mucho.

Y por último, si tuvieseis algún representante del gobierno al que dirigiros, ¿qué propuestas le haríais para mejorar el bienestar de estos colectivos?
Propuestas hay bastantes. En materia de adopción hay todavía muchas trabas, sobre todo por países de fuera. También es muy importante promover educación sexual. Y no sólo en la escuela, sino también para adultos, porque los niños aprenden de sus padres, y si los niños ven que los padres promueven el odio dentro de las familias, es lo que van a promover fuera de ellas. El enseñar educación sexual no va a hacer que se hagan homosexuales ni nada por el estilo, simplemente hay que enseñar para conocer, porque la ignorancia provoca el odio.

Dejar respuesta