Conoce a… Agustín Jiménez: "Un cómico tiene la responsabilidad de hacer que la gente se ría de los problemas"

0
436

Agustín Jiménez actuó por primera vez con siete años en la Hermandad de Trujillo de Madrid. Hijo de extremeños, él mismo asegura sentirse muy extremeño, aunque ha pasado casi toda su vida en la capital de España. Nació en el 70 en Trujillo. «Tengo formas extremeñas: suelo aguantar muy bien el frío, muy bien el calor y no me pongo malo. Soy muy bicho». Profesionalmente… no para. Con ‘Los monólogos que te dije’ esta es su segunda temporada en cartel en el Teatro Alcázar de Madrid. También podemos verlo en ‘La hora de José Mota’ de Tve 1. Además, ha sido el frutero metrosexual de la serie ‘A ver si llego’, recientemente retirada de la parrilla de Tele 5.
¿Qué tal ha sido su experiencia en ‘A ver si llego’?
Muy fácil, muy sencilla. Poder hablar con otras personas, dialogar, memorizar tan poquito… para mí es muy sencillo. Te lees cuatro frases: si fallas lo puedes repetir. Se falla mucho, se repite… te lo aprendes enseguida. Con un papel protagonista, comienzan a confiar más en ti como actor. El problema es que con los monólogos, la gente te ve más como humorista que como actor. Lo difícil es crear un personaje, es distinto.

Está trabajando en ‘La hora de José Mota’ en Televisión Española…
Sí. Y también estoy trabajando con Paramount Comedy, preparando una serie y escribiendo cosas, pero poco más, porque no me da tiempo. Los fines de semana también los tengo ocupados.

¿Cuánta gente se ha reído ya con ‘Los monólogos que te dije’?
Cerca de 50.000. Esta es nuestra segunda temporada en cartel. Hemos cambiado un poquito los textos.

Uno de sus monólogos más conocidos es el de ‘El macho español’. ¿Tiene los días contados el macho ibérico?
Yo creo que sí. El monólogo habla de una actitud. Se han perdido los hombres de verdad, en un sentido estético. Los tíos ya no saben hacerse el nudo de la corbata, no saben afeitarse con navaja, fumar sin que se le cierre un ojo… este tipo de cosas…

¿Quiénes se ríen más: los hombres, o las mujeres?
Las mujeres, lo que he podido ver… Las mujeres son más desinhibidas, los hombres, pues bueno… Siempre tengo más público femenino, he alucinado bastante, pero me alegra.

¿En tiempos de crisis es más difícil hacer reír al público?
La gente necesita más reírse, tiene como más necesidad de risas. La crisis provoca un cambio en toda la sociedad. Nosotros a la hora de hacer humor tenemos que empezar a cambiar y empezar a atacar también a quienes se han llevado nuestro dinero o quienes nos lo han gestionado mal. Cuando haces humor, tienes que estar en contra de un poder establecido, si no el humor se convierte en una cosa cómoda y que no hace daño a nadie, hay que hacer daño al poderoso. Un cómico tiene la responsabilidad de señalar y hacer que la gente se ría de los problemas.

¿Lo mejor y lo peor de su trabajo?
Lo mejor es el reconocimiento, que tu obra te supere, sobreviva… Lo peor es que creo que muchas veces te tienes que vender, porque necesitas dinero algunas veces y haces cosas que no te queda más remedio que hacerlas.

¿De lo que ha hecho, de qué se siente más orgulloso?
De mis hijos, me parece lo más gracioso que existe.

¿Le parece gracioso?
Me parece muy gracioso. Porque les he educado también en el sentido del humor. Una de mis ideas era que se educa en el sentido común, en el sentido del ritmo en el sentido del equilibrio… pero no se educa en el sentido del humor. Ellos la verdad es que son gente muy chisposa, y me gusta.

Y… después de una hora y media haciendo reír al público, ¿cómo se siente uno?
Bien, lo que pasa que cuesta mucho dormir, porque segregas adrenalina. Soy un adicto a la adrenalina. Nunca tomo nada, ni excitante, ni alcohol… creo en la adrenalina y me ha salvado de muchas. Siempre, antes de salir tienes miedo. El texto lo tienes en la cabeza, lo has hecho miles y miles de veces. Hay miedo físico. Lo único que temes es que te fallen las fuerzas.

Fuentes texto:
propia
Fuentes imágenes:
cedidas

Dejar respuesta