Conflictos de Alcorcón o cómo intentar generar de un hecho aislado un conflicto ¿Social? ¿Racial?

En Alcorcón: se llevan las capuchas, bufandas y todo aquello que tape el rostro. De nuevo, La Polémica al pie del cañón. En esta ocasión, el tema que debíamos tratar no podía ser otro que el que más páginas y minutos está generando en los medios de comunicación en la última semana. Lo que empezó siendo (así era como se explicaba en los medios al día siguiente) una reyerta entre grupos rivales, parece ser por culpa de una discusión entre parejas, fue haciendo una “bola de nieve” tan grande que ha provocado que muchos quieran, sin entrar a valorar si tienen razón, ver en esto sucesos un nuevo problema de racismo y xenofobia. Un conflicto que ha generado multitud de concentraciones, la mayoría sin sentido ni motivos. Un dato: este fin de semana, pareciendo una moda ocasional, Alcorcón se ha llenado de capuchas, bufandas, gorras y todo tipo de complementos que tapen la cara y oculten la personalidad. ¿Por qué?

En las manifestaciones se tiene que ver tu cara, oír tu voz, porque te estás manifestando por algo que consideras justo. Que mosqueo cuando se acude a esas concentraciones cubierto hasta las cejas. ¿Nadie quiere que se le vea por lo que protesta? Nos inclinamos por una razón: nadie sabe muy bien por lo que protesta, por eso es mejor taparse, no sea que jueguen otros con tu presencia y la sitúen en un determinado fin. LA HUELLA intentará en las próximas líneas plasmar todas las corrientes de opinión existentes en torno a los conflictos de Alcorcón, para ver cual es la importancia otorgada por los diferentes grupos a estos sucesos


¿UN PROBLEMA SOCIAL?

Las siguientes ideas que aquí se plasmarán intentarán desargumentar aquellas teorías y/o opiniones que  ven en los sucesos un conflicto racial, y lo que es más importante, desacreditar a aquellos que a la mínima intentar sembrar de dudas las relaciones entre españoles e inmigrantes, especialmente cuando de inmigrantes sudamericanos hablamos.

Podríamos empezar diciendo que, si nos ponemos tiquismiquis, los sucesos (la reyerta) se ha producido entre grupos de sudamericanos, que ni ha sido un problema entre españoles y sudamericanos. Cierto es que la persona que originó la reyerta era española, pero una española que convive y se relaciona con gente de estas nacionalidades. Pero eso no importa, hay otros caminos de desenmascarar a aquellos que intentan, esperemos que sin éxito, sacar partido de la situación extrapolándolo y hablando de una palabra tan odiada como repetida: xenofobia.

Vamos a echar a la mesa nuestro primer responsable: los medios de comunicación. Se ha comprobado un interés inusitado estos días en los medios por generar una noticia, un conflicto que remueva las masas y que les suponga a ellos un tema del que poder rellenar minutos y minutos en la pantalla. Para ello un dato: las concentraciones de Alcorcón estaban muchas encaminadas a solicitar a los medios que cesasen con la manipulación., que en Alcorcón no había racismo. Desde los medios, se señalaban que eran contra el racismo. No hay más ciego que el que no quiere ver. Que peligro cuando los medios, en vez de abogar por el consenso y la paz social, meten “baza” para originar el conflicto. Ahora resulta que hay problemas de racismo en Alcorcón, como si hace un mes no hubiese inmigrantes en Alcorcón. Solo nos queda agarrarnos a que los medios lo hayan hecho para intentar mantener vivo un tema con vistas a sus intereses comerciales, y no porque de verdad quieran implantar un clima de racismo donde no lo hay. Eso sí sería preocupante.Una pregunta: ¿alguien recuerda los conflictos ocurridos en El Ejido hace unos años? ¿Ya no hay racismo en El Ejido? Posiblemente no solo no lo hay, sino que cuando hubo este problema tampoco había tanto como nos quisieron creer.

Otros “culpables”: los grupos de ultraderecha. Quizás con el apoyo no intencionado de los medios, a estos grupos no les queda otra que aprovechar cualquier mínima ocasión que se les presente para intentar seguir imponiendo sus descabelladas ideas entre una población, que, ilusos de vosotros, sabe muy bien a quién debe seguir y a quién asignar el papel de “agitadores”  y “marrulleros”, la única finalidad para la que han quedado mucho de estos grupos autodenominados fachas.

¿Ha pasado algo en Alcorcón tras el  sábado? No, ni pasará, seguro, porque ‘donde no hay no se puede sacar’.


¿UN CONFLICTO RACIAL?

La cuestión ahora es delimitar cuáles son o han sido las causas de la situación a la que se ha llegado.

Mucho se defiende de que no ha sido un conflicto de razas, sino social. Esto es muy bonito; pensar que se hubiera actuado de la misma manera de no haber sido los atacantes miembros de bandas de Latin King.

Pero no nos engañemos. Puede que parte de la culpa bien la tengan los medios de comunicación, al darle demasiada importancia al hecho de que parte de los implicados no sean españoles, pero también es cierto, que nunca antes se había reaccionado de esta manera. Nadie duda que el problema provenga en mayor medida del miedo a la violencia y a la seguridad, pero nunca antes se había visto una reacción así.

Nadie justifica la violencia, ni de un lado ni del otro. Si el primer encuentro fue inevitable, tal y como sucedieron las cosas, la sorpresa y la rapidez de los acontecimientos, hay que reconocer que todo lo demás sobraba.

En otras situaciones similares, si se ha querido denunciar la violencia, se ha hecho a través de manifestaciones o encuentros, pero nunca de esta manera.

A través de móviles e Internet se convocó el encuentro con el supuesto fin de acabar con el problema. Un método un poco “oscuro”, como si se fuera a hacer algo ilegal. Hay fuentes que afirman que la finalidad era la agresión a un integrante de los Latin King. Según los manifestados, mucho más lejos de eso, su intención era aclarar las cosas y simplemente denunciar la violencia.

De todos modos, aún es pronto para hablar de consecuencias y resultado y habrá que esperar para ver en qué termina todo esto. Una vez calmada la cosa se podrá estudiar de mejor forma si estos jóvenes han sido movidos por una conciencia social o simplemente porque los agresores iniciales no eran españoles.


OPINIONES

Y ¿cómo se vive este conflicto desde las entrañas de su origen? En las paredes de nuestra facultad encuentro un cartel que reza: “Todos a Alcorcón. Que el poder y el fascismo no se salgan con la suya”.

Desde la cuartilla continuamos leyendo: “Se masca la Tensión. Lo de Alcorcón  es conflicto social y no racial”. Lo que más nos llama la atención es la zona en la que explican todas las causas que han llevado al pueblo a la situación que se está viviendo (atención a la lista): conflictos bélicos y políticos internacionales, los intereses mediáticos y financieros de la clase política sin excepciones de tendencias, panorama energético global, advenimiento del cenit del petróleo, desequilibrio ecológico y medioambiental, especulación inmobiliaria,…..

¿Qué es todo esto? Yo pensaba que lo de Alcorcón había sido cosa de unas peleas entre varias personas. Pero lo más importante, ¿qué opinas un ciudadano de Alcorcón sobre todo esto que se está montando? La Huella ha ido en busca de él y ha topado con un estudiante de 21 años.

Confirma nuestras sospechas. Lo primero que se pregunta es si este papel que hemos descrito en realidad está en relación con los conflictos de los Latin King, o no tiene nada que ver. Alude a gran cantidad temas que no se relacionan con lo acontecido. Nos cuenta también todo se está magnificando.

“Los medios de comunicación no han sabido transmitir la realidad de la situación”, sigue diciendo que se le ha dado más importancia de la que realmente ha tenido. El clima que se vivía en Alcorcón no tiene nada que ver con lo que la televisión ha dicho o lo que se ha podido leer en los periódicos.

Todo esto, afirma, no está beneficiando mucho al pueblo. Se nos está tachando de racistas, cuando en realidad han sido unos pocos los involucrados en el incidente en relación a la población total. “De todos modos, en algo estoy de acuerdo con el cartel: esto no es un conflicto racista, sino social, pues hubiera dado igual que lo hubiera empezado”.

No sabe si todos los temas son agrandados tanto en los medios, pero nos llama a la calma y dice que esta situación está casi olvidada. Sólo fue cuestión de un par de días y unos cuantos habitantes. No cree que vaya a más o que trascienda lo más mínimo.


Fuentes de las imágenes:
www.laregion.net
Equipo de La Polémica:
Alberto Cornejo Hernández
María del Mar Gutiérrez Ruíz
Daniel Hernández Baldó
Silvia Loro Martín-Gil

Dejar respuesta