“Conejo frustrado”, un webcomic que arrasa en Internet… y en el papel

1
1079

No fue un éxito su puesta de largo en la versión española de la revista MAD, pero tan pronto pisó la Red se convirtió en un fenómeno que atraía a miles de lectores diarios. Conejo frustrado es el hilarante webcomic de Mike Bonales, cuyas tiras se han trasladado al papel en un tomo editado por Dibbuks.

MAD apenas duró unos meses y tuvo que cerrar, así que el título de Conejo frustrado le iba al pelo. ¡Le despidieron en seguida! Era una injusticia demasiado grande y por eso, en noviembre de 2008, decidí que se merecía otra oportunidad en Internet”, recuerda Bonales (Madrid, 1980).

Las historietas están protagonizadas por Rodolfo, un conejo treintañero y recién divorciado que, de repente, se ve al cuidado de su hijo -tonto como él solo- y su padre -un viejo verde-. “Se podría decir que la frustración de Rodolfo viene principalmente de estos dos personajes”, señala el autor.

“Creé a Rodolfito como un conejito idiota que no piensa las cosas antes de hacerlas, pero que a veces es más lúcido de lo que aparenta. Por otro lado, el abuelo es un tipo que no disfrutó lo suficiente siendo más joven y ahora quiere aprovechar el tiempo perdido. Le da igual todo, sólo piensa en el sexo, en tener el estómago lleno y en dormir”, detalla.

Dependiendo de la situación, Bonales puede emplear un humor tierno y bienintencionado, de ese que ahora se califica como “blanco”. Sin embargo, su estilo habitual es ácido y corrosivo, demostrando un control absoluto de los resortes cómicos.

“Desde pequeño me han encantado los cómics de Mortadelo y Filemón. Mi estilo tiene mucho de Ibáñez. También crecí viendo los Looney Tunes o Los Simpson y leyendo revistas como El Pequeño País o Don Miki”, apunta el dibujante, cuyo estilo ‘cartoon’ y un tanto aniñado no esconde el objetivo de sus historietas: hacer humor para adultos.

“Podemos poner como ejemplo a los propios Looney Tunes, que en su época fueron un bombazo por el humor gamberro que les caracterizaba. Antes no se había visto tanta violencia e ironía en unos dibujos animados que, en principio, iban dirigidos a los niños. También pasó con Ren y Stimpy o Padre de Familia”, advierte.

El éxito de Conejo frustrado se suma al que Bonales ya había cosechado con su anterior webcomic, Polo Sur, las aventuras de tres animales que llegan juntos a la Antártida: un zorro polar –Scott-, un pingüino real –Linus- y un oso polar –Bob-. La buena acogida de la serie animó al creador, que en 2009 comenzó a publicarla también en inglés.

“La principal razón fue expandir mi trabajo a muchos más lectores. En el caso de Polo Sur en inglés, las visitas se multiplicaban por diez con respecto a la tira española”, afirma Bonales, que hace unos meses decidió seguir el mismo camino con la edición anglosajona de Conejo frustrado.

“De momento no ha despegado. Voy publicando tiras de vez en cuando, pero necesita ese salto que se da cuando alguien lo comparte en Facebook, lo sube a Stumbleupon, lo ‘tuitea’,… Vamos, el típico efecto ‘menéame’. En cuanto pase eso, la periodicidad de las tiras será semanal, como en español”, asevera.

Los proyectos se acumulan en la mesa del dibujante, que acaba de publicar la edición impresa de Polo Sur y prepara el segundo tomo recopilatorio de Conejo frustrado, amén de “un cómic fantástico con magos, princesas y dragones” y un proyecto cuasi secreto para la editorial estadounidense Sea Lion.

Imágenes cedidas por Dibbuks.

1 Comentario

Dejar respuesta