Condenan al gestor de un coto de Lérida por usar veneno

0
95

Con el fin de hacer más eficaz la repoblación de perdices en el municipio de Cabanabona, el gestor colocó en el coto cebos envenenados, lazos y demás métodos masivos y no selectivos para el control de depredadores. Estos hechos se produjeron a principios de 2012 en un área privada de caza donde estaba prevista la suelta de 400 perdices.

Zorro envenenado
Zorro envenenado

SEO/BirdLife ha ejercido la acusación particular en este caso investigado y resuelto por la Brigada contra el Furtivismo y el Veneno del Cuerpo de Agentes Rurales de Cataluña. Ante este caso, el Juzgado de los Penal número 3 de Lérida ha dictaminado la sentencia al gestor del coto a 14 meses de multa y a la inhabilitación para el ejercicio de su profesión como gestor y para el ejercicio de la caza durante un año, además de pagar las costas del procedimiento penal.

El gestor fue descubierto por el Cuerpo de Agentes Rurales de Cataluña mientras colocaba cebos envenenados muy fuertes dentro de carcasas de pollo con un potente plaguicida. La sustancia utilizada, de la familia de los carbamatos, resulta letal para la fauna con sólo ingerirlo, inhalarlo o entrar en contacto con la piel, al ser un producto calificado legalmente como nocivo. Tras la prueba evidente de que el gestor estaba actuando contra la Ley, los agentes registraron el coche y dentro encontraron 30 lazos ilegales preparados para su uso.

A pesar de ser ilegal y no efectivo, el veneno se sigue utilizando para eliminar depredadores, así como para el control de plagas agrícolas. La colocación de cebos envenenados es una práctica arraigada en nuestros campos, completamente ineficaz para los objetivos que persigue, además de un método masivo, no selectivo y cruento para la fauna. Debido a éstos, este tipo de actividades están prohibidos y aparece tipificado como delito en el Código Penal con penas de cárcel de hasta dos años.

El proyecto Life+ VENENO tiene como objetivo lograr una disminución significativa del uso de veneno en España. El proyecto, con un presupuesto de 1,6 millones de euros, de los cuales la Comisión Europea cofinancia el 40% y la Fundación Biodiversidad el 26%, se desarrolla entre 2010 y 2014.

El uso de veneno es totalmente inadmisible ya que no sólo mueren los animales dañinos, sino todos los que viven en esa zona. En estos momentos existe una lucha por evitar el uso de veneno contra los topillos en Castilla y León, puesto que aparte de morir éstos, lo harían muchas más especies.

En la actualidad, se ha hecho notable el aumento descontrolado de alimañas como por ejemplo zorros y águilas perdiceras. La caza menor se está viendo perjudicada por la suelta de este tipo de animales. Tanto es así que animales como la liebre, el conejo y la perdiz en algunas zonas de España están prácticamente desaparecidos.

Fuente de las imágenes: Guardia Civil y Agentes Forestales

Dejar respuesta