Con los patines puestos

0
163

Robert Müller, portero de la selección alemana de hockey al que los médicos dan siete semanas de vida, regresa a la competición este fin de semana.
Estamos acostumbrados a buscar en el deporte ejemplos de superación que podamos aplicar a nuestra propia vida. Cada cuatro años los paralímpicos asombran al mundo entero en sus Juegos dignificando su condición de deportistas con todos los honores.

El siete veces campeón del Tour de Francia Lance Amstrong  y el portero internacional José Antonio Molina son otros dos ejemplos de como superar una difícil enfermedad y regresar al deporte de élite. Y continuamente oímos hablar de “el partido más importante de mi vida” cuando a alguna estrella mediática le vienen mal dadas.

Pero el caso que nos ocupa va más allá de la propia superación personal y física. Robert Müller, portero de la selección alemana de hockey hielo, enfermo de cáncer terminal regresa este fin de semana a la alta competición.

El cancerbero, que no quiere hablar de su enfermedad para centrarse en el hockey , ha superado ya dos operaciones para intervenir un tumor maligno en el cerebro y los médicos afirman que ha sobrepasado todas las previsiones de esperanza de vida en este tipo de enfermedad. Con todo ello, Robert nunca ha dejado de entrenar y reclama un puesto en los Kornel Haie (Tiburones de Colonia) su equipo, ahora que su compañero en la meta ha caído lesionado.

Müller, casado y padre de dos hijos, es otro más de los valientes que escriben la historia del deporte. Un temerario, dirán algunos. Otro más que  morirá con las botas, patines, puestas y el stick en la mano sabiendo que el rival más grande de un deportista es él mismo.  Buena suerte.

Fuentes del Texto:
El Mundo.es http://www.elmundo.es
El Mundo Deportivo.es
http://www.elmundodeportivo.es/
Fuentes de las imágenes:
El Mundo Deportivo.es http://www.elmundodeportivo.es/

Dejar respuesta