¿Cómo sé si mi hijo es superdotado?

0
293

 

En torno a un 3% de la población infantil posee un coeficiente intelectual superior. La Asociación Española para Superdotados y con Talento (AEST) de España lleva desde 1992 ofreciendo servicios y ayudas las personas con altas capacidades intelectuales. Alicia Rodríguez, presidenta de la organización, nos explica cómo identificar a los niños superdotados y qué tipo de actividades les ofrece la asociación

Superdotación

Pregunta: ¿Cuál es el perfil de un niño superdotado? ¿Cuál es su característica más destacable?

Respuesta: Suelen nacer algo prematuros. Nacen con los ojos abiertos y siguen con la cabeza los ruidos –comienzan a hablar con un vocabulario rico y sabiendo lo que dicen–. Aprenden prácticamente solos a leer, escribir, números y operaciones matemáticas y guardan todas las informaciones y saben usarlas posteriormente. Tienen disincronías entre la edad mental y cronológica. Además no les gusta colorear, ni tareas repetitivas. Se relacionan mucho mejor con adultos o personas de mayor edad cronológica a la suya. Son grandes defensores de la justicia y muy, muy sensibles preocupándose mucho por temas que no son para su edad. Además tienen baja autoestima.

Siempre suelen ser los padres quienes primero notan sus diferencias con el grupo de la misma edad -sobre todo cuando comienzan escolarización- pues están a años luz de sus compañeros, en razonamientos, lenguaje, intereses, lo que les produce aburrimiento, frustración y un rechazo ya al colegio.

P: ¿A qué edad del niño, generalmente, se identifican dichas características?

R: Ya desde su nacimiento suelen destacar sus habilidades, sin que necesariamente todo niño precoz sea de Altas Capacidades (AC).

Una vez cumplidos los 3 años ya se pueden valorar, descartando precocidades, sin que su coeficiente intelectual sea definitivamente ese. A esa edad aun tienen mucho que desarrollar si es atendido.

Muchas veces se tarda en valorar, ya que los equipos de orientación especial psicopedagógica lo van retrasando, a pesar de lo que esto supone en el estado anímico y psicosomático del niño. Ante esta situación, muchos padres optan por realizar una valoración privada o preliminares, aunque no la reconoce después Educación. Al menos pueden comenzar a entenderles, apoyarles y ayudar extracurricularmente en asociaciones.

P: ¿Cuál suele ser la reacción de los padres?

R: Pueden ser diversas. Unos optan por dejarlo estar y se resignan a lo que hay, más cuando de pequeños se les nota que son muy inteligentes. Esto no dura, con la edad van aislándose, bajando notas y aún más su autoestima. Lo que de entrada no era una preocupación comienza a serlo al empezar los cambios, que suelen comenzar en su adolescencia prematura, 12 años mas o menos. Ya ahí es más complicado, puesto que no tienen habilidades sociales ni hábitos de estudio.

En otras ocasiones toman conciencia de que todo lo que esta fuera de la norma necesita ser atendido. Se documentan para ayudarlos, entenderlos y apoyarlos, tal como hacemos con cualquier otros casos (niños diabéticos, celiacos, etc.).

Ante la menor sospecha yo les aconsejo a los padres que confirmen en qué punto están sus hijos, antes de que aparezcan las complicaciones. Esto se debería realizar desde Educación a todos los alumnos, desde su ingreso en la escolarización para detectar no solamente a este colectivo, sino a cualquier alumno que tenga otra diferencia para atenderles antes de tener dificultades por ser diferentes (dislexia, dixcalculia….). La Educación no debe ser en igualdad, sino en equidad.

P: ¿Los profesores suelen darse cuenta?

R: Se realizó un estudio entre ellos y el 99% no, pues no están preparados y confunden al alumno brillante, al que se esfuerza y trabaja, con el que posee altas capacidades. Hay muchos mitos, por un lado y por otro.

P: ¿Qué orientación y ayuda ofrecéis a un niño con altas capacidades intelectuales? ¿Qué tipo de actividades recomendáis para ejercitar sus habilidades?

R: Se oferta desde AEST un amplio abanico de talleres con distintos temas. Entre ellos habilidades sociales, astronomía, laboratorio de física y química, matemáticas mágicas, arte, etc. Se organizan diferentes campamentos pedagógicos y de idiomas. También existe la escuela para padres con hijos AC, conferencias de expertos, etc. Lo importante es que por medio de estas programaciones, ellos se reconozcan de forma positiva. Es la oportunidad de ser ellos mismos sin temor a ser discriminados o burlas.

P: ¿El hecho de ser superdotados les impide hacer ciertas cosas? ¿Tienen problemas para relacionarse?

R: Las personas con AC pueden realizar todo como cualquier persona, otra cosa es que no les guste lo que en general gusta a la media. Al igual que todo el mundo elige a amigos más afines a sus intereses, ellos hacen igual. El problema es cuando no tienen amigos de similares perfiles a ellos.

 

Imagen cedida por: Alicia Rodríguez (AEST)

 

Dejar respuesta