Cómo reírse de la fauna ibérica

0
331
Desde aquí1
Fuente: Madrid es Teatro

La compañía Club Caníbal, formada por Chiqui Carabante, Font García, Vito Sanz y Juan Vinuesa, han ofrecido estas pasadas semanas en el Teatro del Barrio la primera parte de su trilogía Crónicas Ibéricas: Desde aquí veo sucia la plaza, de autoría colectiva pero con dirección y dramaturgia de Carabante e interpretada por los tres integrantes restantes.

El texto, divertido, socarrón, ácido, crítico, actual, cómplice, nos presenta la historia de un pueblo al que el gobierno le prohíbe, por orden de las altas esferas europeas, su fiesta popular: la volá del chivo, la tradición de lanzar una cabra desde lo alto del campanario. Para el resto del mundo resulta un acto de barbarie y de maltrato animal que no debe estar permitido, pero los habitantes de Villanueva de la Faca viven esa prohibición como una falta de respeto a sus tradiciones que no están dispuestos a tolerar ni a obedecer. Así que su alcalde, acuciado por los vecinos y por un sentimiento de identidad española que va más allá del sentido común, emprende toda una cruzada que lo lleva hasta el mismísimo Parlamento Europeo para defender su tradición hasta las últimas consecuencias.

Con una puesta en escena dinámica y descarada, los tres intérpretes dan vida a todo el pueblo de Villanueva de la Faca, incluidas las pobres cabras, que razonan incluso más que algunos de los personajes con los que se cruzan. Se sirven de la ayuda que les brinda la música y los efectos de sonido en directo de Pablo Peña; la iluminación, a cargo de Nerea Castresana; y los elementos de atrezo y vestuario para configurar los escenarios de la acción y la caracterización de los distintos personajes, entre los que desfilan el político oportunista que no sabe bien si debe ser de izquierdas o de derechas, el actor cansado de trabajar en la capital como camarero, el cacique del pueblo, las varias secretarias, los cabreros,… Los tres actores ejecutan de manera sobresaliente sus diversos roles, dando un matiz distinto a cada personaje y sacando punta a los clichés de cada cual.

Club Caníbal tiñe de humor una obra en la que el público se zambulle y se entrega desde el primer minuto. A través de la risa, le hace cómplice de su visión sarcástica y crítica de la polémica que se discute en escena, de esa identidad ibérica enraizada en costumbres que se convierten en actos de salvajismo sangriento, como se comprueba ralentizadamente en la obra, aunque con protagonistas diferentes en cada escena. Desde aquí veo sucia la plaza no deja de ser una apuesta de teatro político muy actual, muy desenfadada, y que debería ver cualquiera capaz de reírse de ciertos personajes de la fauna ibérica. Sin duda, las siguientes entregas de esta trilogía de Crónicas Ibéricas prometen.

Desde aquí2
Fuente: Madrid es Teatro

Dejar respuesta