Como gelatina

2
326

La gelatina llama la atención pocos minutos, su color y el movimiento provoca pequeñas sonrisas, después es un postre algo insulso y sin gran prestigio. El siguiente relato es igualito a este postre. Las diez de la noche en la capital, suena a broma pero casi todo se paraliza por un partido de fútbol, quién lo diría. Se enfrentan el Barça y el Madrid, el partido del siglo según los periodistas (en verdad, llevamos demasiados siglos si pensamos cuántas veces se han enfrentado estos equipos), yendo los blancos primeros en la liga y los azulgranas habiendo conseguido salvar una eliminatoria mal encaminada en la ida de la Champions contra el Arsenal.

Toda la semana los programas deportivos y periodistas, incluidos, hablando de las genialidades de Messi (por cierto, totalmente de acuerdo con Butragueño, cómo se endiosa a un jugador y se le pone a la altura de grandes como Di Estefano, Pelé, Cruyff, etc. Cuando lleva, en comparación, bastante menos tiempo jugando) y las de CR9 (Cristiano Ronaldo para los que hablamos castellano), hablando y machacando con el partido del año, del siglo, de la eternidad. Minuto de silencio por el trágico accidente de avión ocurrido en Rusia y el árbitro (Mejuto González) da inicio al encuentro. La gente reunida en casas y bares para ver el encuentro.

El Madrid en los primeros minutos parecía que iba a comerse el mundo y a los rivales, hasta el césped si lo dejan. Pero cuando un equipo no funciona desde agosto, no va a cambiar para un solo partido. Y a los quince minutos el Barcelona despertaba del momentáneo sueño de ver al Madrid presionando, todos juntos. Y los balones llegaban a Xavi y a Messi y, los que vemos esto a menudo, sabemos que eso es signo de peligro. Dicho y hecho. Minuto 31, una falta tonta en un sitio tonto, y gastar más tiempo en protestas que en lo que está pasando, el rival que saca rápido y Messi que la mete. Todo el Bernabeú en silencio.

Y es que este Madrid se pierde ante un equipo que: triangula, se ayudan, están colocados en el campo y juegan al fútbol; es decir, usan la cabeza y las bandas. El Madrid siempre detrás del balón, desordenados, siempre por el centro, intentando atravesar jugadores con el balón, faltas tontas y medio centro desconocido. Hay que llamar a Lobatón. Cuatro o cinco oportunidades ha tenido el Madrid, dos perdidas en los pies de Marcelo (qué raro) y otra en los de Higuaín, que hay que decir que no ha sido su noche. Bueno, siendo sincera no ha sido la noche de ninguno que vistiera de blanco. De Pellegrini no voy a comentar nada, pero sigo opinando lo mismo y creo que dentro de poco me lo voy a encontrar en la cola del paro.

En la segunda mitad los más optimistas pensaban en la remontada, ya lo hizo el Madrid ante el Sevilla, pero el Real salía al campo como siempre, mal. Tantos millones en grandes jugadores, pero que no saben jugar juntos y parecen un equipo de inexpertos intentando cazar bola. Y en el minuto 55 Pedrito subía el segundo al marcador. En ese instante terminaba el encuentro. En realidad no, porque el árbitro no ha pitado el final, pero el Madrid ya estaba de vacaciones. Como siempre.

El resto es fácil de resumir: cambios en los blancos (casi a la desesperada, hablo de Benzema) y la misma tónica en el Barça. No ha sido uno de los grandes encuentros de los azulgrana, pero tampoco el rival merecía mayor esfuerzo. Y ahora, con el Barcelona líder en la liga y encaminado a jugar la final de la Champions en casa blanca, ahora ¿qué? ¿Cambiamos al entrenador, a los jugadores o al presidente? ¿Cambiamos el césped porque no nos da suerte? O ¿qué? Necesitamos algo: menos dinero y más pundonor. Quizás. Menos figuras y más cantera. También. Un entrenador sin nombre (como Del Bosque) pero con sentido común. Seguramente.

En fin, en algún momento dejaremos de ser gelatina para ser soufflé. Volveremos a ser la quinta o la sexta, a ganar la onceaba o la liga 50, en algún momento volveremos a ser un gran merenguito.

Fuente del texto:
Elaboración propia.
Fuente de la imagen
:
www.as.com

2 Comentarios

  1. Bravo! Mis más sinceras felicitaciones. Un titulo muy bueno, un comienzo descomunal y el texto estructurado en parrafos. Para desestimar nuestras supuestas “criticas destructivas” al final las has llevado acabo, y tengo que el resultado ha sido francamente bueno.

    Y respecto al contenido del texto pues primero decir que la eliminatoria del Barça no estaba tan mal encaminada xD Un 2-2 en campo contrario es muy buen resultado….ya lo hubieran querido otros eh? xD

    Y respecto al partido…pues habiendo podido ocurrir cualquier cosa, al final ocurrió lo más lógico. La pegada del Madrid puede valer para alcanzar números que como dijo Guardiola son una “puta barbaridad”, pero sin estilo de juego lo lógico era que el Barça ganara. No por 2-6, pero si para demostrar que aunque los números digan que solo están a 3 puntos en la clasificación, el Barça es ahora mejor.

    Pero bueno, aun os queda mucha liga y el Madrid es el Madrid.

    Una pregunta. ¿Por que os da, a ti y a los periodistas deportivos, tanto miedo/respeto/apuro o como quieras llamarlo a criticar a Cristiano Ronaldo? No he leido aun ninguna linea en la que alguien diga que el partido se pudo perder en las botas del portugues y de su ego. En cambio si en las de simples mortales como Marcelo o Higuain o Gago. Es algo que me resulta curioso.

    Otra vez enhorabuena.

    P.D: Pellegrini seguro que también está contento de no ser el centro de las críticas esta vez

  2. Muy bien escrito.Muy agradable de leer.
    En cuanto al partido, los madridistas nos vamos a ir convirtiendo en una especie de Curristas (de Curro Romero)que nos conformamos con una magnifica media veronica que al cambio seria ese pase magistral de Guti, ya que no dan para mucho mas como equipo.

Dejar respuesta