Cómo está el mundo, señor Guardia

0
192

Tocado y hundido. Así está el mundo en estos momentos. Y no solo por los desgraciados acontecimientos que la madre naturaleza nos ha mostrado en poco tiempo: Tsunamis y terremotos, lluvias e inundaciones, medio planeta congelado de frío y el otro medio reconstruyendo edificios destrozados. Evidentemente, lo peor de todo esto, no son los edificios caídos o los inmuebles destrozados, lo más lamentable son todas las víctimas de estos sucesos. Las familias rotas y la gente que se ha quedado absolutamente sin nada. El hombre se ve así mismo, día a día, como poderoso hasta que la naturaleza le demuestra que realmente está muy indefenso. Algunos claman, tras tanto desbarajuste en los mapas climáticos, que todo esto es el cambio que nos vienen anunciando desde hace unos diez años. Ese mismo que hará que los mares crezcan y que los polos desaparezcan. Ese mismo contra el que tenemos que luchar. Pero el nivel de desconfianza ante este tema es mayor ahora, que hace diez años. Y entre los que no hacen nada por pereza, y los que no hacen nada por desconfianza, al final queda la casa y sin barrer. Basurero planetario. Entre tanto hay un enemigo voraz, al menos en el famoso primer mundo, llamado crisis. Sería injusto decir que en el tercero hay una crisis nueva y diferente a la que están sumidos de forma permanente. Allí, a pesar de las penurias, siguen cantando, aquí con las penurias nos deprimimos. Dos formas muy distintas de ver el mundo.

Un país extremadamente afectado es Grecia, la cuna de la civilización y la democracia sufre de manera severa el ataque de este enemigo mortal. Pero seguramente los problemas de Grecia no tengan solo a la crisis como culpable, sino también muchos años de mala situación económica, mala gestión, mala praxis, desviaciones de fondos, malversaciones y todas esas cosas que se producen entre los que habitan en el poder. Como pueden observar no solo en España reside la enfermedad de personas roba dinero que no es suyo, esto es un cáncer mundial. Y aquí en España qué está sucediendo. Pues que nos gobiernan unos niños en el patio del colegio. Unos quieren hacer pactos económicos “para salir de la crisis” otros dicen que no van porque no “les gusta ese juego”, tras unos cuantos “anda” y “porfis” estos admiten y empiezan las discusiones. “No así no se juega”, “esa regla no existe”, “estaba en cruzis” y etc. Solución hallada: subir los impuestos. A quién, a los de siempre. Porque mi idea, que es la de muchos, de recortar en salarios a los que cobran por todos nosotros juntos, eso aun no se les ha ocurrido. Sin embargo pagar a los funcionarios una paga extraordinaria y gentil a todos los funcionarios, de quinientos euros, justo antes de las elecciones generales de 2012, eso sí lo han pensando rápido. También hay una tal Aído diciendo que si España es machista porque decimos “miembros” en vez de “miembras y miembros”, que si las niñas de dieciséis años pueden abortar sin que sus padres lo sepan y que los puestos de dirección deberían ocuparlo mujeres para que el mundo fuera mejor. Bueno, discutible todos los temas. Está bien eso de que abortar ya no sea delito, está mal que una niña de dieciséis años que no puede, en teoría, ni beber, ni votar, ni conducir, pueda decidir sola si realiza una acción contra ella misma (porque un aborto no solo implica acabar con un feto). Respecto a lo del lenguaje…sinceramente creo que hay cosas más importantes que empezar a inventarse femeninos inexistentes y a pretender que los discursos, ya largos de por sí, se alarguen el doble para aquellas que no se quieran unir en el mismo saco que los hombres. Eso no es luchar por la igualdad, es fomentar la separación de géneros. Y por último, el tema de los puestos de dirección, tengo que dar mi “no” más rotundo. Los cargos de dirección debieran ser para quien se los merece por sus meritos profesionales, no por si es hombre y mujer. Hay señoras muy competentes para ciertos puestos y hay otras que no. Yo no quiero que el motivo para mi ascenso sea que tengo tetas, quiero que sea porque estoy cualificada y preparada para el mismo. Defender la igualdad de oportunidades está perfecto, imponer a las mujeres sobre los hombres es un extremo muy feo. Por ejemplo nuestro gobierno es paritario y yo creo que la tal Aído no se merece el puesto, porque no está haciendo nada bueno. Está ahí porque es mujer, no porque sea buena política y eso es tremendamente injusto. El feminismo no debiera caer en quitar a los hombres para ponerse ellas, debiera luchar para que todos tuviéramos igualdad. Y a veces esto se confunde. Como ultimo disparate sale un video que pone en duda los resultados en el juicio del 11- M y tan fulgurante surgió el tema como se ha ido, vamos que da exactamente lo mismo. Cuanta mantequilla gastamos en este país para untar tostadas, señor guardia.

Fuente de la imagen
www.autosuficiencia.com

Dejar respuesta