Comienza la retirada francesa en Mali

0
80

Tras 4 meses desde el inicio de la llamada Operación Serval, cuyo objetivo era expulsar a los rebeldes islamistas instaurados en el norte de Mali, las tropas francesas comenzaron el pasado 25 de mayo su retirada del país africano.

Bamako. Foto cedida por FotopediaDe los 3000 soldados franceses que se encuentran desplegados en el norte de Mali actualmente, 2000 serán replegados en septiembre y 1.000 a finales de año, cuando París compartirá las tareas de protección con la Misión de Estabilización Multidimensional Integrada de Naciones Unidas para Malí (MINUSMA), compuesta por 11.200 soldados y 1.440 agentes de policía. La decisión del presidente François Hollande llega de la mano de circunstancias muy concretas. Determinados sectores de la comunidad internacional han mostrado recientemente su interés en solucionar el conflicto que azota la región desde 1960.

El 15 de mayo, la Unión Europea (UE) decidió la emisión de 520 millones de euros durante los próximos dos años para apoyar el desarrollo de Mali a cambio de reformas democráticas y la estabilización en toda la región del Sahel. Por su parte, el presidente de la república francesa acordó con su homólogo nigeriano Mahamadou Issoufou colaborar estrechamente con la ex colonia francesa en su proyecto de convocar elecciones democráticas; “Estas elecciones deben celebrarse…Ninguna parte de Malí debe ser privada de la posibilidad de organizar los comicios” declaró Hollande. Tras meses de intenso debate, y bajo la presión occidental, el Consejo de Ministros maliense ha aprobado finalmente un proyecto de ley para fijar el calendario electoral. La campaña comenzará el 7 de julio y terminará el día 26. Teniendo lugar la primera vuelta de las elecciones presidenciales el 28 del mismo mes, y la segunda el 11 de agosto.

Sin embargo, pese a la intervención francesa, a los rayos de esperanza democrática y a la colaboración de la comunidad internacional, el conflicto armado sigue aún desarrollándose en el norte. La región de Kidal, continúa controlada por grupos armados tuaregs; el Movimiento Nacional para la Liberación del Azawad (MNLA) y el Movimiento Islámico del Azawad (MIA). Ambos grupos, se oponen a la celebración de elecciones hasta que no se aborde la cuestión tuareg, lo que pone en tela de juicio la efectividad de proyecto de ley.

La violencia y la inestabilidad siguen también profundamente instauradas en Mali. Los ataques y atentados suicidas no han cesado desde el pasado mes de febrero. Recientemente, dos días antes del inicio del repliegue francés, los rebeldes islamistas acabaron con la vida de 21 personas en un ataque contra un campamento militar en Agadez, y mataron a otra persona una mina al norte de Níger. Además, según la información preliminar recogida por la policía del Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad, un soldado francés desplegado en Kidal fue herido de bala el martes 28 de mayo. El ataque, ha sido perpetrado por un francotirador, de acuerdo con la información facilitada por el número dos de la policía local al diario francés Le Monde.

Ante la aún convulsa situación, a falta de dos meses para el inicio de la campaña electoral, las dudas afloran sobre si será posible o no la celebración de los comicios.

Dejar respuesta