"Comienza el espectáculo" (Capítulo Segundo: Conferencia Oeste)

0
131

Tras realizar el análisis de las quince franquicias del Este en el capítulo primero, es turno de conocer mejor a los equipos que componen la Conferencia Oeste. A priori, la de más nivel y mayor número de candidatos al título. A continuación, por tanto, me permito el lujo de darles una vuelta por el Salvaje Oeste. No hay cabida para el pestañeo, porque perderse el ansiado debut de Kevin Durant, el culebrón de Bryant, a los nuevos Grizzlies, los lanzamientos de Nowitzki, la brillantez de Nash o la eficacia de los Spurs está penado por la ley –y si no lo está, debería-.

Previsiones en la Conferencia Oeste.

15. Minnesota Timberwolves. “¿Cómo se vive sin Garnett?”.
Traspasar a tu emblema cuando éste es uno de los mejores jugadores de la Liga y símbolo absoluto de la franquicia durante más de una década no debe ser nada fácil. Los Wolves consiguieron a cambio de Garnett una serie de jóvenes interesantes –entre los que destaca Al Jefferson- a partir de los cuales reconstruir y buscar nuevos éxitos. Además, la adquisición de Corey Brewer vía Draft resulta muy interesante para los de Randy Wittman, que vivirá su primera temporada al completo como Head Coach de Minnesota; y con mucho trabajo por delante, por cierto.

14. Los Angeles Clippers. “Esperanzas las justas”.
La temporada del equipo pobre de LA parecía acabarse con la grave lesión de Brand, y lo cierto es que a día de hoy sigo sin ver motivos para la esperanza –que no sean una milagrosa recuperación del susodicho-. Y es que no se puede supeditar el éxito deportivo a un Cassell con 38 años, a la regularidad de Maggette y a la esperada explosión de Chris Kaman. Será una temporada difícil para el equipo de Dunleavy, y en cierta manera pienso que si empiezan mal pueden ser los Grizzlies del año pasado –aunque tienen mimbres para bastante más-.

13. Seattle SuperSonics. “Cuando tienes en tu poder una mezcla de McGrady y Nowitzki”.
Los Sonics fueron el otro equipo que tuvo la suerte de llevarse el premio gordo (bis) en la noche del
Draft. Y es que Durant es, para muchos, el mejor proyecto que ha salido de la NCAA en décadas. Siendo francos, el chico lo tiene absolutamente todo para dominar en la Liga, pero –como todos- deberá trabajar al máximo para desarrollar sus innumerables habilidades y no quedarse en “una simple máquina de anotar”. Ray Allen y Rashard Lewis ya no están, así que de rendimiento inmediato mejor no hablamos. El equipo de PJ Carlesimo –que vuelve tras siete años a ser Entrenador Jefe- no tiene presiones, sólo hacer madurar a la bestia… y rodearla, de forma progresiva, lo mejor posible.

12. Portland Trail Blazers. “Rezando por la vuelta del que aún no debutó”.
Seleccionas en el
Draft a uno de los mejores proyectos de los últimos tiempos… y se lesiona para toda la temporada. Sí, pánico es la palabra. La franquicia de Oregon esperará a Oden sin una excesiva presión por los resultados, dando minutos a los jóvenes –que son muchos y muy buenos- y madurando un bloque que con el ex de Ohio State puede ser un candidato a todo en apenas unos años. Además, en el mismo verano, se han desecho de una forma interesante de Randolph. Sacar rendimiento al trabajo bien hecho es cuestión de Oden… perdón, de tiempo.

11. Sacramento Kings. “A entrenador nuevo… ¿lo de siempre?”.
Un novato en los banquillos NBA como Reggie Theus tiene la papeleta de reconducir a la franquicia californiana. Un equipo con grandes jugadores… pero sin rumbo. Los Kings cuentan con una batería de nombres muy interesante, y que a buen seguro serían capaces de ofrecer un gran rendimiento… el tema, y no parece sencillo, es averiguar cómo. Este verano destacan las llegadas de Spencer Hawes –posiblemente el pívot con más recursos ofensivos de toda la camada-, vía
Draft; de Mikki Moore, vía $$$; y del contrato de Kevin Martin –dadas sus cifras doy por hecho que tiene vida propia-. Si las cosas comienzan bien puede que en el Arco Arena vivan un final feliz… si no, repetirán mediocridad.

10. Los Angeles Lakers. “Kobe, el ego de Kobe, y Phil Jackson”.
O Los Angeles Bryants, como ustedes prefieran. Tras un verano de todo menos tranquilo – Kobe se va, bueno no, que sí que sí… ahora no-, los Lakers se presentan ante la nueva temporada con la misma garantía de éxito de los últimos tiempos. Sí, era fácil: Kobe Bryant. El grado de ese éxito será determinado por los aportes del resto, que se suelen llevar a cabo… sólo a veces. Así pues, la motivación de Odom y Brown, además del progreso de Bynum y la labor de Walton y Fisher se antojan como claves. Y es que Phil Jackson también tiene mucho trabajo por delante… ¿con o sin Bryant?.

9. Golden State Warriors. “We Believe?”.
Imposibles de olvidar serán los pasados PO’s en la bahía de Oakland. A decir verdad, fue como un maravilloso cuento… que ahora toca publicar. Algo seguro es que los de Nelson van a correr muchísimo, puede que el equipo que más lo haga en toda la competición. Y ciertamente en esa guerra de guerrillas se desenvuelven a la perfección. Han perdido a Jason Richardson, pero consiguieron a Brandan Wright –novato muy interesante- y de paso liberaron una gran cantidad de masa salarial. Además, GS parece el lugar ideal para que Belinelli destaque. No obstante, sus posibilidades de éxito seguirán dependiendo en gran medida del físico de Baron Davis, tan genial como irregular. Sin duda, un equipo a seguir.

8. Memphis Grizzlies. “Cuestión de FE”.
Muchas cosas han cambiado en los Grizzlies este verano. Nuevo GM, nuevo cuerpo técnico, muchas incorporaciones en el Roster… pero mismo jugador franquicia. Y es que no hay mejor forma de retener a Gasol en Memphis que llevando a su mejor amigo al equipo. La suerte en el Draft no sonrió como debiera, y los Grizzlies se tuvieron que conformar con un pick #4 (Conley) que, dadas las expectativas generadas, supo a muy poco. En los despachos, mucho movimiento, destacando sobremanera la llegada a la franquicia de ese jugador tan inteligente y maduro al que el físico no acompaña (¿o era al revés?), del colega del líder, y de un tipo que ha sido MVP en Alemania. Visto así, la situación parece muy cómica, pero Iavaroni deberá trabajar duro y demostrar que hay más posibilidades de rendimiento en ese bloque del que todos ahora mismo piensan.

7. New Orleans Hornets. “Salud, defensa y Paul”.
El equipo de Byron Scott ofreció una gran imagen el pasado curso, a pesar de padecer una increíble plaga de lesiones que en gran medida impidieron que su buen hacer obtuviese más frutos. Nuevamente Chris Paul estará al mando de todas las operaciones, aunque los Hornets basarán gran parte de su éxito en su solidez defensiva, y en esa faceta será determinante –ante la marcha de Mason- el ¿definitivo? despertar de Tyson Chandler, que el año pasado demostró que, además de cobrando cada fin de mes, también puede ser muy útil sobre una cancha. El enigmático rendimiento de Stojakovic marcará el devenir del conjunto de Scott, que contará además con Morris Peterson como ayuda en el lanzamiento exterior, y con el novato Julian Wright, un alero muy versátil y de gran potencial.

6. Denver Nuggets. “Una alternativa al poder establecido”.
El equipo de George Karl es uno de los que mejor pinta tienen en el Oeste. No sólo por las estrellas de las que disponen –que generan ilusión-, sino por cómo terminaron el año pasado la RS, dando una imagen sólida y que posiblemente se acercase a sus aspiraciones para este año. La pareja Iverson-Anthony –demoledora-, y el trabajo y progresión del resto –a falta de seguir puliendo diversos aspectos, como una eficiente integración del polémico JR Smith o el rendimiento que pueda ofrecer Kenyon Martin- parecen argumentos suficientes como para al menos luchar por pasar de Ronda en un Oeste durísimo.

5. Utah Jazz. “Made in Sloan”.
La gran revelación del pasado curso parte esta temporada con el mismo bloque –declaraciones del ruso aparte-, el mismo entrenador… y, por qué no, las mismas opciones de triunfar. El equipo de Sloan está muy bien trabajado, es duro, tiene alternativas en el juego y los roles de sus jugadores bien definidos. Por si fuera poco, tienen en la pareja Williams-Boozer a la (segunda) mejor base-pívot de la competición. Si Kirilenko logra recuperar el nivel que le llevó a ser All-Star, y Okur continua su progresión estamos ante un candidato a todo en el Oeste. Y eso es decir mucho, muchísimo.

4. Houston Rockets. “Ya va siendo hora…”.
Adelman tiene como objetivo que los tejanos pasen una ronda de PO, y para ello cuenta con una plantilla más que interesante. La clave de Houston volverá a ser el estado físico de McGrady -auténtico motor del equipo-, además del nivel que muestre un Yao que en el curso pasado se mostró por primera vez en su carrera como un jugador verdaderamente dominante. Asimismo, los Rockets cuentan con un extenso reparto de secundarios muy válidos: jugadores con experiencia, capaces de aportar en ambas zonas y no faltos de talento. Sin duda, un bloque muy serio y del que se pueden esperar grandes cosas.

3. Dallas Mavericks. “Sed de venganza”.
Tras protagonizar uno de los mayores fracasos en la historia de la post-temporada, me ha sorprendido relativamente la ausencia de movimientos importantes, drásticos, en la franquicia durante este verano –y más aún con la emergente polémica de Bryant-. Debe ser que Cuban ha madurado de repente. Lo cierto es que la apuesta por el bloque es evidente, y no parece haber motivos para desconfiar de tal actitud. Los Mavs poseen una de las mejores defensas de la Liga, tienen al actual MVP en sus filas, a un alero con gran presente y mejor futuro, y una notable cantidad de jugadores de gran nivel y que saben a qué juegan. Por si fuera poco, escogieron a un gran proyecto como Nick Fazekas en el Draft (¡¡en la Segunda Ronda!!). Así pues, los de Avery Johnson deben demostrar que ‘lo del año pasado’ sólo fue un –estrepitoso- error, y luchar por todo. Pueden y deben.

2. Phoenix Suns. “Ante su última oportunidad”.
Los de Arizona llevan tres años jugando a un gran nivel, llegando muy lejos… para caer en los momentos clave, y tienen ante si posiblemente la última temporada en la que puedan optar realmente al anillo. El magnífico rendimiento de la tripleta Nash-Marion-Stoudemire se da por sentado, pero serán de nuevo los secundarios –sobre todo a la hora de darle descanso al brillante base canadiense- quienes tendrán que dar ese paso adelante, para garantizar que los hombres decisivos lleguen frescos a los momentos de la verdad y puedan marcar la diferencia. Equipo hay, sólo falta que ese ‘factor X’ acompañe para que el equipo esté jugando las Finales el próximo año.

1. San Antonio Spurs. “El auténtico señor de los anillos”.
El bloque de Popovich es una dinastía de esas que uno valora más cuando ya no se puede disfrutar de ella. Con cuatro anillos a sus espaldas –años impares todos, curiosamente-, el equipo comandado por Tim Duncan vuelve a ser favorito al título. Pasan los años, y parecen ser cada vez más peligrosos. Una defensa maravillosa y un ataque con varias fuentes de veneno mortal, sus ‘simples’ argumentos. Y es que reservar a Duncan durante la RS sabe mejor cuando tienes en tu equipo a un Tony Parker que se agiganta por momentos, la maestría de Ginobili, el magnífico hacer de Bowen… y un solidísimo bloque detrás que lo aguanta todo. Un equipo que pasará a la historia, sin mas.

Fuente de las imágenes:
www.google.com

Dejar respuesta