Columbia, el transbordador que se convirtió en mito

0
230

El Columbia fue el primer transbordador que la NASA utilizó para llevar a cabo expediciones que consiguiesen viajar más allá del planeta Tierra. La sonda vio la luz por primera vez en 1981 y, concretamente, el 12 de abril de ese mismo año fue lanzado a la conquista del espacio. Sin embargo, su vida terminó el 1 de febrero de 2003, cuando la nave se desintegró en su contacto con la atmósfera, llevándose consigo la vida de sus siete tripulantes.  

El transbordador, en sus 22 años de vida, se caracterizó por un alto número de expediciones desarrolladas. Su historia empieza con la primera de sus misiones (STS1, en 1981), pero apenas duró un año. En su empeño por conquistar el mundo paralelo a la Tierra, desarrolló en 1992 la misión STS-50, y siete años después, la STS-93, cuando puso en órbita el Observatorio de Rayos X Chandra.

Su última misión, la STS-107, discurrió entre el 16 de enero y el 1 de febrero de 2003. Sin embargo, el impacto de una tonelada de peso sobre al ala izquierda del transbordador dictaminaría su fatal destino: en su regreso a la Tierra, la nave se desintegró al entrar en contacto con la atmósfera y fallecieron los siete astronautas a bordo –Rick Husband, Michael Anderson, David Brown, Kalpana Chawla, Laurel Clark, IIan Ramon y Willie McCool-. 

El informe de la NASA, emitido días más tarde, reveló que los siete tripulantes supieron que iban a morir cuarenta segundos antes de que el orbitador entrase en contacto con la atmósfera terrestre. A su vez, el documento detalló que, durante los instantes previos a la desintegración, los aventureros advirtieron de la imposibilidad de controlar el transbordador.

La NASA, diez años después del primer lanzamiento del Columbia, puso en marcha transbordadores como el Challenger (1992), el Endeavour (1991) o el Discovery, que realizó su último viaje el pasado 18 de abril con destino al Museo Nacional del Aire y del Espacio de Estados Unidos. Así, todas estas naves marcaron un antes y un después en la investigación humana sobre el espacio. Sin embargo, y a pesar del fin común perseguidos en todos ellos, sus historias recorrieron caminos distintos.

La  expedición del Columbia, que resultó ser todo un éxito en sus primeros recorridos, no llegó a culminar su misión científica con el aterrizaje previsto en el Centro Espacial Kennedy (Florida, Estados Unidos). El trágico final de este transbordador estuvo precedido, en 1984, por la explosión del Challenger, cuando la nave se disponía a emprender su décima misión.  

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=K7s_OlIxxX8[/youtube]

  Imágenes:  NASA

Dejar respuesta