Claudio Naranjo: “La infancia es la base de la educación”

0
129

La Facultad de Filosofía de la UCM acogió el 16 de enero Propuestas para aprender a vivir. Hacia una educación transformadora para el siglo XXI”, un coloquio organizado por el Departamento de Métodos y Diagnóstico en Educación de la propia universidad y la Fundación Claudio Naranjo. La conferencia, que contó con la participación del filósofo José Antonio Marina y el psiquiatra Claudio Naranjo, desarrolló un amplio marco de debate en el que se presentaron nuevas propuestas para vivir mejor y constituir una educación transformadora.

De izquierda a derecha: Claudio Naranjo y José Antonio Marina

Los ponentes hicieron hincapié en la  idea transformadora del mundo, ante la cual Claudio Naranjo aseveró que “el problema en nuestros días no es que se plantee o no un cambio en la educación, sino que, más bien, el problema está en que hay gente que no está dispuesta a cambiarla para que así cambie el mundo. Estamos en un laberinto sin salida”. A este respecto, José Antonio Marina afirmó que “para cambiar el mundo hay que salvar el problema de déficit de atención, desarrollando la inteligencia y la capacidad de atención”.

En el coloquio se formularon preguntas sobre las posibilidades de cambio en la educación y las características necesarias para una transformación real, cuestiones a las que respondió el psiquiatra chileno: “La educación debería preocuparse por las competencias existenciales que eliminan todo lo que atrofia la vida. Para que todo esto ocurra, las personas han de ser más bondadosas y menos violentas y egoístas”. Además, el terapeuta señaló que “la infancia es la base de la educación”.

Por otro lado, los ponentes analizaron vocablos muy importantes en materia educativa, como la valentía y la virtud, término este último que Naranjo ha desarrollado en su libro Cambiar la educación para cambiar el mundo. Ambos expertos consideraron que hay que ir más allá de la moral y actuar desde la virtud, una condición interna de la que fluyen los actos calificados como “buenos”.

“La valentía hace referencia a la postura que puede tomar el hombre frente a situaciones cotidianas a las que debe superponerse. Es un término que proviene de la fe”, concluyó Naranjo en su explicación sobre el segundo de los conceptos expuestos.

Hacia el final de la ponencia, los invitados dialogaron sobre los trabajos en los que se encuentran embarcados. Marina habló de su proyecto Movilización Educativa, que pretende impulsar una universidad ‘on-line’ para padres con el objetivo de colaborar en la educación de los hijos, mientras que Naranjo mencionó el Programa SAT, una tarea psico-espiritual que abarca aspectos completativos y terapéuticos en la práctica de la meditación.

Fotografías: Tamara Ginés Arredondo

Dejar respuesta