CITES protege a tiburones, elefantes y rinocerontes dejando fuera al oso polar

0
479

La semana pasada concluyó en Bangkok la Conferencia Mundial trienal de la vida silvestre, de la convención CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres). Los resultados de la conferencia darán lugar a fuertes medidas de seguridad para controlar el comercio de especies de flora y fauna de interés ecológico, como es el caso de tiburones, elefantes o rinocerontes, entre otras especies.

Fotografía: Azahara RománFueron 170 los gobiernos que presentaron sus propuestas a la CITES para preservar y asegurar un comercio legal y sostenible de sus recursos naturales. La conferencia ha concluido por unanimidad llevar un exhaustivo control de especies de flora y fauna como maderas preciosas, el rinoceronte, el elefante o grandes felinos de Asia, sin embargo, la propuesta de elevar de categoría al oso polar ha quedado rechazada.

Los Estados miembros declararon el 3 de marzo como Día Mundial para la Naturaleza y Sudáfrica aceptó la invitación como sede de la 17ª reunión en el 2016. El secretario general de la CITES, John Scanlon, declaró en un comunicado oficial que “se requiere un enorme esfuerzo para negociar este tipo de tratados y que luego funcionen, sin embargo la comunidad internacional ha decidido hacer el mejor uso de este acuerdo pragmático para ayudar en el camino hacia la sostenibilidad de nuestros océanos y nuestros bosques”.

La utilización de maderas preciosas como el ébano de Asia, América central y Madagascar será regulada por la convención en conjunto con la Organización Internacional de Maderas Tropicales (ITTO). Este tipo de maderas está dando lugar a serias preocupaciones sobre la tala indiscriminada, llevando a los límites a las poblaciones de especies raras. Durante la reunión también se ha hecho alusión al movimiento transfronterizo de instrumentos musicales elaborados con maderas preciosas como el palo de rosa brasileño y otros productos cuyas materias primas son estos recursos naturales.

Tras varias votaciones los participantes aprobaron la inclusión en el apéndice II de cinco especies de tiburones, entre ellas el marrajo sardinero (Lamna nasus) una especie de interés comercial en España. Las especies incluidas en el apéndice II no se encuentran en peligro de extinción pero es necesario controlar la comercialización a fin de evitar una utilización incompatible con su supervivencia. El comercio de estas especies es muy demandado por sus aletas, lo cual ha producido un descenso significativo de la población.

Los elefantes y rinocerontes también han entrando en el régimen de protección del convenio debido a la caza furtiva y al trafico ilegal de marfil. Por otro lado el oso polar no superó el número de votaciones y quedó fuera de la propuesta llevada por Estados Unidos y Rusia para aumentar protección al apéndice I, que incluye a las especies en peligro de extinción, cuyo comercio solo se permite previa autorización y en circunstancias excepcionales.

En total se han incluido 343 especies nuevas en el apéndice II y tan solo cuatro han aumentado su categoría de máxima protección. La próxima reunión se realizará en el 2016 en Sudamérica donde según comenta Scanlon, “estos compromisos internacionales se traducirán en acciones nacionales, cuyos progresos se examinarán en la próxima reunión en el 2016”.

 

 Fotografía: Azahara Román

 

Dejar respuesta