¿Cinismo o algo peor?

0
279

La victoria de Barack Obama en Estados Unidos ha desatado una euforia inusitada y sin precedentes en todo el mundo. Es posible que la que llevó a Kennedy a la Casa Blanca tenga algún parangón, pero evidentemente su color de piel era diferente.
El tema principal es la acogida en España de esa victoria. Espero que se trate de simple cinismo el hecho de que algunos medios afines al partido conservador mayoritario en España, se alegren tanto de la victoria del demócrata. Desde el miércoles día 5 de noviembre, editoriales de ciertos periódicos e informativos de ciertas televisiones, de cuyo nombre no quiero acordarme, muestran un entusiasmo sin igual por la victoria del demócrata. Su oponente, Mc Cain, no es otro que el que propugnaba un continuismo de la política de Bush II, el gran amigo de José María Aznar, al que estos medios siempre han defendido.

No entiendo como hace relativamente poco tiempo apoyaran a Aznar en sus decisiones de defensa a ultranza de las decisiones de George Bush, fueran cuales fueran, al frente de la Casa Blanca. Ése partido, el de Bush, y esas políticas que llevaba a cabo, son las mismas que propugnaba el derrotado en las recientes elecciones. ¿Por qué se apoyaba a Bush y no a Mc Cain? Que yo sepa no distaban mucho unos programas de otros.

El Partido Popular guarda un mutismo extraño, sólo Aguirre declaró que le hubiera gustado que ganara el republicano Mc Cain. Muy bien Esperanza, esta vez has sido coherente sin ser cínica, me alegro. El homónimo del PP en EEUU es el Partido Republicano (para ser un poco simplista), y así lo demostraron en sus ocho años de gobierno. ¿Qué pasa ahora? ¿Es que se avergüenzan de los pantanos que ha dejado en EEUU y por el mundo Bush, habiendo sido ellos también responsables? ¿Tan mal lo ha hecho? ¿Es que no ha llevado a cabo las políticas neoliberales a ultranza como algunos defienden?

Temo que quieran engancharse al carro del efecto Obama por la necesidad de cambio que había en EEUU y aplicarlo en España. Lo temo no porque el relevo en la Moncloa socialdemócrata por conservador me de pánico, sino porque se pierda la perspectiva real de lo que ha provocado la crisis y el cambio en Norteamérica. Unas políticas impopulares, una guerra que resultó ser una mentira, un carisma mundial bajo mínimos y una maltrecha simpatía europea hacia EEUU hecha pedazos. Todo ello, junto con la crisis económica: que no es culpa de Bush, sino del sistema en sí mismo.

Sinceramente, no sé cómo va a cambiar el mundo con este presidente en Washington, no creo que vaya a revolucionar la sociedad “yanqui”, me conformo con que cree una seguridad social como la de España (era una de sus promesas electorales). Me gustaría también, para terminar, que en nuestro país seamos un poquito más coherentes.

Fuente de la imagen:
http://mobasoft.com/wordpress/wp-content/uploads/barack-obama-official-small.jpg

1 Comentario

  1. Un par de cosillas, amigo:
    Lo primero es entender que, si fuese posible una analogía entre partidos españoles y estadounidenses, serían los democratas aquellos cuyas políticas más se parecen al Partido Popular, y no los republicanos. En el PP existen dos grandes corrientes: una liberal en mayor o menor grado, y otra absolutamente conservadora, heredera directa del franquismo. Solo el sector ultra-liberal guarda algún parecido con los republicanos, y este lo encarna precisamente Aguirre. Por tanto, no existe contradicción alguna en el apoyo a Obama por parte de los sectores conservadores; no lo olvidemos, Obama está a favor de la pena de muerte, no va a retirar las tropas de Irak (aunque fue de los pocos que siempre mostraron su negativa a la intervención) ni va a abandonar el sistema liberal tradicional de EEUU. Lo que ocurre es que el sistema de Bush era insostenible, y el propio McCain utilizó la ruptura con Bush y la palabra “cambio” en su campaña electoral. Por lo tanto, es lógico el apoyo conservador a Obama, más en momentos en los que se a comprobado que un sistema ultra-liberal es nocivo para el propio capitalismo.
    Seguramente conoceras las leyes radicales (conocidas así) en favor de la integración racial. Bien, estas leyes fueron promulgadas y combatidas por los republicanos en contra de los democratas: la liberación racial fue siempre llevada a cabo por aquellos a los que hoy se les cosidera racistas. El KKK nació de una panda de ex-militares democratas.
    Tampoco el sistema de SS que propone Obama se acerca al español: el lo propone para las rentas cercanas al umbral de pobreza y para los niños, nada más; que nadie piense que van a implantar, v.gr., la baja laboral.
    Yo, y esto ya es opinión, no me alegro por la victoria de Obama. El problema de EEUU no es que tenga tal o cual Comandante en Jefe, sino el aparato interno de homos initium que lo controla desde su nacimiento. EEUU no va a cambiar su politica hacía el mundo basicamente porque esta responde a una estrategia a largo plazo llevado a término por el Aparato. Pruebas evidentes de esto son la historia de Iberoamérica (desde el initium Bolivar) y la estrategia Gladio, encargada de la colonización silenciosa.
    Siempre he pensado que el ser humano es ante todo único, y nunca he visto más diferencias distintas entre tu y yo que entre un negro y un blanco o una mujer y un hombre: la especie humana es especificamente diferente así misma, como bien demuestra la amplia literatura antropológica. A mucha gente, aquellos cuyo ego les coloca en situación de tolerar, les alegra la victoria de Obama por ser negro. Pero esta es practicamente la única diferencia con Clinton. A mi entender es una actitud racista (no xenofoba), y más en este caso en el que el color de la piel es solo testimonial. Espero equivocarme, no obstante, por el bien de todos.

  2. A ver amiguete, un par de cosillas, no sólo opinas al final, opinas también al principio. Me parece que decir que el homónimo demócrata en España es el PP es una opinión, y yo, personalmente, opino que no es así (no hay comparación posible entre partidos estadounidenses y españoles, pero si nos ponemos a comparar, se acerca más al PSOE). Y el PP es uno, (ya que les gusta tanto la unidad de todo) y su ideología era la de ir de perrito faldero de Bush II. Además, hoy día, la frontera entre neocon y neoliberal es bastante difusa.
    Otra cosa, cuando se habla de color de piel, se habla del simbolismo que ello conlleva en un país como EEUU, no se habla de que Obama por ser negro vaya a ser el mejor presidente que pueda tener norteamérica, creo que eso es obvio.

  3. A mí también me irrita, compañero Zapata, ver cómo la línea editorial de determinados medios (que defendieron en su momento, basándose incluso en mentiras, el apoyo del PP a la intervención estadounidense en Irak, lo cual se resumió en los tristes atentados del 11-M) se muestra ahora próxima a Obama. A eso se llama posmodernidad, sí señor. Siempre me han gustado las contradicciones. Ahí van unos recuerdos: ETA era la culpable (¡ole por el señor Acebes!) de los atentados. A pesar de todo, hoy los (verdaderos) asesinos no pueden estar muy lejos. Y ahora, un señor negro es lo mejor para EEUU. Mucho mejor, sin duda, que McCain, un señor que piensa y actúa como el grandilocuente Bush. Muchos serían capaces de dar su vida (y las ajenas) por salir en una foto al lado del entonces presidente de EEUU. ¿Recordáis? (¡Ay, José Mari, “o terror das Azores”!, como decía Manuel Rivas en esta columna: http://www.elpais.com/articulo/ultima/revolucion/elpepiult/20081025elpepiult_1/Tes). Menos mal que la señora Aguirre sigue siendo fiel a sus principios derechistas.

  4. Ahora que lo releo es cierto, opino al final y al principio. Llevas razón al afirmar que no existe comparación entre los partidos estadounidenses y españoles, pero en todos los sentidos: no se hacerca más uno que otro, sino que solo son análogas determinadas posturas politicas tomadas aisladamente. Pero sigo considerando un error de percepción grave establecer cualquier tipo de paralelismo entre socialistas y democratas, aunque solo sea por las distintas corrientes que forman el PSOE (una de ellas, que me sorprendió bastante cuando la conocí, cercana al anarquismo- una especie de comunismo libertario foribundo). Ningún socialista se alegraría de otra cosa que no fuera un gobierno socialista, lo que ocurre es que la bondad bushiana hace bueno a cualquiera.
    No obstante, siento decirte que el PP no es uno. El gran logro de Aznar fue unificar al partido, un partido profundamente dividido cuando ocurrio lo de Mancha entre liberales, conservadores y democristianos. Una vez finiquitado el aznarismo, los fantasmas de la división vuelven a aparecer (como el alegre espectaculo entre Rajoy y Aguirre, alegre para los que somos socialistas). Considerar que el PP es uno es cometer el mismo error que tan facilmente se comete en la izquierda de asimilar fascismo y franquismo, y de aquí, fascismo y PP.
    Por lo demás, nunca he hecho distinción entre liberales y neocons, pues los considero la misma ideología: su diferencia radica en el grado de control sobre lo privado y la voluntad humana (no olvidemos nunca el MK-ULTRA). Las dos corrientes que he mencionado son conservadores y liberales. Los conservadores no son liberales, y algunos incluso son contrarios al liberalismo (como ocurre en aquellos que provienen de falange o el Movimiento). El hecho por el cual el PP parece uno tiene un nombre concreto: poder. Es lo mismo que sucede en el PSOE actual, veremos cuando no lo tengan. No hace falta más que recordar lo que ocurrió con Pimentel para darnos cuenta de que la discrepancias existieron, pero la lealtad facilitó que esto nunca fuese visto así por la sociedad.
    En lo último te tengo que dar toda la razón, pero lo cierto es que no lo decía en relación a tu artículo, sino al ambiente que se está generando. Para mí, que las personas actuen conforme a la naturaleza (lo que normalmente se conoce como Bien, pero la distinción de ambos conceptos exigue una reflexión que no es el momento ni el lugar para llevarla a cabo) no es digno de admiración nunca: que los racistas dejen de ser racistas no me alegra, sino que me tranquiliza. Así que si, estoy tranquilo porque ahora ya nunca más será un incentivo electoral (o una carga) el color de la piel. Pero esto mismo ocurrirá cuando se presente una mujer, o el dia en que un nativo americano (un indio para Colón) sea presidente. Es cierto que algunas veces es necesario un primero para eliminar las barreras producidas por el miedo a lo desconocido.
    Y basta que no es de recibo que escriba yo más que tú en tu artículo, siento haberme extendido tanto.

Dejar respuesta