Cinco minutos para derribar un fortín

0
78

Barcelona Alusport golpeó primero en la final de la LNFS ante ElPozo Murcia al imponerse 3-5 en el Palacio de los Deportes, feudo del conjunto charcutero en el que los culés nunca habían conseguido imponerse hasta ayer. La historia tuvo a bien dar un giro favorable a los intereses de Marc Carmona, con cuarenta minutos espectaculares y una prórroga en la que ElPozo no resistió más.

Torras sufrió para frenar a Miguelín a pesar de la victoria culé

Una final a cinco partidos resulta muy rica en detalles desde el punto de vista físico y psicológico. En el primer aspecto, ambos equipos están fundidos tras una temporada agotadora, por mucho que se empeñen los jugadores en demostrar lo contrario con partidos de ida y vuelta como el de ayer. Psicológicamente, el Barcelona demostró en los cinco minutos extra de partido que la presión es una compañera de viaje que han aceptado con entereza esta temporada.

ElPozo está llegando al límite, y aunque aún no muestra sus costuras, ese escenario está bastante próximo. La doble cita en el Palau Blaugrana de este fin de semana se presenta como una prueba de fuego para el joven equipo de Eduardo Sao Thiago Duda, que no pudo defender el factor cancha en la eliminatoria a pesar de comenzar por delante en el marcador, gracias a Álex Yepes, máximo goleador de los ‘playoffs’. El juego de control de los murcianos apenas permitía que los máximos goleadores barcelonistas tocaran el balón, sobre todo por la ausencia de Ari Santos, uno de los mejores jugadores defensivos de la temporada.

Estos contratiempos, no obstante, no son suficientes para que el Barcelona gripe su motor, y otros jugadores se postularon para cubrir notablemente la baja de Ari. Por encima de todos, Sergio Lozano, serio candidato al mejor jugador del año en la LNFS. Su polivalencia le permitió jugar de cierre y ser el que generase más peligro ante la meta de Rafa Fernández, desarbolando por el camino a Kike Boned, mito viviente del fútbol sala español. El 1-1 supuso un serio mazazo para ElPozo y su afición, algo que aprovecharon los visitantes para adelantarse gracias a Fernandao Maciel, que llega a la final en un momento óptimo, tras asistencia de Gabriel da Silva

Las tablas regresaron gracias al infortunio de Igor Lima, que no acertó a despejar un balón envenenado de Gabriel Laranjeira Gréllo y terminó batiendo a Cristian Domínguez, que no daba crédito ante el error de su compañero. Con las armas en alto por parte de los dos equipos se llegó al descanso, que reactivaría a los jugadores referencia de ElPozo.

Miguelín Sayago y Álex Yepes tomaron la responsabilidad, sobre todo el primero, para evitar que el Barcelona volviera con ventaja al Palau. Una cascada de disparos sobre la portería de Cristian hacían presagiar un temprano gol charcutero, mientras los zagueros culés buscaban desesperadamente algún respiro que les permitiera recuperar el aliento. Jordi Torras, Gabriel y Javi Rodríguez tuvieron que hacer horas extra para conjurar todo el peligro que generaban las botas de los dos jugadores de ElPozo, a los que se terminó uniendo Gréllo.

Pero volvió a aparecer el factor diferencial, Lozano. Cuando peor lo pasaba el Barcelona, el Búfalo silenció a la ruidosa hinchada murciana con el 2-3 gracias a Wilde Gomes, ayer en el papel de gregario de lujo. Antes de que el mazazo afectase más de lo debido, Gréllo devolvió la sonrisa a Duda con un gol mágico en el que su técnica dejó a Cristian por los suelos y permitía que se llegase a la prórroga con un nuevo empate entre los dos conjuntos más espectaculares del país (en la fase regular empataron 5-5 y 4-4).

La hora de Wilde y Fernandao

Tras un mínimo descanso, Fernandao tardó solo once segundos en desequilibrar el partido definitivamente. ElPozo estaba en la reserva y todo el trabajo defensivo liderado por Kike y Rafa se vino abajo de la forma más cruel y repentina. Con la herida aún fresca, Wilde, ex de ElPozo para más inri, sentenció con el 3-5 bajo las piernas del meta valenciano. Era hora de tocar a rebato y Duda situó a Gréllo como portero-jugador. ElPozo forzó un doble penalti, que Dani Salgado estampó en el cuerpo de Cristian, que salió triunfador del duelo de grandes guardametas. El depósito murciano terminó por agotarse en el ‘rush’ final, e incluso Gréllo tuvo que esforzarse como portero para evitar que la diferencia fuera aún mayor.

La eliminatoria viaja a Barcelona, donde Marc Carmona espera aprovechar la superioridad psicológica de sus jugadores por la vía rápida, en los partidos del viernes y el domingo. Duda, por su parte, espera que la eliminatoria pueda volver al Palacio de los Deportes, empresa para la que sus jugadores tendrán que sacar fuerzas de flaqueza.

Fotografía: LNFS

Dejar respuesta