Cinco biografías musicales que probablemente ni conoces

0
148

Nos han hecho soñar, reír, llorar. Hemos vibrado al son de sus canciones, hemos hecho propias sus letras. Algunos han tenido vidas complicadas, glamourosas (o quizá no tanto). Han estado al pie del cañón y han resistido, otros no han podido o querido salir adelante. Lo que sí es cierto es que todos ellos han vivido la vida a su manera, vida que ha sido recogida en el papel por ellos mismos o por personas que han estado a su lado. Así, reseñamos varias biografías curiosas, interesantes y quizá-no-tan-conocidas sobre músicos.

 

1. Rotten: No Irish, No Blacks, No Dogs

1Siempre que surge la cuestión sobre si el punk está muerto o no, aparece en la discusión el nombre de los Sex Pistols. Y no siempre se menciona el nombre del frontman, John Lydon (más conocido como Johnny Rotten), sino el del torpe y patoso bajista, Sid Vicious. Sin embargo, a lo largo de esta autobiografía, Rotten nos cuenta la historia de cómo el punk pudo ser y no fue, de cómo surgió la escena y su frustración con esta, de la mitificación de Sid Vicious (al que él consideraba un idiota), convirtiéndole en icono del punk, además de su tormentosa  relación con el mánager de la banda, Malcolm Mclaren. Rotten es capaz de describir estas situaciones a través de su vena irónica y carismática y demostrando que es algo más que el furioso loco irlandés que se desgañita en el escenario, recreando a través de este libro situaciones hilarantes pero amargas y deprimentes a la vez.

 

2

2. Girls to the Front: The True Story of the Riot Grrrl Revolution

Más que biografía sobre una banda en particular, se podría decir que Sara Marcus recoge el nacimiento y recorrido de bandas como Bratmobile, Bikini Kill, Huggy Bear y Heavens to Betsy, que aparecieron en la Norteamérica de los años 90 de la mano del movimiento feminista llamado ‘Riot Grrrl’. Así, Marcus nos presenta a través de Girls to The Front a un conjunto de mujeres (como Kathleen Hanna o Tobi Vail) en contra del sexismo, mujeres que se manifiestan en contra de este a través de bandas musicales y sus controvertidas letras, zines y un estilo y actitud característicos, creando un movimiento con pasión, carácter y vida propia.

 

 

 

 3. Elliott Smith and the Big Nothing

3Si hay una figura enigmática dentro de la música, es sin duda la de Elliot Smith. A pesar de haber transcurrido ya diez años de su fallecimiento (murió apuñalado en el pecho, nunca se supo si de forma autoinfligida), no se sabe nada apenas sobre el cantautor de Omaha, aunque algo se adivina bajo esas letras melancólicas (“Depresiva” no es la palabra que yo usaría para describir mi música, pero hay algo de tristeza en esta. Tiene que haber, para que la felicidad en ella realmente importe”, dijo en alguna ocasión). De esta forma, Benjamin Nugent realiza desde la distancia un retrato de la personalidad de Smith, ya que no contó con la colaboración de la familia del cantautor, y sin aportar hipótesis o aclarar las circunstancias de su muerte. En definitiva, una biografía que intenta mostrar lo mejor que puede quién y cómo fue Elliott Smith.

 

 

4. Hotel Tierra

4Como representación patria encontramos la autobiografía de Sabino Méndez (Loquillo y los Trogloditas), que comparte con el lector sus primeros pasos como músico a caballo entre Barcelona y Madrid durante los años 80. A lo largo de sus páginas, escritas en formato de diario, Méndez relata episodios oscuros de su vida y excesos aunque también partes menos amargas, tocando así temas tan diversos como la escritura, la fama, la política o la música.

 

 

 

5

5. Chasing the Dragon: Life & Death of Marc Hunter 

Mark Hunter (Dragon, The Party Boys) lo tenía todo. El cantante australiano se convirtió en uno de
 los referentes de la música en Australia y degustó el sabor de la fama de forma rápida y fulgurante. Esto le llevó a desarrollar una adicción a la heroína que transformó profundamente su carácter, manteniendo así una turbulenta relación con sus propios compañeros de banda y siendo expulsado de Dragon por su complicado carácter. Hunter finalmente falleció en 1998 tras batallar contra un cáncer de garganta y haber vivido una vida de excesos. 
Jeff Apter, editor musical de Rolling Stone Australia recoge en las páginas de esta biografía de manera honesta y respetuosa el auge y caída de la estrella a través de declaraciones de la familia y amigos del cantante, consiguiendo emocionar al lector.

Dejar respuesta