Chris Bosh: mucho ruido para tan pocas nueces

0
72
Fuente: Keith Allison
Fuente: Keith Allison

Miami soñaba en el verano de 2010, cuando conseguió juntar un tremendo Big Three con Lebron James desde Cleveland y Chris Bosh procedente de Toronto, que se unían a un Wade que añoraba su segundo título de campeón. La evolución de Lebron ha sido espectacular desde su llegada a South Beach, pero Bosh sigue dejando demasiadas dudas y últimamente vive en el punto de mira de gran parte de los expertos en la NBA que no se han cansado de criticar su última temporada.

Su llegada venía precedida por unas excelentes temporadas en los Raptors, donde Chris Bosh había demostrado ser un jugador que podía dominar la pintura y a la misma vez aportaba tiro exterior desde los 6 metros. Sin embargo, su aportación en Florida ha sido demasiado baja para las expectativas con las que había llegado a la franquicia de Miami.

La paciencia de los expertos de la NBA y de la franquicia parece haberse acabado definitivamente en estos últimos playoffs donde Crish Bosh ha reducido considerablemente su aportación al equipo. Los problemas físicos que ha sufrido también Dwyane Wade han hecho que Lebron tenga que echarse en solitario a estos Heat a las espaldas porque Chris Bosh parece que no tiene pensado dejarse ver por estos playoffs.

En semifinales de conferencia, tanto Noah como Boozer le ganaron la partida en todo momento en la pintura colaborando a que los Heat sufrieran en los primeros partidos de la eliminatoria ante unos Bulls que llegaban si su estrella Derrick Rose. Nuevamente Lebron tuvo que aparecer al rescate.

La situación, lejos de mejorar en las finales de conferencia ante Indiana, se agravó aún más porque Bosh solamente aportó en el primer partido, con un triple importante en los últimos compases del cuarto periodo. Hibbert fue un dolor de muelas en todo momento para el juego interior de los de Florida, especialmente para Chris Bosh, incapaz de detener los movimientos en la pintura del pívot jamaicano. Sin embargo, en ataque, donde Bosh debería haber aprovechado su movilidad para ganar el duelo, tampoco se dejó ver demasiado salvo en algunos tiros de media distancia.

El primer partido de las finales tampoco sirvió para revertir la situación, ya que Duncan con sus 37 años dominó en todo momento la pintura a sus anchas, devorándose a un pobre Chris Bosh que solo aportó 13 puntos y 5 rebotes, con un 6 de 16 en tiros de campo y 0 de 4 en triples.

Precisamente esos son los dos problemas que se le han achacado al ala-pívot de Miami en esta última temporada: el problema con el rebote, donde no llega a un promedio de siete por partido; y su abuso del tiro exterior, donde nunca ha sido un especialista.

El segundo partido de estas finales ha dejado ver a un Chris Bosh que se acerca algo más a lo que esperaban de él en Miami, pero habrá que ver su evolución en el resto de la serie que se presenta fundamental para revalidar título ante un gran equipo como San Antonio Spurs.

Desde Estados Unidos ya se apunta, de todas formas, a un posible salida del jugador camino de Charlotte. La cuarta elección del draft de 2013 podría ser la moneda de cambio ofrecida por la franquicia de Michael Jordan.

Dejar respuesta