Choque generacional en la Conferencia Oeste

0
127

No ha habido sorpresa en la Conferencia Oeste. San Antonio Spurs y Oklahoma City Thunder se enfrentarán por un puesto en las finales de la NBA, pero este enfrentamiento es mucho más que una final: es un choque generacional entre el pasado reciente más glorioso, representado por la franquicia tejana, y el equipo del futuro, liderado por el excelso Kevin Durant.

Westbrook y Parker, presente y futuro de la NBA

Por una parte, los Oklahoma City Thunder llegan a estas finales de conferencia tras haber derrotado a los últimos dos campeones de la NBA, Dallas Mavericks y Los Angeles Lakers, cediendo un único partido en las dos series y dando una sensación de superioridad insultante.

Como no podía ser de otro modo, los mejores jugadores de los Thunder hasta el momento han sido Kevin Durant y Russell Westbrook. Las dos estrellas se han complementado para sumar cincuenta puntos, doce rebotes y ocho asistencias por partido. Tampoco hay que olvidar a James Harden, recién coronado como mejor sexto hombre de la NBA, quien ha sido un castigo continuo para sus rivales. El dominio ha ido mucho más allá de los números, pues la sensación de gobierno que han ejercido sobre los rivales ha sido impresionante. No en vano, estos tres jugadores han sido decisivos para la victoria en todos los partidos con final igualado.

Como en todos los equipos que han acabado triunfando en la NBA, la defensa ha tenido un papel determinante. Las piernas frescas de los jóvenes thunders se han hecho sentir en ambos lados de la pista, convirtiéndose tal vez en el equipo que mejor ejecuta el contraataque, con el permiso de los Miami Heat. Por si eso no fuera suficiente, también cuentan con una de las mejores duplas interiores en defensa, con el peso y el saber hacer de Kendrick Perkins y la intimidación del español Serge Ibaka.

Por otro lado están los San Antonio Spurs, para muchos el mejor equipo del siglo XXI, el ejemplo perfecto de la máxima de “los viejos rockeros nunca mueren”. Tras el fiasco de la derrota del año pasado en primera ronda, los Spurs han querido dar un golpe de autoridad. Y vaya si lo han hecho.

Los de Texas todavía están invictos en estos ‘playoffs’ tras infligir sendos 4-0 a los Utah Jazz y a los Los Angeles Clippers, mostrando un dominio absoluto y regalando auténticas exhibiciones, como la victoria ante los californianos gracias a un parcial de 24-0.

Hasta ahora, el mejor de los Spurs ha sido Tony Parker. El base galo ha realizado la mejor temporada de su carrera, protagonizando varias exhibiciones y logrando mostrar un dominio del ‘pick’n’roll’ que no se veía desde la época de John Stockton y Karl Malone. Esto no hubiera sido posible si Tim Duncan no estuviese jugando al mismo nivel que diez años atrás, todo gracias a una monitorización excepcional de sus minutos en temporada regular por parte de Gregg Popovich, lo que ha permitido que Timmy D. llegará a la postemporada en óptimas condiciones.

Finalmente, no hay que olvidar la aportación del banquillo. La plantilla de los Spurs es la más profunda de la NBA, la única capaz de ofrecer doce jugadores de buen nivel. Además, la compenetración entre todos ellos es absoluta, pues el ataque de los Spurs bien se puede calificar como el más coral y atractivo de esta temporada.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=HVIRSH9ql4s[/youtube]

Fotografía: Michael Tipton

Dejar respuesta