Changó: Nueva cabina y más espectáculo

0
141

La sala Changó, situada en  de la Calle Luchana de Madrid, cuenta con un nuevo dúo de Djs que han renovado el ambiente del club.

No es un cambio sustantivo, ya que se encuentra a la misma gente, el mismo tipo de música y las copas siguen siendo igual de caras, sin embargo la fiesta se vive de otra forma; la calidad musical ha subido y eso se nota, sobre todo cuando la pista de baile se llena desde el momento de la apertura hasta que las luces se encienden y se retira la mesa de mezcla.

El año pasado el house que se pinchaba en este local no distaba mucho de poner un CD y que cada cual se emocionara con el tema que le gustase. Quizás esta sea una crítica cruel, pero si no se hubiera producido este cambio de manos hoy no se hablaría de los sonidos de esta sala. Lo que más se agradece de un buen disjockey es que haga sentir a los asistentes que están en un concierto privado, un sentimiento que ha vuelto al espacio de Changó. La comunicación entre “pinchadiscos” y oyentes es una máxima que no se puede olvidar, y los Djs Petete y J. (actuales técnicos de esta sala) son expertos en llevarla a cabo. Las nuevas tendencias de la música electrónica son las protagonistas indiscutibles de las sesiones de ambos, un rasgo que les acerca a lo comercial, pero con aires diferentes en cada noche. Los remixes nunca son iguales y el sello personal lo ponen en cada tema que gira bajo sus manos.

También se hace una apuesta por el house intimista con la intervención de un músico en directo. Los temas más electro van acompañados por las notas de un saxofón o clarinete electrónico, un toque de distinción que en ocasiones es una intervención agradable, y en otras se convierte en una interrupción de un buen tema; no se debe cortar el momento de inspiración de ningún artista, y de un Dj tampoco.

Esta práctica del espectáculo en vivo es una idea exportada de Ibiza. Como he dicho en otra ocasión, la isla pitiusa está muy presente en las innovaciones que están haciendo los clubes madrileños.

En las grandes discotecas ibicencas todo es una gran puesta en escena, ninguna fiesta se parece a la anterior mientras que el hilo conductor de las mismas es el tipo de sonidos. Así pues, la decoración, los Dj, los gogós y por supuesto los invitados, deben participar de ese teatro, las sesiones son únicas y las actuaciones en directo son la gran aportación para alcanzar esa exclusividad.

Hasta ahora pocas discotecas han seguido esta nueva tendencia, pero en su afán de copiar lo marcado por la batuta balear, las sesiones de las noches de la capital se llenarán de añadidos cada vez más exóticos. De momento Changó sólo ha incluido los instrumentos de vientos, aunque también se demandan mucho los sonidos de percusión, ya que en gran parte, la base de la música house se compone de ellos. Pero las posibilidades son infinitas, desde músicos profesionales a cantantes o performance; hasta donde la imaginación nos lleve.

La renovación nunca es sencilla, sobre todo si se consigue a través de la inclusión de novedades a una misma línea de acción, pues la coordinación de lo nuevo con lo antiguo no carece de complicaciones. Lo más importante reside en mantener la calidad exigida por el público, verdadero receptor de los beneficios del cambio. De momento esta sala lo ha obtenido y esto lo demuestra el aforo de cada fin de semana.“Que no decaiga lo bueno”.

Dejar respuesta