Cerca

0
179

Enséñame a amar
que por no rendir pruebas
he perdido el caso.
Ayúdame y luego compruebas,
mi vida cerca del ocaso
así como este puerto próximo al mar.

Acaríciame
pero no con desespero
que el tiempo apremia
pero contigo es lento.
Vamos, sobreviviremos a esta epidemia,
lánzame al ruedo, propíciame.

Mil millones con hambre
y aquí en tus brazos sin prejuicio
se preocupa mi ira
por este mundo sin juicio.
Camina el hombre como quien se retira,
indiferente, cochambre.

Dejar respuesta