Caso Pallerols: Duran i Lleida pide perdón en nombre de Unió pero no dimite

0
54

El líder de Unió Democrática de Catalunya (UDC) y portavoz de Convergència i Unió (CiU) en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, era hasta hace poco uno de los líderes políticos más valorados de este país, gozaba de la confianza de muchos de los ciudadanos y en quienes veían en su persona un político sensato, sobre todo, en el asunto de la travesía independentista que han iniciado sus socios de Convergència. Pero ya nada va a ser igual. ¿El motivo? Su supuesta implicación en el ya archiconocido ‘caso Pallerols’.

Josep Antoni Duran i Lleida
Josep Antoni Duran i Lleida

El pasado martes, día 8 de enero, conocíamos que la formación UDC había aceptado devolver los 388.000 euros que habían sido desviados para financiar al partido durante los años 90 y que procedían de unas subvenciones públicas para la formación de parados, a cambio de que no se celebrase un juicio en relación al tema. El escándalo se dio a conocer justo cuando el líder catalán se encontraba de viaje en Chile asistiendo a un encuentro sobre la respuesta del humanismo y la economía social de mercado. No obstante, desde Unió no tardaron en salir a dar su versión  al respecto.

 

La primera persona del partido que salió fue la portavoz de UDC y adjunta de CiU en el Parlamento catalán, Marta Llorens, quien defendió ante los medios de comunicación que había quedado demostrado que Unió Democrática no se había financiado ilegalmente ya que el partido “no ha estado nunca imputado, ni ha sido condenado”, aclaró.

Por otra parte, expresó que las demandas de responsabilidades políticas y la dimisión del Duran i Lleida -quien había asegurado en el año 2000 que abandonaría su cargo en el caso de que se demostrara que Unió se había financiado ilegalmente- que solicitaban los grupos de la oposición no se iban a atender ya que las nombradas responsabilidades se asumieron en el pasado. Asimismo, recordó que UDC, como partido, es “responsable civil subsidiario” del desvío de fondos que el empresario Fidel Pallerols gestionó y que, por lo tanto, quedaba demostrado que el líder no conocía las fechorías y que no conocía dichas ilegalidades cometidas por unos militantes que ahora ya no pertenecían al partido.

Ya en España, Duran i Lleida no tardó en iniciar un peregrinaje por numerosas radios y alguna que otra televisión para aclarar y negar tajantemente todo lo que se está diciendo sobre su persona y que,  de bien seguro, le va a perseguir y le van a echar en cara muchos de sus contrincantes políticos de ahora en adelante. “No hay financiación irregular de ninguna de las maneras”. “No tengo que dimitir, fueron hechos protagonizados por personas ya expulsadas de UDC“, insistió en el programa ‘Hoy por hoy’ de la Cadena Ser.

Su última aparición fue el pasado jueves en el programa de Antena 3, Espejo Público, en el que esta vez iba un poco más allá y pedía perdón a la ciudadanía. “Es como si un empleado de cualquier compañía cobra un dinero a un cliente y no lo añade a las arcas de la empresa. Eso es lo que le ha sucedido a Unió Democrática. Aún así, y aunque se ha hecho a mis espaldas, pido perdón a los ciudadanos en nombre de Unió“, argumentó.

Casos como este los estamos viendo en abundancia desde hace un tiempo. Algo que, en la época de crisis que estamos viviendo, hace que el clima de indignación que se respira sea aún mayor a medida que pasan los días y se destapan más escándalos de ésta índole. 

Imágenes cedidas por Convergència Democràtica de Catalunya

Dejar respuesta