Cartas de viaje

4
5189

Querido Carlos:

En este camino es muy importante el ritmo. Dejo atrás agobios, preocupaciones, angustias, tristezas, enfados… pero en realidad los dejo aparcados porque sé que cuando me voy de vacaciones los pongo en pausa y en cuanto retome la rutina volverán a mí. Pero se producirá de otra manera: con paciencia, con alegría, con otra perspectiva ante las personas, además que las prioridades varían también. Por ejemplo, he aprendido a valorar a los que tenemos alrededor, en los que nunca nos detenemos a reflexionar, pero, ¡cómo se echan de menos! También con el tiempo cambian las circunstancias, las personas, las experiencias… La distancia no pasa en vano y el tiempo juega su carta contra la que intentamos vencer, pero es inútil. Lo que pensaba que conocía no es real. Todas mis expectativas cayeron de repente. Necesito una respuesta pero no sé cómo preguntar. Sigo mi travesía con la incertidumbre y misterio de compañeros de viaje.

Querida Violeta:

Además de conocer otra gente y otras formas de vivir, alejarte de la vida cotidiana hace que te conozcas y que te sorprendas de ti mismo. Aprovecha cada momento, tira lo negativo, no sirve para nada. Quédate con lo que tienes y no con lo que anhelas. Yo no creía al ser humano hasta que un día observé en el aeropuerto, en la parte de llegadas, sentimientos en estado puro, personas que con cariño y alegría recibían a sus familiares, amigos o amantes con toda su ilusión a pesar de que había transcurrido mucho tiempo. Mi destino es la soledad y no por eso dejo de viajar. Mi objetivo es no enamorarme pero por eso no voy a cerrarme. Siempre irá el miedo a no saber a nuestro lado, pero en eso consiste la magia de la vida, porque, ¿qué gracia tendría si supiésemos todo?

Querido Carlos:

Las experiencias han hecho que me plantee nuevas metas: quiero tomar la decisión cada mañana de sonreír o no poniendo en una balanza lo bueno y lo malo; quiero sonreír hasta que me duela la cara; conociendo a los demás hace que me conozca mejor, por eso, quiero seguir abriéndome a nuevas oportunidades. He cambiado porque ya no me interesan historias del pasado ni quiero conocer el futuro. Quiero ser el protagonista del hoy. Desprenderme de lo material ha limpiado mi vida y no sabes lo ligera que se siente una sin tantos trastos. Ahora vivo mi vida y controlo más mi mal humor. No soy tan exigente con los demás y eso hace que no lo sea conmigo mismo. Admito mis errores y acepto las críticas. No siento envidia ni odio porque he cambiado el NO por el SÍ.

Querida Violeta:

No sabes la alegría que he sentido leyendo tu carta. Sabía que lo conseguirías, siempre he confiado en ti. De todos modos, aunque habrá personas que no te entiendan, yo siempre he envidiado que seas tan bipolar y que vayas cambiando de opinión a cada rato porque no te hace inconstante o rara, sino extrovertida y diferente. Tú tienes ahora el mando y te toca jugar la partida. Buen viaje y buena suerte.

Fuentes de las imágenes:
http://1.bp.blogspot.com/_NhcvJOGH818/TTLi_dPTr5I/AAAAAAAACA0/sNrnM5YhTv0/s1600/Carta2.jpg
http://mexicolindonews.net/wp-content/uploads/2010/11/maleta.jpg

4 Comentarios

Dejar respuesta