Cardenal: “No vimos en la dictadura guineana un aspecto importante para vetar el partido”

1
99

El secretario de Estado para el Deporte justificó la posibilidad de que se jugase el partido, amparándose en el recibimiento otorgado al presidente Teodoro Obiang por parte de varios presidentes españoles. Además comentó que la deuda de los clubes roza los 4.000 millones de euros. Del evento ‘El deporte español ante una nueva etapa’ formaron parte además del propio Miguel Cardenal, Jesús Álvarez (director de Deportes de TVE), Óscar Campillo (director de Marca), Gaspar Diez (redactor jefe de Deportes de Europa Press), José Damián González (redactor jefe de La Gaceta) y Juanma Trueba (subdirector de As).

Miguel Cardenal y varios periodistas deportivos analizaron el futuro del deporte español en la UCM. Foto: Joaquín Villanueva
Miguel Cardenal, junto a varios periodistas, analizó el futuro del deporte español en la UCM. Foto: Joaquín Villanueva

Con el primer foro ‘Deporte en clave’ lo que se ha tratado es de, con la ayuda inestimable de los nombres propios expuestos arriba y la participación del público, hacer un homenaje a un programa de debate mítico de las décadas de los 70 y 80, como fue ‘La Clave’ conducido por José Luis Balbín. El evento ha quedado dividido en tres partes: una primera dónde tenía mayor protagonismo Miguel Cardenal, secretario de Estado para el Deporte; una segunda donde los periodistas se han incorporado al debate y han participado preguntando al invitado, y una última de interacción con el público allí presente y el congregado en la redes sociales.

En el primer apartado tomó la palabra Cardenal, quien ofreció algunas claves de por qué el deporte español afronta una nueva etapa. Uno de los titulares que dejó abordó la situación económica del fútbol. “La deuda de los clubes se sitúa alrededor de los 4.000 millones de euros”, expresó. Tras esta afirmación, comentó que, al contrario de lo que pasaba antes -cuando llegó al cargo hace año y medio- se intentan reducir las deudas y pérdidas con las entidades públicas, especialmente con Hacienda. Por este motivo se han visto obligados a llevar a cabo dos protocolos con la Federación Española de Fútbol, el primero de rango económico, que ha disminuido la capacidad de los clubes para fichar; y un segundo que se va a implantar dentro del ámbito legislativo y endurecerá las sanciones para los clubes que no cumplan. En relación al primero de ellos, Cardenal recordó cómo la opinión pública criticó la llegada a nuestro fútbol de jugadores como Bale o Neymar por precios escandalosos, aunque recordó que estas transacciones son una jugosa fuente de ingresos para el país.

El secretario de Estado para el Deporte también hizo hincapié en temas como el poco impulso inversor que tienen otros países en España, lo que necesariamente hace replantear varias de las leyes fijadas en nuestro país. O incluso también la necesidad de que las empresas puedan expandir los derechos de televisión hasta otros países en busca de beneficios. Según informó el cargo gubernamental, muchos son los países donde esta operación se está llevando a cabo. Cardenal mencionó el caso de la Bundesliga, competición que ha vendido sus derechos a uno de los países asiáticos.

También se abordó el asunto más polémica de los últimos días: el viaje y posterior partido entre España y Guinea Ecuatorial. Miguel Cardenal argumentó: “La federación nos preguntó al respecto y dimos la autorización de jugar allí”. En cuanto a la controversia creada sobre el régimen político guineano, recordó que varias presidentes de Gobierno españoles han recibido al presidente Obiang en La Moncloa. Por tanto, “no hemos visto su régimen dictatorial como un aspecto importante para vetar el partido”, añadió. Aún así organizaciones como Amnistía Internacional han visto en esta decisión una oportunidad para llamar la atención ciudadana, al igual que lo han hecho en otras ocasiones y con otros encuentros.

En la segunda parte del acto con participaron los periodistas en el debate, aunque el máximo responsable político del deporte español siguió dejando algún que otro titular importante. A la pregunta formulada por el director del diario Marca, Óscar Campillo, sobre qué medidas se adoptarían para conseguir una reducción en las deudas de los clubes, Cardenal quiso destacar dos aspectos clave. La primera que el partido en abierto de cada semana “no se va a quitar” y la segunda que “nos estamos viendo obligados a quitar dinero de las quinielas a los equipos”. Con esto ha querido subrayar que desde el Consejo Superior de Deportes se sigue en el camino de intentar que la liga española sea uno de los torneos más equilibrados dentro de Europa, y apoyo para sustentar al deporte pequeño.

Otro tema que ocupó bastante tiempo fue el de los amaños en el deporte. El secretario de Estado dejó claro que está intentando atajarse antes de que se propague, no como ocurrió con el dopaje, y que para ello ya se está llevando a cabo un endurecimiento y reforma del código penal. También se analizó la debacle, y posterior desilusión, del proyecto olímpico de Madrid 2020. Cardenal solventó la pregunta señalando que hay “que mirar hacia delante, levantarse y pensar en nuevos proyectos”. Además, aclaró que aunque  Barcelona no se presentará para los próximos Juegos de Invierno, el CSD había brindado todo su apoyo a la idea.

Obviamente y como era de esperar, también fue preguntado por otras cuestiones de menor alcance político pero de igual interés público, como la polémica suscitada por la lucha por el Balón de Oro. Como no podía ser menos, el secretario de Estado dejó claro que su ilusión sería la de poder dársselo a un español, además de calificar como “desafortunadas” las declaraciones sobre este tema del presidente de la FIFA, Joseph Blatter. La intervención del público centró la tercera parte del evento y puso punto y final a un evento que recordó al legendario programa de ‘La Clave’.

1 Comentario

  1. “En cuanto a la controversia creada sobre el régimen político guineano, recordó que varias presidentes de Gobierno españoles ha, recibido al presidente Obiang en La Moncloa. Por tanto, “no hemos visto su régimen dictatorial como un aspecto importante para vetar el partido”. Que nuestra selección de fútbol juegue en un país gobernado por un dictador, en el que los derechos de los ciudadanos y ciudadanas no están garantizados, es tan condenable como que los gobiernos de cualquier país reciban a este o a cualquier otro dictador.

    Y aquellos jugadores que realmente crean que ellos solo juegan al fútbol (cómo dijeron algunos al respecto) y no se den cuenta de que son armas políticas y económicas, o no se han percatado de qué va la historia, lo cual diría mucho de su capacidad intelectual, o realmente, y lo más probable, prefieren mirar para otro lado, lo cual dice mucho de sus principios morales.

    Hipocresía a gran nivel y una demostración más de la gran crisis de valores que estamos sufriendo.

Dejar respuesta