Caminando por el Valle del Ambroz

1
223

El Valle del Ambroz se sitúa en el norte de la provincia de Cáceres coincidiendo con las últimas estribaciones de la Sierra de Gredos. En su interior podemos pasar desde alturas superiores a los 2100 m a dehesas situadas a sólo 400 m, dentro de esta maravillosa diversidad de ecosistemas, culturas y climas encontramos multitud de serpenteantes rutas, que son un auténtico tesoro para los amantes del senderismo.
En esta ocasión quiero presentaros la ruta llamada “La Chorrera”, se encuentra emplazada en el pueblo de Hervás, digno por si mismo de una visita, habida cuenta del maravilloso barrio judío que conserva, nombrado Conjunto Histórico-Artístico en 1969, además la villa extremeña pertenece a la Red de Juderías de España, “Caminos de Sefarad” junto a otras ciudades como Cáceres, Toledo, Córdoba, León o Barcelona; y si no son pretensiones culturales las que os llevan hasta allí, no menos interesantes son las fiestas, tanto las celebradas a mediados de Agosto, como las de Septiembre, un servidor que ha disfrutado de ellas durante varios años os las recomienda fervientemente.

Centrándome ya definitivamente en la ruta, es un senderismo altamente recomendable con 12.600 m de distancia y de dificultad media, el tiempo habitual para completarlo sin necesidad de llevar un ritmo excesivamente alto y aprovechando sus millones de escondrijos para disfrutar del espectacular paisaje es aproximadamente unas 3 horas 45 minutos ida y vuelta. El punto de salida se sitúa en la Plaza del Convento de Hervás, los 3.400 metros iniciales nos sirven para adentrarnos en el monte y sentirnos cada vez más integrados con la montaña, rodeados de todo tipo de vegetación. Durante este primer cuarto de la ruta lo más destacable son las exquisitas vistas que obtendremos sólo con desviarnos unos metros del camino marcado, en estos kilómetros la pista es mayoritariamente de cemento alternándose con tierra en algunos momentos; encontraremos un par de cuestas que nos castigaran las piernas, algo que puede pasarnos factura en la segunda parte de la ruta.

Después de pasar por el albergue, la piscifactoria y rodeados de una exquisita vegetación formada en su mayor parte de castaños y roble melojo, llegamos a la Casa de la Luz, antigua Central Hidroeléctrica. En este punto debemos tomar un estrecho camino de tierra y piedras que después de 33 interminables curvas en continuo ascenso nos llevará hasta el Canal, situado a 4.100 metros de nuestro punto de salida.

Comenzamos ahora la segunda parte de la ruta en la cual las maravillosas vistas desaparecen mientras nos adentramos en un diminuto camino, formado en su mayor parte de forma natural por el paso humano, discurriremos por la parte central de una espesísima vegetación, que provoca la sensación de estar en medio de un tremendo túnel formado por las ramas de los árboles que se amontonan encima de nuestras cabezas, al final de esta zona debemos tomar una curva a la derecha a sólo 500 metros de nuestro espectacular destino final: “La Chorrera”. Esta última parte (utilizando un símil ciclista), se podría calificar de rompepiernas, en ella superaremos una última fase con zonas en ascenso en las que deberemos utilizar las manos para no perder el equilibrio; pero aunque las aproximadamente 2 horas de caminata que nos han traído hasta aquí, pesen ya sobremanera en nuestras piernas y pulmones, acusadas más aun si cabe si la fecha elegida para la ruta es verano, debido a las altas temperaturas características de esta zona de la geografía extremeña os puedo asegurar que el cansancio merece la pena.

El esfuerzo realizado hasta este momento se ve compensado cuando después de ascender la penúltima roca divisamos al fin, “La Chorrera”, una maravillosa cascada de agua cristalina en mitad del monte donde la tranquilidad, el sosiego y la falta de humanidad alrededor provocan deseos de ocultarse allí durante un largo tiempo. Si además podéis rematar la excursión con un buen bañito, un bocata de tortilla (esto es opcional) y un poquito de sol, el camino de vuelta, con perfil descendente en gran medida, se os hará muchísimo más cómodo.

Ésta es sólo una de las muchas rutas existentes en este valle, que por suerte no se encuentra en absoluto masificado, algo que sin duda alguna, al menos en mi opinión, es otro de sus encantos más atrayentes.

Fuentes de las imágenes
Elaboración propia

1 Comentario

Dejar respuesta