Caja Laboral y Barcelona Regal se verán en las semifinales de la Copa del Rey

0
49

La primera jornada de cuartos de final de la Copa del Rey enfrentó a veteranos contra novatos. El Caja Laboral consiguió llevarse la victoria en el derbi vasco frente al Lagun Aro (72-65), mientras que el campeón de la anterior edición, Barcelona Regal, venció con un holgado marcador (75-54) al conjunto revelación de esta temporada, el Lucentum Alicante.

El Caja Laboral se enfrentará al favorito Barcelona Regal en semifinales

Con el Palau Sant Jordi como escenario, Caja Laboral y Lagun Aro trataron de hacerse con el dominio del partido. En el primer cuarto parecía que el Caja Laboral lo había conseguido, aunque el marcador mostraba un ajustado 17-16 tras una canasta del GBC sobre la bocina. En el segundo periodo, Jimmy Baron sirvió de impulso a su equipo a base de triples, y por un momento la ilusión pudo a la veteranía. Los dos conjuntos se fueron al descanso con diez puntos de renta para los bilbaínos.

En el tercer cuarto, el Caja Laboral recortó algunos puntos, pero Sergi Vidal consiguió mantener la distancia con un triple. Sin embargo, tocados por el inicio del periodo, y con un Baron especialmente fallón, los jugadores del Lagun Aro no consiguieron reponerse y el Caja Laboral sumó un parcial de 27-11 para pasar de perder por diez a dominar el marcador. Tanto al final del tercer cuarto como al principio del último, Baron y Andy Panko trataron de reanimar a su equipo, que ya no volvió a ser el del primer tiempo y el luminoso lo reflejó con el 72-65 final.

En el otro partido se enfrentaron el campeón del pasado año, Barcelona Regal, contra un Lucentum Alicante que está resultando el equipo revelación de la ACB. A pesar de su buen momento, el club blaugrana supuso un rival demasiado duro de batir y los alicantinos sólo pudieron aguantar el tirón en el primer periodo. Llegó el segundo cuarto y el anfitrión de la Copa dejó claro que esa no iba a ser la mecánica de juego. Con un parcial de 24-12, la igualdad se rompió definitivamente. El Barcelona se hizo dueño y señor del encuentro dominando la zona y aniquilando a su rival con una retahíla de tapones y mates.

En el tercer cuarto, el Lucentum trató de aferrarse a la línea de tres, pero no logró su objetivo y su moral se vio poco a poco mermada. La ilusión del novato no pudo con un equipo catalán en perfecto estado, con un Fran Vázquez sólido, un Juan Carlos Navarro que parece haberse recuperado de su lesión y un novedoso Xavi Rabaseda. Con el cóctel de calidad existente en el vestuario del Barça, el cuarto periodo fue un simple trámite para que los catalanes se hicieran con el pase a la semifinal de la Copa del Rey.

En los cuatro conjuntos existió al menos un jugador que tiró del equipo cuando las cosas empeoraron. En el derbi vasco, Baron y Pablo Prigioni fueron los grandes protagonistas. El primero consiguió 22 puntos que hicieron soñar a su equipo con la victoria. En el bando contrario estaban Prigioni, que supo guiar a su equipo a la perfección, y un formidable Milko Bjelica, que contrarrestó a base de muñeca los puntos obtenidos por Baron.

En el segundo encuentro se volvió a vislumbrar al Navarro anterior a su lesión; jugó poco, pero supo aprovecharlo con diez puntos. También destacó Rabaseda, que aprovechó su oportunidad con 16 tantos, destacando un mate y una bomba al más puro estilo Navarro. En el conjunto alicantino sobresalió Pedro Llompart, pero no encontró compañero con el que superar la fortaleza catalana. 

Dejar respuesta