Cada oreja con su pareja y Bermúdez con la de todos

0
130

De la televisión al teatro. El famoso cómico sale de la pequeña pantalla para convertirse en el nuevo Cupido del siglo XXI. Sin alas y menos cursi, este ángel expulsado del cielo a escobazos está  dispuesto a desvelar la grotesca realidad acerca del amor. Para tal menester se abren las puertas del teatro Alcázar.
Sobre un austero escenario, más propio del club de la comedia, el madrileño aborda la grandeza del amor a través de los aspectos más cotidianos, banales y pueriles. Desde la humildad y la soledad del monologuista crea un ambiente familiar donde el público se convierte en protagonista y no sólo en un mero espectador.

En escasa hora y cuarto Bermúdez analiza este caprichoso sentimiento a base de tópicos y  sin arriesgar, dejándose ver pero sin llegar a sorprender a un público que se convierte a la vez en su confidente, discípulo, coro e incluso orquesta improvisada.

Fuentes del texto:
Dossier de la obra
Fuentes de las imágenes:
Banco de imágenes de google

Dejar respuesta