Broche de oro a una gran temporada

0
70

Brad Oleson ha sido elegido como Jugador Revelación ACB 2008-09 tras ser el que finalmente más votos ha obtenido de entrenadores, jugadores, medios de comunicación y aficionados. Un premio que certifica su gran temporada y demuestra que ha sabido hacerse un hueco entre las estrellas de la segunda mejor liga del mundo. Por detrás del alaskeño quedaron empatados en la segunda posición el madridista Sergio Llull y el granadino Pablo Aguilar.
A falta de la última jornada de la temporada regular por disputarse, la ACB ha hecho públicos los resultados de este año al jugador revelación. Los jugadores que optaban al galardón eran cinco: Pablo Aguilar, Joel Freeland, Sergio Llull, Brad Oleson y Pau Ribas. La elección dependía de las cuatro partes más importantes de este deporte: los jugadores, los entrenadores, los medios de comunicación y los aficionados. Estos últimos podían acceder a la Votación Popular a través de la página de la ACB.

El escolta alaskeño del Alta Gestión Fuenlabrada, Brad Oleson, ha sido finalmente el que ha logrado el premio al Jugador Revelación de esta temporada tras conseguir un total de noventa votos. Por detrás de él han empatado con cincuenta y cinco votos el base madridista Sergio Llull y el ala-pívot del conjunto nazarí Pablo Aguilar, que ha sido el que más votos ha recibido de los aficionados. Tras ellos se sitúa el pívot del Gran Canaria, Joel Freeland, y en última posición el base de la Penya, Pau Ribas.

Oleson sucede de esta manera a Mirza Teletovic, ganador de la pasada temporada de un galardón que desde hace cuatro años premia a los jugadores con una aportación por encima de sus expectativas. Anteriormente este premio lo habían logrado Sergio Rodríguez en 2005, Carlos Suárez en 2006 y Ricky Rubio en 2007.

Pese a que en las últimas jornadas parecía haber bajado un poco su nivel y aportación al equipo, debido en buena medida a los problemas físicos que estaba sufriendo, Oleson se ha ganado a pulso ser nombrado Jugador Revelación de esta temporada. Llegó a la ACB como la gran apuesta del Fuenla y no ha defraudado a nadie. Se ha adaptado en un tiempo récord y está demostrando ser un verdadero killer con sus 17.9 puntos por partido, solo por detrás de Rakocevic. Aunque el verdadero premio a este gran año lo puede recibir este mismo fin de semana si el Fuenlabrada finalmente logra meterse entre los ocho primeros y disputar los playoffs por el título. Por otro lado, todo parece indicar que la temporada que viene Oleson militará en las filas del Madrid formando una pareja letal junto a Bullock.

 

En segunda posición se encuentran Llull y Aguilar. El base menorquín del Madrid ha tenido esta temporada su verdadera eclosión al ser por fin un jugador con minutos e importante en la Casa Blanca. Por momentos, como en la primera jornada del Top16 de la Euroliga contra el Barça, se ha mostrado como un verdadero líder capaz de llevar el mando en los momentos calientes. Todavía le falta saber leer mejor los partidos y ser menos irregular, pero sin duda será un jugador importante en la ACB.


 

 

Por otro lado, Pablo Aguilar ha demostrado este año que si se le dan minutos y confianza es un jugador interior de garantías. Tras el ostracismo al que se vio sometido en el Madrid, Aguilar volvía a su Granada natal y se ha hecho oír en la cancha como un hombre polivalente y a tener en cuenta. Una de las grandes promesas del baloncesto español, ganó el Campeonato de España Sub-20 siendo MVP de la final, que parece que ha encontrado su sitio para seguir creciendo.


 

En cuarta posición quedó el pívot del Kalise Gran Canaria, Joel Freeland. Pese a contar por delante suya con dos hombres interiores de la talla de Savané y Augustine, Freeland ha sabido ganarse la confianza de Maldonado y contar con minutos en la rotación. Su temporada ha ido de más a menos y eso le ha hecho perder opciones de cara a este galardón. No obstante, se trata de un pívot con un gran futuro por delante que en poco tiempo podría estar en la NBA.

 

 


En quinta y última posición aparece Pau Ribas. El base del DKV Joventut optaba por segunda temporada consecutiva a ganar este premio pero de nuevo no lo logró. El capitán de la Penya sigue progresando y destacando tanto por físico y su visión de juego, como por su tiro exterior. Pero parece que la sombra de Mallet, y sobre todo de Ricky Rubio, es demasiado alargada y no cuenta con todos los minutos que en otros equipos tendría.

Fuente de las imágenes:
www.acb.com

Dejar respuesta